Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ciencias de la Tierra y del Espacio

La particular geología que da color a un pueblo segoviano

Científicos de varios centros de investigación españoles han descrito, valorado y diagnosticado los peculiares rasgos geológicos y el patrimonio arquitectónico del entorno del “pueblo rojo” de Madriguera (Segovia) y han puesto en valor su potencial uso recreativo, turístico y sobre todo científico.

Madriguera, uno de los pueblos rojos del entorno de la Sierra de Ayllón / Rowanwindwhistler

En el entorno de la sierra de Ayllón, en la provincia de Segovia, confluyen los pueblos rojos y negros, pequeñas localidades que conservan su arquitectura tradicional, marcada por sus llamativas tonalidades. Un equipo de investigación de la Universidad Complutense de Madrid, de la Universidad de Castilla-La Mancha y del Instituto de Geociencias CSIC-UCM han estudiado sus características geológicas para determinar su valor turístico y científico.

La relación entre el color de estas construcciones y el entorno geológico es muy estrecha. En su mayoría, estas construcciones tienen fachadas exteriores de mampostería (piedras de todo tipo de formas y tamaños, en general sin orden, puestas “a mano”).

En el caso de los pueblos rojos, estas piedras son brechas (un tipo de conglomerado) y areniscas rojizas, y en el caso de los pueblos negros, son pizarras negras. Dos tipos de rocas abundantes en la zona, como explica José Francisco Martín Duque, profesor del departamento de Geodinámica de la UCM y uno de los investigadores que ha participado en el estudio.

“Más allá del interés patrimonial y geológico, el valor estético de este paisaje rural, construido y no construido, es elevado, por la coloración que otorgan las rocas al terreno y a la arquitectura”, apunta.

El grupo realiza estudios geológicos y mineralógicos en esta zona desde hace años, atraídos por su gran singularidad y riqueza en estos ámbitos

El grupo realiza estudios geológicos y mineralógicos en esta zona desde hace años, atraídos por su gran singularidad y riqueza en estos ámbitos. En concreto, han investigado el denominado 'gossan' de Madriguera, un conjunto de rocas en el que abundan los óxidos e hidróxidos de hierro procedentes de la transformación (oxidación y lixiviado) de sulfuros metálicos. Estos trabajos se han completado con aspectos geomorfológicos y de patrimonio arquitectónico.

“La presencia de este tipo de rocas sirvió desde antiguo para la exploración de ‘metales’. La singularidad del gossan de Madriguera es que, a su vez, está ’transportado‘. Es decir, experimentó erosión y posterior sedimentación, dando lugar a “brechas”.

El interés geológico lo completa un conjunto de pizarras que muestran un tipo de transformación muy singular, haciéndoles adquirir unos colores blancos. La combinación de esos tonos rojizos y blancos otorga un especial atractivo al terreno, pues parece que no se trata de paisajes terrestres”, detalla Martín Duque.

El objetivo del equipo ha sido cuantificar este potencial y poner en valor la zona para un uso recreativo, turístico y científico. Para ello, han aplicado la metodología establecida por el Instituto Geológico y Minero de España (IGME) para el establecimiento de puntos de interés geológico a nivel estatal.

Esta herramienta estandariza, considera y pondera la influencia de una serie de parámetros como la representatividad, el estado de conocimiento y conservación del lugar, sus condiciones de observación, rareza, infraestructuras del entorno, densidad de población, accesibilidad o su proximidad a zonas recreativas, entre otras variables.

Un potencial científico muy alto y un alto atractivo educativo y turístico

El trabajo, publicado en la revista Geoheritage, concluye que el valor científico del entorno de Madriguera es muy alto, y que el valor educativo y turístico–recreativo es alto. “Si en estos dos últimos casos no es muy alto, se debe a factores de su localización”, puntualiza el investigador de la UCM.

De esta forma, consideran que el entorno de Madriguera, incluyendo los afloramientos de 'gossan' y de alteración profunda de las pizarras, junto con el pueblo y algunas morfologías erosivas singulares del entorno (cárcavas), tiene entidad como para constituir un Lugar de Interés Geológico a nivel nacional.

Los autores también aportan directrices de cara a la gestión paisajística de esta zona, entre ellas, mantener el carácter curvilíneo de las carreteras del entorno –lo que no limita su mejora o corrección–, evitar impactos visuales sobre la superficie de la raña, usar las denominadas Tablas de Colores de Suelos Munsell para identificar los colores naturales del terreno o mantener y potenciar el uso de la mampostería de rocas en la construcción, dando preferencia al uso de piedras procedentes de edificios en ruinas.

Referencia bibliográfica:

Oyarzun, R., Duque, J. F. M., Barrenechea, J. F., & García, J. Á. L. (2017). Gossans, Slates, and the Red and Black Hamlets of Segovia (Spain): Interrelated Geological and Architectural Features. Geoheritage, 1-13.

Fuente: DiCYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Modelos en 3D de lagos de montaña con un sonar portátil y láser aéreo

La información del territorio que facilita la tecnología láser desde un avión se puede combinar con datos recogidos en lagunas de montaña con una barca hinchable y una pequeña ecosonda para obtener mapas tridimensionales. El sistema lo han probado con éxito dos geólogos en el lago glaciar de Truchillas, en León.

Alt de la imagen
Finaliza un verano con temperaturas récord en la Antártida

La crisis del COVID-19 ha obligado a cerrar las bases antárticas españolas con una semana de antelación. Científicos de la campaña antártica, que tratarán de volver a casa en avión o en el buque Hespérides, adelantan que durante este verano austral se han registrado temperaturas inusualmente altas.