Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La mortalidad infantil se ha reducido más de la mitad desde 1990

La Organización Mundial de la Salud ha hecho público hoy un informe que muestra cómo la tasa de muerte infantil ha disminuido más de la mitad desde 1990. Aun así las cifras están lejos de alcanzar el reto marcado por los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas. Cada día mueren 16.000 niños menores de 5 años.

Niños se lavan las manos en una aldea de Liberia. / Efe

La mortalidad infantil en el mundo ha caído a menos de la mitad de lo que era en 1990, según un nuevo informe publicado hoy por la Organización Mundial de la Salud (OMS). De hecho, las muertes de niños menores de cinco años han disminuido desde las 12,7 millones en 1990 a 5,9 millones en 2015. Este es el primer año en el que la cifra ha caído por debajo de los 6 millones.

Las nuevas estimaciones del Informe sobre Niveles y Tendencias de la Mortalidad Infantil 2015 –realizado por el Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas (UNICEF), la OMS, el Grupo del Banco Mundial, y el departamento de Asuntos Sociales y Económicos de Naciones Unidas (UNDESA)– muestran que, aunque el progreso ha sido sustancial, 16.000 niños menores de cinco años siguen muriendo cada día.

Además, el texto sostiene que la caída del 53% en la mortalidad de menores de cinco años alcanzada no es suficiente para cumplir con el Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) –ocho propósitos de desarrollo humano fijados en el 2000 que los 189 países miembros de las Naciones Unidas acordaron conseguir para este año– de reducir dichas tasas en dos tercios entre 1990 y 2015.

"Tenemos que reconocer un enorme progreso global, especialmente desde 2000, momento en el que muchos países han triplicado la tasa de reducción de la mortalidad de menores de cinco años", explicó Geeta Rao Gupta, directora ejecutiva adjunta de UNICEF".

El informe señala que el mayor reto sigue siendo en el periodo alrededor del nacimiento. El 45% de las muertes de menores de cinco años ocurren en el período neonatal –durante los primeros 28 días de vida–, y las principales causas son prematuridad, neumonía, complicaciones durante el parto, diarrea, sepsis y malaria. Además, casi la mitad de estas muertes están asociadas con la desnutrición.

Las principales causas de esta mortalidad infantil son prematuridad, neumonía, complicaciones durante el parto, diarrea, sepsis y malaria

No obstante, según los expertos la mayoría de las muertes infantiles son fácilmente prevenibles mediante intervenciones relativamente sencillas y disponibles. Es más, la tasa de reducción se podría acelerar considerablemente al concentrarse en las regiones con los niveles más altos –África subsahariana y Asia meridional– y asegurar un enfoque orientado a los recién nacidos.

"Sabemos cómo prevenir la mortalidad neonatal innecesaria. Con una atención de calidad en el momento del parto, asegurando el contacto temprano piel a piel, la lactancia materna exclusiva y un cuidado especial para los bebés pequeños y enfermos, se pueden salvar miles de vidas cada año", señaló Flavia Bustreo, subdirector general de la OMS.

Así, continuó Bustreo, "la Estrategia Mundial de la Mujer, la Infancia y la Salud de los Adolescentes, que se presentará en la Asamblea General de la ONU este mes, será un importante catalizador para dar a todos los recién nacidos la oportunidad de un comienzo saludable en la vida".

No es igual nacer en Europa o en África

El informe destaca que la posibilidad de supervivencia de un niño es muy diferente según el lugar donde nazca. África subsahariana tiene la mayor tasa de muertes en menores de cinco años en el mundo con una por cada 12 nacimientos –más de 12 veces superior a la media de una muerte por cada 147 nacimientos en los países de altos ingresos–.

Entre 2000 y 2015, la región ha acelerado su tasa anual de reducción de la mortalidad de menores de cinco años a cerca de dos veces y media lo que fue entre 1990 y 2000. De hecho, a pesar de los bajos ingresos Eritrea, Etiopía, Liberia, Madagascar, Malawi, Mozambique, Níger, Ruanda, Uganda, Tanzania han cumplido con la meta de los ODM.

Puntos clave del informe

• Aproximadamente un tercio de los países del mundo (62 en total) han cumplido la meta del ODM de reducir la mortalidad de menores de cinco años en dos tercios, mientras que otro 74 han reducido las tasas por lo menos la mitad.

• El mundo en su conjunto ha acelerado el progreso en la reducción de la mortalidad de menores de cinco; su tasa anual de reducción aumentó de 1,8% entre 1990-2000 al 3,9% entre 2000-2015.

• Diez de los 12 países de bajos ingresos que han reducido estas tasas de mortalidad por lo menos dos tercios se encuentran en África.

• El 45% de las muertes de menores de cinco años ocurre durante los primeros 28 días de vida. Un millón de muertes neonatales ocurren en el día del nacimiento, y cerca de 2 millones de niños mueren en la primera semana de vida.

Fuente: OMS
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Rusia anuncia que su vacuna tiene una eficacia del 95 % y que costará menos de 20 dólares
SINC

El Fondo de Inversión Directa de Rusia espera que la vacuna Sputnik V llegue a 500 millones de personas, comenzando su distribución en 2021. Esta vacuna candidata levantó dudas en agosto entre los expertos por la velocidad de los ensayos en humanos y la opacidad en los datos.

La vacuna de Oxford-AstraZeneca consigue una eficacia del 70,4 %

Los resultados iniciales de la fase III del ensayo clínico revelan una eficacia media del 70,4 %, que varió según las dosis empleadas, con valores máximos del 90 %. También se observó una reducción en las infecciones asintomáticas. No hubo casos graves ni hospitalizaciones entre los vacunados. El almacenaje a temperaturas de nevera, de entre 2 y 8 ºC, supondría una ventaja.