Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Artículo en Journal of Clinical Investigation

La proteína DOR se relaciona con la pérdida de masa muscular

Investigadores del Instituto de Investigación Biomédica han demostrado en ratones que la actividad de la proteína DOR favorece la pérdida de masa muscular. Los científicos proponen que el diseño de un inhibidor de DOR permitiría prevenir y combatir el desgaste de músculo en enfermos de sarcopenia y caquexia.

La proteína DOR (en rojo) en una fibra muscular de ratón. En la imagen, en verde, autofagosomas iniciando la autofagia, proceso en que DOR está involucrada. / David Sala

La pérdida patológica de masa muscular es un grave problema biomédico que no tiene tratamiento adecuado. Los principales afectados son la gente mayor debido a la merma degenerativa de masa muscular y fuerza al envejecer (sarcopenia) y los enfermos de cáncer, sida y otras enfermedades infecciosas que desarrollan extrema desnutrición o caquexia.

La pérdida patológica de masa muscular es un grave problema biomédico que no tiene tratamiento adecuado

Ahora, científicos del Instituto de Investigación Biomédica (IRB), en Barcelona, liderados por Antonio Zorzano, ha puesto sobre la mesa una posible diana para combatir el deterioro del músculo en estas poblaciones de riesgo.

En el estudio, que publica hoy el Journal of Clinical Investigation (JCI), los autores relacionan la actividad de la proteína DOR con la pérdida de masa muscular y la señalan como una diana plausible contra la que desarrollar un fármaco para prevenir el deterioro de los músculos bajo condiciones patológicas específicas.

DOR (Diabetis and Obesity Regulated gene), también denominada TP53INP2, es una proteína involucrada en la autofagia, un proceso que funciona como control de calidad dentro de las células para que se mantengan sanas. Los investigadores han comprobado que cuando aumenta la expresión de DOR en músculo de ratones diabéticos, se incrementa la autofagia, lo que favorece la pérdida de masa muscular de los ratones.

La ventaja para desarrollar un inhibidor contra la proteína DOR es que la autofagia, que es necesaria para la salud celular, no quedaría totalmente inhabilitada sin esta proteína. Esto se debe a que DOR no es esencial en este proceso, sino que actúa más bien como un acelerador. Así, la inhibición de DOR solo la reduciría parcialmente porque otras moléculas involucradas funcionarían normalmente, manteniendo los niveles de autofagia en un rango beneficioso para las células.

“Si pudiésemos tratar a los pacientes de sarcopenia y caquexia, o en riesgo de padecerlas, mediante un fármaco que inhibiera DOR podríamos frenar o prevenir la pérdida de masa muscular”, apunta Zorzano, jefe del laboratorio en Enfermedades Heterogénicas y Poligénicas en el IRB, centrado en el estudio de la diabetes y la obesidad. “Estamos revelando a los investigadores farmacéuticos una posible diana terapéutica para dos enfermedades que afectan seriamente la calidad de vida de quien las sufre”, añade.

Un misterio descubierto

Otro hallazgo derivado del estudio responde a una incógnita biomédica relacionada con la diabetes. Los médicos no entendían por qué los diabéticos de tipo 2 –aquellos que generan resistencia a la insulina o tienen muy poca–, son capaces de mantener o minimizar la pérdida de masa muscular en comparación con los diabéticos de tipo 1 –que no generen insulina–, pero sí hay una clara pérdida de músculo esquelético.

Otro hallazgo derivado del estudio responde a una incógnita biomédica relacionada con la diabetes

Los investigadores del IRB demuestran que DOR está reprimida en las células musculares de modelos animales diabéticos de tipo 2 y dicha represión de DOR permite conservar la masa muscular.

“Interpretamos esta represión de DOR, que ocurre de forma natural, como un mecanismo adaptativo del músculo para preservar la masa muscular, lo que permite a los diabéticos de tipo 2 mantener una mayor fuerza en el músculo”, explica David Sala, primer autor del trabajo que ha iniciado recientemente una estancia postdoctoral en el Sanford-Burnham Medical Research Institute, en La Jolla, California.

Además de trabajar con ratones, los científicos han experimentado con biopsias de músculo esquelético de pacientes con diabetes y de personas resistentes a la insulina, gracias a la colaboración con grupos clínicos de la Université Lyon 1, de Francia, y de la Universidad Médica de Byalistok, de Polonia.

Referencia bibliográfica:

David Sala, Saška Ivanova, Natàlia Plana, Vicent Ribas,Jordi Duran, Daniel Bach, Saadet Turkseven, Martine Laville, Hubert Vidal, Monika Karczewska-Kupczewska, Irina Kowalska, Marek Straczkowski, Xavier Testar, Manuel Palacín, Marco Sandri, Antonio L. Serrano, Antonio Zorzano. "Autophagy-regulating TP53INP2 mediates muscle wasting and is repressed in diabetes". Journal of Clinical Investigation (2014) doi: 10.1172/JCI72327

El proyecto se ha realizado con fondos del Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas (CIBERDEM), el Ministerio de Economía y Conocimiento, y el proyecto europeo DIOMED del programa Interreg-SUDOE.

Fuente: IRB
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Así incitan los núcleos de las células a escapar de los espacios abarrotados

La amenaza de una deformación grave desencadena un reflejo de escape rápido que permite que las células se alejen y salgan de espacios reducidos o tejidos abarrotados. Esta reacción se activa en menos de un minuto y se invierte cuando las células han escapado del entorno lleno. El hallazgo podría tener implicaciones en procesos como el cáncer y la homeostasis de tejidos.

Alt de la imagen
Descrito un nuevo mecanismo de defensa celular frente a infecciones víricas y bacterianas

La revista Science publica un nuevo sistema de inmunidad innata mediante el cual las células combaten virus y bacterias. El trabajo, liderado por investigadores españoles, muestra una estrategia celular evolutivamente conservada que podría ser utilizada en el diseño de vías terapéuticas más eficientes en la era de la resistencia a los antibióticos.