Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La narcolepsia podría ser una enfermedad autoinmune

En personas genéticamente susceptibles, la narcolepsia puede desencadenarse por la similitud entre una región de la proteína hipocretina, que nos mantiene despiertos, y una porción de una proteína del virus pandémico H1N1. Un estudio de la Universidad de Stanford explica en parte por qué la gripe y otras infecciones se han asociado con su desarrollo.

La narcolepsia provoca episodios inevitables de somnolencia. / Marco Sánchez

Una nueva investigación aclara la función que el sistema inmune desempeña en la narcolepsia, un trastorno neurológico que afecta a aproximadamente tres millones de personas en todo el mundo caracterizado por episodios de somnolencia incontrolable durante el día.

La narcolepsia es un trastorno neurológico que afecta a aproximadamente tres millones de personas en todo el mundo

El trabajo, publicado hoy en la revista Science Translational Medicine y liderado por la Universidad de Stanford (EE UU), afirma que el trastorno del sueño puede ser una enfermedad autoinmune. Los hallazgos podrían conducir a nuevas pruebas para diagnosticar la narcolepsia desde el principio o tratarla con técnicas de supresión inmune.

En los últimos quince años los expertos han demostrado que la narcolepsia en humanos está causada por la pérdida de células en el cerebro encargadas de producir una pequeña proteína responsable de mantener el estado de vigilia en los seres humanos llamada hipocretina.

Estas neuronas, de las que hay normalmente alrededor de 70.000, no están presentes en las personas con narcolepsia –se sospecha que el sistema inmune las destruye por error–, aunque hasta ahora nadie ha sido capaz de demostrar una respuesta inmune a la proteína o las neuronas que la producen.

Los investigadores encontraron que las personas con narcolepsia tienen células T anormales que reconocen y reaccionan a la hipocretina. Estudiaron pares de gemelos –uno de ellos con narcolepsia– y observaron que el gemelo sano carecía de células T reactivas a la hipocretina.

“Es probable que pronto seamos capaces de desarrollar un análisis de sangre para diagnosticar la narcolepsia”, explica a SINC Emmanuel Mignot, uno de los autores. Los resultados pueden ayudar también a explicar por qué la gripe y otras infecciones se han asociado con el desarrollo de la narcolepsia.

“Es probable que pronto seamos capaces de desarrollar un análisis de sangre para diagnosticar la narcolepsia”

Mimetismo molecular

Los autores tomaron como ejemplo el aumento en la narcolepsia en 2010 en niños y adultos después de la vacunación contra la gripe H1N1 en Escandinavia el año anterior.

“A pesar de que fue extremadamente raro que un niño desarrollara narcolepsia después de recibir la vacuna (aproximadamente uno de cada 16.000 beneficiarios), se sugiere que las células T del sistema inmune, preparado para atacar al H1N1, pueden también reaccionar de forma cruzada con la hipocretina y causar la destrucción de sus neuronas productoras", apunta Mignot.

La vacuna empleada en ese momento (actualmente fuera de uso), contenía una proteína de la gripe que se parece mucho a un fragmento de hipocretina. Es lo que se conoce como mimetismo molecular, cuando dos moléculas son lo suficientemente similares como para confundir a los linfocitos T.

El estudio –financiado por los Institutos Nacionales de Salud de EE UU y en menor media GlaxoSmithKline y Jazz Pharmaceuticals– sugiere que el mimetismo molecular puede ser un posible mecanismo para el desarrollo de la narcolepsia, además de otros factores como la predisposición genética y la infección.

"Durante mucho tiempo se ha pensado que el cerebro está protegido frente a las enfermedades autoinmunes –subraya Mignot– pero estamos aprendiendo que no es correcto”. Los investigadores concluyen que todavía son necesarios más estudios para conocer el proceso de la narcolepsia.

Referencia bibliográfica:

A.K. De la Herrán-Arita; B.R. Kornum; J. Mahlios; W. Jiang; L. Lin; T. Hou; C. Macaubas; M. Einen; E.W. Newell; M.M. Davis; E.D. Mellins; E. Mignot; G. Plazzi; C. Crowe. "CD4+ T Cell Autoimmunity to Hypocretin/Orexin and Cross-Reactivity to a 2009 H1N1 Influenza A Epitope in Narcolepsy". Science Traslational Medicine, 18 de diciembre de 2013.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Las personas mayores están infrarrepresentadas en los ensayos de fármacos contra la covid-19

Un estudio ha analizado la proporción de individuos de avanzada edad que participan en las pruebas de tratamientos y vacunas para el nuevo coronavirus. Además de las restricciones por edad y por presencia de patologías para proteger su salud, hay otras condiciones que limitan la participación de los ancianos, como el acceso a las tecnologías, y que pueden poner en riesgo las evaluaciones de efectividad y seguridad.

Esta investigadora ha logrado casi dos millones de euros para estudiar el lenguaje
Verónica Fuentes

Clara Martín, del centro de investigación vasco BCBL, acaba de conseguir 1,9 millones de euros de la Comisión Europea para llevar a cabo un estudio sobre ortografía y bilingüismo. Su trabajo tiene implicaciones en el tratamiento de trastornos del lenguaje, como la dislexia, y en el aprendizaje de lenguas.