Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La primera estación micrometeorológica de la red transfronteriza FLUXPYR ya está en funcionamiento

Esta estación, ubicada en una parcela agrícola a 1000 metros de altitud, en el Pla de Riart (Lladurs, Lleida) forma parte de una red transfronteriza de infraestructuras dedicadas al estudio del cambio climático y de sus impactos sobre los agroecosistemas pirenaicos y sus habitantes

La estación mide, entre otros, la velocidad y dirección del viento, la pluviometría, la temperatura y humedad del aire y suelo, la presión atmosférica, y las radiaciones solares. Foto: CTFC.

El Centre Tecnològic Forestal de Catalunya (CTFC) inauguró a finales de agosto la primera estación micrometeorológica en Cataluña del proyecto transpirenaico FLUXPYR (Interreg IV-A), cofinanciado por la Unión Europea - FEDER, la Generalitat de Catalunya (DMAH y DIUE) y el Conseil Régional Midi-Pyrénées, y con el apoyo de los ministerios franceses, CNRS, CNES, INSU, UPS, UTM.

Esta estación, ubicada en una parcela agrícola a 1000 m de altitud, en el Pla de Riart (Lladurs, Lleida) forma parte de una red transfronteriza de infraestructuras dedicadas al estudio del cambio climático y de sus impactos sobre los agroecosistemas pirenaicos y sus habitantes. Es la primera de las tres estaciones FLUXPYR que se instalaran en el lado español de los Pirineos, y viene completar la red de estaciones ya existentes en el sur de Francia. Los datos que provee se incorporaran en el futuro a los de la red internacional FLUXNET.

La estación mide de forma continua una multitud de variables ambientales, tales como la velocidad y dirección del viento, pluviometría, temperatura y humedad del aire y suelo, presión atmosférica, las radiaciones solares, etc. Su particularidad reside en el hecho de que mide además la concentración de dióxido de carbono (CO2) y vapor de agua del aire, lo que permite evaluar los flujos de carbono, agua y energía entre el ecosistema (suelo y vegetación) y la atmósfera, mediante una técnica llamada “Eddy Covariance”.

Los datos así recogidos proveen informaciones sobre la influencia del clima o de las actividades agrícolas sobre las reservas y flujos de carbono y agua, sobre los procesos que contribuyen a la emisión o a la captura de carbono por el suelo y la vegetación, o informaciones sobre el estado de las reservas de agua del suelo.

Esta información se utiliza en conjunto con los datos obtenidos durante estudios del suelo (contenido de carbono, nitrógeno) y de la vegetación (productividad, diversidad), muestreos atmosféricos (concentración y transporte de CO2) y observación remota (interpretación de imágenes aéreas o satelitales para seguir la dinámica de la vegetación o la humedad del suelo).

Los datos conseguidos a través del Proyecto FLUXPYR permiten la elaboración de modelos y mapas con mayor resolución espacial y temporal, sobre la emisión, captura o el transporte de gases, el reparto del carbono en los ecosistemas, la dinámica de la cobertura de nieve y riesgo de avalanchas, etc.

FLUXPYR, además de fomentar la investigación científica, el intercambio de conocimientos y la formación de expertos, tiene una gran relevancia socioeconómica, ya que ayuda a orientar las políticas de mitigación y adaptación al cambio climático, y la gestión sostenible de los recursos naturales.

Fuente: Centro Tecnológico Forestal de Cataluña
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los pinos silvestres se adaptan a las variaciones climáticas

La conservación de las especies vegetales en un escenario de cambio global va a depender de la capacidad de los individuos para adaptarse y aclimatarse a las nuevas condiciones.

La huerta regenerativa absorbe hasta 30 veces más de CO2 al año que la convencional

El proyecto LIFE Polyfarming implementa durante 5 años el modelo agroalimentario regenerativo en una finca abandonada y demuestra su rentabilidad y su potencial para luchar contra el cambio climático y el abandono rural.