Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La pandemia causa el mayor período de silencio sísmico desde que se tienen registros

Un grupo de científicos, con participación del CSIC, revela una reducción del 50 % del ruido sísmico generado por la actividad humana como consecuencia de las medidas de confinamiento. En el estudio, publicado ahora en la revista Science, se recopilan datos de más de 300 estaciones de registro de todo el planeta.

Diferentes países han establecido medidas de confinamiento a su población por la COVID-19. / Pixabay 

La pandemia de la COVID-19 ha provocado un parón de la actividad humana a escala mundial. Ciudadanos de diferentes países han permanecido confinados en sus casas durante semanas, dejando de usar durante ese periodo los transportes y provocando el cierre de algunas empresas y fábricas.

Un estudio internacional, con participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha monitorizado esta actividad durante los primeros meses de 2020 a través de sismómetros, aparatos que se suelen emplear para captar la vibración del suelo tras los terremotos.

“Se puede observar que ha habido una progresiva recuperación del nivel de ruido en los últimos meses, pero todavía no se ha llegado a los niveles previos al confinamiento”, apunta el científico del CSIC

Los datos, que se publican en la revista Science, revelan que durante el período de confinamiento ha disminuido un 50 % el ruido sísmico antropogénico global, convirtiéndose en el más silencioso desde que se tienen registros. 

“Sabemos que la actividad humana provoca vibraciones que se propagan por el suelo y que el origen de las vibraciones con frecuencias entre 1 y 15-20 Hz que se registran por los sismómetros de forma más o menos continua está relacionado con el tráfico, los trenes o la actividad industrial, entre otros”, explica Jordi Díaz, investigador del CSIC en el instituto Geociencias Barcelona.

Por eso, en este estudio los científicos han recopilado una gran cantidad de datos sísmicos de más de 300 estaciones de registro distribuidas por todo el planeta. “Hemos analizado las variaciones de energía en esa banda de frecuencias desde cuatro meses antes del inicio del confinamiento hasta la actualidad”, continúa Díaz. 

Los datos han confirmado lo que se veía en las calles de las grandes ciudades. El ruido sísmico provocado por la actividad humana se redujo a la mitad durante los primeros meses del año como consecuencia de una bajada drástica de la actividad humana desde principios de febrero en lugares como Pekín (China) o Hong Kong y desde mediados de marzo en el resto del mundo.

“Se puede observar que ha habido una progresiva recuperación del nivel de ruido en los últimos meses, pero todavía no se ha llegado a los niveles previos al confinamiento”, apunta el científico del CSIC.

Una medición a escala mundial

Con el fin de tener una visión a escala planetaria, el investigador Thomas Lecocq, del Observatorio Real de Bélgica y líder del trabajo, elaboró un sistema de análisis para unificar los criterios de estudio de los datos por parte de la comunidad sismológica internacional.

“La disminución de las vibraciones producidas por el humano ha permitido identificar señales de pequeños terremotos que hubieran pasado desapercibidas”, señala el científico

Así se inició una colaboración en la que 76 autores de 66 instituciones en 27 países han trabajado de manera coordinada. El CSIC ha participado con el análisis de datos registrados en la estación sísmica instalada en Geociencias Barcelona, en la zona universitaria de la ciudad, y las 15 estaciones repartidas por escuelas de Barcelona en el marco del proyecto de ciencia ciudadana SANIMS.

“La disminución de las vibraciones producidas por el humano ha permitido identificar señales de pequeños terremotos que hubieran pasado desapercibidas. Además, este trabajo muestra que los sismómetros pueden ser una buena herramienta para monitorizar procesos no relacionados con la geología. Dado que su instalación y mantenimiento es fácil y su coste no es excesivo, pueden ser una buena opción para estudiar múltiples procesos, tanto de origen humano como de origen natural”, concluye el científico .

Referencia:
Thomas Lecocq, Stephen Hicks, Koen Van Noten, Kasper van Wijk, Paula Koelemeijer, Raphael S.M. De Plaen, Frédérick Massin, Gregor Hillers, Robert E. Anthony, Maria-Theresia Apoloner, Mario ArroyoSolórzano, Jelle D. Assink, Pinar Büyükakpinar, Andrea Cannata, Flavio Cannavo, Sebastian Carrasco, Corentin Caudron, Esteban J. Chaves, David G. Cornwell, David Craig, Olivier F. C. den Ouden, Jordi Diaz et al. "Global quieting of high-frequency seismic noise due to COVID-19 pandemic lockdown measures". Science. DOI: 10.1126/science.abd2438

Fuente:
CSIC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Fatoumata Kebé, astrofísica en el Observatorio de París y divulgadora
“Volveremos a la Luna por política y dinero, no por la ciencia”
Cristina Sáez

Esta astrofísica combina la investigación en contaminación espacial con la preparación para convertirse en astronauta. También realiza labores de protección medioambiental, así como de divulgación en entornos desfavorecidos. Un buen ejemplo de ello es El libro de la Luna, su última publicación, que reúne mitos, leyendas y el conocimiento que tenemos sobre este astro.

Alt de la imagen
Así se diversificaron los grandes pterosaurios con dientes

Estos enormes reptiles voladores, caracterizados por sus crestas en forma de media luna sobre sus alargados picos, estaban repartidos por todo el mundo hace millones de años. Un nuevo estudio no solo describe una nueva especie en Reino Unido, sino que caracteriza y analiza las relaciones de parentesco de los anhangüéridos, un linaje de grandes pterosaurios dentados.