Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las construcciones del Ártico están en peligro por el deshielo del permafrost

La mayoría de las infraestructuras árticas, incluidas las industriales y de transporte, estarán en riesgo a mediados de siglo debido al deshielo. Esto ocurrirá aun si se cumplen los objetivos del Acuerdo de París.

Una casa privada al norte de Fairbanks (Alaska) se está hundiendo de manera desigual en el permafrost por el deshielo / Vladimir Romanovsky

En 2050, aproximadamente tres cuartas partes de la población actual en el área del permafrost en el Ártico podrán verse afectadas por daños en sus infraestructuras debido al cambio climático, según un estudio liderado por la Universidad de Oulu (Finlandia) y publicado en Nature Communications.

Este deshielo cercano a la superficie daña de forma crítica las infraestructuras, lo que representa una grave amenaza para la explotación de recursos naturales y para el desarrollo sostenible de las comunidades del Ártico. Debido a la creciente relevancia económica y ambiental de esta zona del planeta, los científicos subrayan la necesidad de información precisa sobre los riesgos en estas construcciones.

El 70% de las construcciones industriales y transporte en peligro

El 45% de los campos de extracción de hidrocarburos en el Ártico ruso están en regiones con suelos inestables por el deshielo

Los investigadores evaluaron los riesgos de las estructuras de ingeniería para 2050. Según apuntan sus resultados, la mayoría de la población panártica (aproximadamente cuatro millones de personas) y el 70% de las infraestructuras de transporte e industriales están en áreas con alto riesgo de deshielo del permafrost, incluso si las emisiones de gases de efecto invernadero se estabilizaran o se redujesen.

El estudio indica que un tercio de esta infraestructura panártica y el 45% de los campos de extracción de hidrocarburos en el Ártico ruso se encuentran en regiones donde la inestabilidad del suelo relacionada con el deshielo podría causar daños graves al entorno de sus construcciones.

Además, según resaltan los autores, sus conclusiones demuestran la necesidad de evaluaciones de riesgo detalladas en las infraestructuras de un mundo que se calienta.

Un edificio de apartamentos en Chersky, Rusia, parcialmente destruido por deshielo del hielo congelado en una de sus secciones / Vladimir Romanovsky

Un edificio de apartamentos en Chersky, Rusia, parcialmente destruido por deshielo del hielo congelado en una de sus secciones / Vladimir Romanovsky

Referencia bibliográfica:

Jan Hjort et al. “Degrading permafrost puts Arctic infrastructure at risk by mid-century” Nature Communications DOI: 10.1038/s41467-018-07557-4

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Café y arena para explicar los terremotos en el noroeste de la península ibérica

La aproximación de las placas tectónicas provoca terremotos como los de este año en Granada, pero en el otro extremo de la Península son las fracturas y fluidos de la corteza terrestre los que generan movimientos sísmicos, como los registrados en Lugo y Zamora. Un equipo de geólogos lo ha comprobado simulando las condiciones bajo tierra con una ‘caja’ de silicona, fina arena y café molido.

Los rayos pudieron encender la ‘chispa’ de la vida

Uno de los ingredientes fundamentales para el origen de la vida fue el fósforo procedente de los meteoritos que impactaron sobre la Tierra primitiva. Según un nuevo estudio, los relámpagos pudieron ser una fuente alternativa a la formación de fósforo a través de un mecanismo que pudo repetirse en otros planetas similares al nuestro.