Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La mosca robot levanta su primer vuelo

La mosca es uno de los animales voladores más ágiles de la naturaleza. Imitar su destreza en un robot a escala requiere soluciones no convencionales a problemas como la propulsión. Investigadores de la Universidad de Harvard han construido el primer robot de estas características, de 80 miligramos, el tamaño de un insecto, y alas que copian su vuelo.

Un pequeño robot de altos vuelos

Las moscas son uno de los animales voladores más ágiles de la naturaleza. Imitar su destreza en un robot a escala requiere soluciones no convencionales a problemas como la propulsión. Investigadores de la Universidad de Harvard han construido el primer robot de estas características, de 80 miligramos, el tamaño de un insecto, y alas que copian el vuelo de las moscas. Para ello han tenido que desarrollar nuevos sistemas aplicables a tan pequeña escala.

Los insectos voladores puede llevar a cabo proezas aerodinámicas como evitar un manotazo o aterrizar en una flor agitada por el viento, habilidades que todavía no se entienden completamente.

Desarrollar un robot a escala con esta maniobrabilidad es un reto, ya que las tecnologías convencionales a escala macroscópica resultan inútiles. Por primera vez, un grupo de ingenieros ha logrado construir una máquina con estas características.

Para conseguirlo, los investigadores de la Universidad de Harvard, liderados por Kevin Ma, han optado por soluciones inspiradas en la biología de estos insectos, con alas que imitan su vuelo, tal y como se publica hoy en la revista Science.

El tamaño de los componentes necesarios para una mosca robótica oscila entre micrómetros y centímetros, demasiado grande para los sistemas microelectromecánicos y demasiado pequeño para los métodos tradicionales.

El funcionamiento del robot se inspira en la biología de estos insectos

Para llenar el vacío en esta escala intermedia, los investigadores han desarrollado una nueva metodología, las ‘microestructuras compuestas inteligentes’.

Además, como el vuelo de las moscas es energéticamente muy costoso, se han empleado materiales piezoeléctricos, capaces de generar electricidad al someterse a tensiones mecánicas.

Los dípteros –las moscas– fueron los insectos seleccionados como modelo por la relativa sencillez de su vuelo ya que, como su nombre indica, tan solo tienen dos alas.

Gracias a su escala y su habilidad para el vuelo estable, la mosca robótica ayudará a entender la mecánica del vuelo de estos animales.

Referencia bibliográfica:

Kevin Y. Ma et al. "Controlled Flight of a Biologically Inspired, Insect-Scale Robot” Science Vol 340 3 May 2013.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
¿El uso de la mascarilla afecta al cerebro y al resto el cuerpo?

Investigadores del instituto ICFO en Barcelona han utilizado tecnologías biofotónicas para comprobar si al ponerse mascarillas se alteran los niveles corporales de oxígeno. Los resultados muestran pequeños cambios en la hemodinámica cerebral, pero comparables a los de actividades cotidianas como escuchar un sonido, ver a alguien moviéndose o agacharnos para atarnos los zapatos.

Determinada la cantidad de luz ultravioleta que inactiva el coronavirus

Para eliminar el 99 % del virus SARS-CoV-2 con luz ultravioleta se necesita una dosis de energía de 21,6 julios por metro cuadrado, según un estudio liderado por la Universidad Complutense de Madrid. La técnica se ha probado en ascensores y sistemas de transporte.