Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Hasta ahora el método de detección más fiable era la biopsia hepática

La resonancia magnética detecta y cuantifica la grasa en el hígado

La grasa que se acumula en el hígado en determinadas circunstancias produce inflamación, fibrosis y, finalmente, cirrosis. Hasta ahora, el método más fiable para su determinación era la biopsia hepática. Un nuevo estudio muestra ahora cómo la resonancia magnética es una forma incluso más eficaz para detectar dicha grasa y cuantificarla.

La grasa que se acumula en el hígado produce esteatosis hepática. / Fotolia

La obesidad y el sobrepeso afectan a más de la mitad de personas en el País Vasco. El exceso de peso produce importantes alteraciones en el organismo, una de ellas en relación al funcionamiento hepático. La grasa que se acumula en el hígado produce esteatosis hepática, que en determinadas circunstancias provoca inflamación, fibrosis y finalmente, cirrosis.

Hasta ahora, el método más fiable para la determinación de grasa hepática era la biopsia hepática. Las técnicas de imagen como ecografía abdominal la detectan pero son menos precisas para determinar la cantidad de grasa.

La resonancia magnética es una buena forma para detectar grasas en el hígado y cuantificarla, incluso superior a la biopsia hepática

Sin embargo, un estudio realizado por el grupo liderado por Luis Bujanda, profesor de Medicina de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) y responsable del Área de Investigación de Enfermedades Hepáticas y Gastrointestinales del IIS Biodonostia, ha determinado cómo la resonancia magnética es una buena forma para detectar grasas en el hígado y cuantificarla, incluso superior a la biopsia hepática.

El trabajo, publicado en la revista BMC Medicine, se ha llevado a cabo en 97 pacientes obesos y 32 con otras patologías hepáticas sometidos a cirugía. Se midió la cantidad de grasa en el hígado comparando tres métodos diferentes: la resonancia magnética, la biopsia hepática y la determinación bioquímica de grasa mediante el método de Folch.

A los pacientes se les realizó una resonancia magnética el día anterior a la cirugía y se obtuvo una muestra del hígado durante la intervención quirúrgica.

“La resonancia magnética es una técnica muy útil para determinar la presencia o no de grasa en el hígado, la cantidad de la misma y para valorar la eficacia de los tratamientos aplicados a lo largo del tiempo. Es posible que en el futuro nos permita determinar, además de la grasa, el grado de inflamación y la fibrosis hepática”, afirma Jesús Bañales, investigador del IIS Biodonostia.

El artículo ratifica un trabajo previo realizado en animales publicado por el mismo grupo de investigación hace un año en el que se observó cómo la cuantificación de la grasa hepática era muy precisa mediante la realización de resonancia magnética.

Referencia bibliográfica:

Raúl Jiménez-Agüero, José I Emparanza, Adolfo Beguiristain, Luis Bujanda, José M Alustiza, Elisabeth García, Elizabeth Hijona, Lander Gallego, Javier Sánchez-González, María J Perugorria, José I Asensio, Santiago Larburu, Maddi Garmendia, Mikel Larzabal, María P Portillo, Leixuri Aguirre and Jesús M Bañales. Novel equation to determine the hepatic triglyceride concentration in humans by MRI: diagnosis and monitoring of NAFLD in obese patients before and after bariatric surgery. BMC Medicine 2014, 12:137. Doi: 10.1186/s12916-014-0137.

Fuente: UPV/EHU
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Esta terapia podría mejorar la supervivencia en los tumores cerebrales agresivos

Investigadores del CNIO han estudiado la resistencia a la temozolomida, tratamiento de primera línea del glioblastoma, y al que muchos de los pacientes dejan de responder con el paso del tiempo. La combinación de este fármaco y el dianhidrogalactitol actúa de forma sinérgica, elude estas resistencias, y aumenta la supervivencia en ratones con tumores cerebrales.

Transforman por primera vez astrocitos en neuronas para reparar circuitos visuales

Un gen maestro, denominado Neurogenina2, es capaz de reprogramar los astrocitos y convertirlos en neuronas. El descubrimiento abre la puerta a recuperar los circuitos sensoriales de la vista o el oído dañados en etapas tempranas de la vida.