Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La plaga de la mosca del olivo podrá ser controlada con redes de sensores inalámbricos

La mosca del olivo (Bactrocera oleae) es un díptero que causa la plaga más importante que afecta a las aceitunas. La larva de la mosca se alimenta del fruto de los olivos y daña su pulpa, por lo que éstos frutos producen un aceite de mala calidad. Se estima que cada año esta plaga causa pérdidas económicas por un valor de 600 euros por hectárea, y es el principal problema al que se enfrentan los productores de aceite de oliva.

Crean un nuevo sistema de monitorización de la mosca del olivo basado en trampas conectadas a través de una red de sensores, que permitirá combatirlas con más efectividad. / UPF.

La semana pasada comenzó el proyecto europeo ENTOMATIC, que forma parte del programa de Investigación para Agrupaciones de PYMEs, del 7º Programa Marco de la Comisión Europea, que tiene como objetivo desarrollar, dentro de los próximos tres años, un nuevo sistema de monitorización de la mosca del olivo basado en trampas conectadas a través de una red de sensores, que permitirá combatirlas con más efectividad.

Por parte de la Universidad Pompeu Fabra, participan Boris Bellalta, como investigador principal, Albert Bel y Toni Adame como investigadores, y Javier González como gestor del proyecto, todos ellos miembros del grupo de investigación en Tecnologías y Estrategias de Redes (NeTS),del departamento de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (DTIC). Este es el primer proyecto europeo que coordina NeTS.

Aportará beneficios en términos de sostenibilidad

Ésta podrá ser controlada a distancia y aportará datos de geolocalización, magnitud de la plaga y herramientas para la toma de decisiones sobre la fumigación

El proyecto se basa en trampas equipadas con un sistema de reconocimiento bioacústico de la mosca del olivo, y una red inalámbrica que irá incrustada en el sistema.

Ésta podrá ser controlada a distancia y aportará datos de geolocalización, magnitud de la plaga y herramientas para la toma de decisiones sobre la fumigación de los campos de olivos.

Esta nueva tecnología permitirá cuantificar de forma precisa las poblaciones de la mosca del olivo de una manera costo-efectiva óptima, una solución que ha sido muy demandada por las PYMEs del sector. El proyecto ofrece, además, beneficios adicionales en términos de sostenibilidad, dado que reducirá el consumo y la dependencia energética de los cultivos y racionalizará el uso de plaguicidas para combatir la mosca.

Gracias al proyecto europeo ENTOMATIC, los productores podrán rastrear la localización y la magnitud de las plagas de Bactrocera oleae, al tiempo que recibirán asesoramiento sobre la mejor y más efectiva aplicación de pesticidas. ENTOMATIC significa una oportunidad de negocio sin precedentes en el sector agroalimentario europeo.

El Consorcio de ENTOMATIC está integrado por doce socios, entre los cuales hay asociaciones de PYMEs productores de aceituna europeas y turcas, empresas del sector de los pesticidas, y grupos de investigación Alemania, Bélgica, Grecia y España.

Fuente: Universidad Pompeu Fabra
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La producción de alimentos genera un tercio de las emisiones globales de gases de efecto invernadero

Un equipo internacional de científicos ha estimado en 17.318 millones de toneladas métricas de CO2 las emisiones anuales de todo el sector alimentario. La carne de vacuno, seguida de la leche de vaca y la carne de cerdo, son los alimentos de origen animal que más contribuyen.

Cómo contaminar menos enseñando a las vacas a ir al baño

El amoníaco generado por las heces y orina de las vacas se filtra en el suelo de las granjas, y puede contaminar tanto la tierra como los cursos de agua locales, además de convertirse en un potencial agente de efecto invernadero. Para reducir las emisiones de este gas, un equipo ha diseñado un método para entrenar a estos rumiantes a hacer sus necesidades en los lugares designados.