Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La piel envejece por la pérdida de función de las células principales de la dermis

Un estudio en ratones, publicado en la revista Cell, explica que los fibroblastos dermales van perdiendo identidad celular y, con ello, la capacidad para producir y secretar colágenos y otras proteínas. Este hallazgo no solo podría tener aplicaciones cosméticas, si no también aplicaciones terapéuticas destinadas a que la piel de las personas mayores cicatrice mejor tras una herida o una operación.

Imagen de microscopía confocal de la barrera de la piel (en verde), folículo piloso (en verde) y los fibroblastos (en rojo). En azul, los núcleos celulares. / Marion Salzer, IRB Barcelona

A medida que nuestros tejidos se deterioran con la edad, estos pierden su función y su capacidad de regenerarse ante diferentes daños. Un trabajo publicado hoy en Cell por expertos del Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona) y el Centro Nacional de Análisis Genómico del Centro de Regulación Genómica (CNAG-CRG) explica el proceso de envejecimiento de los fibroblastos de la dermis.

La conclusión principal es que estas células pierden su identidad celular, como si ‘olvidaran’ lo que son, alterando su función y afectando al tejido. El estudio desvela rutas celulares y moleculares afectadas con el paso del tiempo y que cuya modulación, según los investigadores, podría retrasar o incluso revertir el envejecimiento de la piel.

Los fibroblastos dermales son esenciales para producir los colágenos y demás proteínas que conforman la dermis y que permiten que la piel mantenga su función de barrera de forma adecuada.

A medida que envejecemos, la dermis pierde la capacidad de mantener la producción de colágenos y ve su capacidad de reparar heridas muy mermada

Además, su papel es esencial durante la reparación de las heridas de la piel. A medida que envejecemos, la dermis pierde la capacidad de mantener la producción de colágenos y ve su capacidad de reparar heridas muy mermada.

“Esto conlleva muchos problemas para la gente mayor, ya que no cicatrizan bien y la barrera de su piel es defectuosa, lo que aumenta la predisposición de infecciones de piel y sistémicas”, explica Salvador Aznar Benitah, investigador ICREA del IRB Barcelona y responsable de la investigación.

“Que la pérdida de la identidad celular sea una de las causas del envejecimiento es un concepto muy interesante que creemos que no se había observado antes”, concluye.

Aplicaciones terapéuticas

Holger Heyn, investigador del CNAG-CRG y colíder de este estudio, explica que “las tecnologías punteras permiten el análisis molecular célula a célula. En este trabajo, hemos utilizamos estos métodos avanzados para obtener una visión de alta resolución sobre los fibroblastos a medida que envejecen”.

El estudio, cuya primera autora es la estudiante de doctorado del IRB Barcelona, Marion Salzer, muestra que durante el envejecimiento, los fibroblastos de la piel van adquiriendo muchas características de adipocitos (células de la grasa). “Esto conlleva que pierdan su identidad celular y que además dejen de producir y secretar colágenos como deberían hacerlo”, explica Salzer.

El análisis unicelular confirmó esta pérdida de identidad de los fibroblastos en animales de edad avanzada. Usando herramientas computacionales sofisticadas, los científicos observaron que los fibroblastos envejecidos muestran una conformación molecular menos definida en comparación con sus homólogos jóvenes y que “parecen revertirse hacia estados celulares observados en animales recién nacidos”, apunta Heyn.

A pesar de que se trata de una investigación básica, Aznar Benitah remarca que “este nuevo conocimiento no solo podría tener aplicaciones cosméticas, como por ejemplo antiarrugas, si no lo que es mucho más importante, aplicaciones terapéuticas destinadas a que la piel de las personas mayores cicatrice mejor y de forma más eficiente tras una herida o una operación”.

Referencia bibliográfica:

Marion Salzer, Atefeh Lafzi, Antoni Berenguer-Llergo, Catrin Youssif, Andrés Castellanos, Guiomar Solanas, Francisca Oliveira Peixoto, Camille Stephan-Otto Attolini, Neus Prats, Mònica Aguilera, Juan Martín-Caballero, Holger Heyn and Salvador Aznar Benitah. Identity Noise and Adipogenic Traits Characterize Dermal Fibroblast Aging. Cell (2018): doi: 10.1016/j.cell.2018.10.012

El estudio ha recibido fondos del Consejo Europeo de Investigación (ERC), del Ministerio de Ciencia a través de fondos FEDER, del Instituto de Salud Carlos III, de la Unión Europea a través de una beca Marie Curie- Skłodowska y de Boheringer Ingelheim a través de una beca de doctorado internacional a Maria Salzer. El laboratorio de Salvador Aznar Benitah recibe, además, fondos de la Fundación Botín y la Worldwide Cancer Research, entre otras entidades, para llevar a cabos los diversos proyectos de investigación.

Fuente: IRB Barcelona
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Científicos de China y EE UU generan embriones quiméricos humano-mono

Juan Carlos Izpisúa ha vuelto a hacerlo. Como ya avanzó en 2019, su equipo ha inyectado células madre de personas en embriones de primates para desarrollar nuevos modelos de enfermedades humanas y generar órganos trasplantables. Este ambicioso experimento no solo plantea problemas biológicos, sino también éticos.

Un fármaco ya en uso en humanos corrige la obesidad en ratones sin efectos secundarios

Investigadores del CNIO han tratado ratones obesos con digoxina, un fármaco indicado contra varias enfermedades cardiacas, y han observado cómo los animales perdían hasta un 40 % de peso incluso al tomar una dieta rica en grasa. Además, los roedores se curaron de trastornos metabólicos asociados a la obesidad.