Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las corrientes marinas influyen en la cría del pingüino australiano

El pingüino enano australiano (Eudyptula minor), también conocido como pingüino azul, es la especie más pequeña de estas aves del mundo. El patrón de cría de estos animales, que habitan en las costas de Nueva Zelanda y la zona sur de Australia y Tasmania, ha sido estudiados por un equipo internacional liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Los investigadores han descubierto cómo influyen las dinámicas de las corrientes marinas en el patrón de reproducción de estos pingüinos.

Pingüino enano australiano (Eudyptula minor). / CSIC

Los pingüinos azules viven durante todo el año en grandes colonias pero se unen en parejas para criar a sus polluelos que nacen de dos en dos. Los patrones de cría de esta ave de 40 cm y un kilo de peso es lo que ha estudiado una investigación liderada por el CSIC.

Los científicos han descubierto que el dinamismo de las corrientes marinas influye en el patrón de reproducción de los pingüinos. Estos resultados ofrecen nuevas pautas para investigar los efectos de las perturbaciones ambientales sobre los organismos marinos.

"El dinamismo marino es un factor a tener en cuenta para investigar el impacto de las alteraciones en el medio sobre los organismos marinos”, dice Ramírez

El trabajo, realizado en colaboración con el Parque Natural de Phillip Island (Australia), ha sido publicado en la revista Proceedings of the Royal Society of London.

“Las corrientes marinas afectan a los patrones estacionales de productividad marina y, por tanto, a la disponibilidad de alimento”, explica el investigador del CSIC Francisco Ramírez, de la Estación Biológica de Doñana.

El experto añade que utilizando señales ambientales, “como la temperatura superficial del agua, los pingüinos son capaces de predecir esos patrones y ajustar su ciclo reproductivo al momento de máxima disponibilidad de alimento”.

Éxito o fracaso

Según el estudio, el pingüino enano australiano varía el momento de su reproducción cada año entre los meses de septiembre a noviembre. Escoger el momento adecuado que asegure suficientes recursos para alimentar a los pollos implica el éxito o el fracaso de la reproducción.

Ramírez señala que este estudio, “demuestra que el dinamismo marino es un factor a tener en cuenta a la hora de investigar el impacto de las alteraciones en el medio sobre los organismos marinos”.

“Esto proporciona un nuevo escenario en el que investigar las consecuencias reales de determinados procesos, como el calentamiento de los océanos”, concluye el investigador.

Referencia bibliográfica:

Isabel Afán, André Chiaradia, Manuela G. Forero, Peter Dann and Francisco Ramírez. “A novel spatiotemporal scale based on ocean currents unravels environmental drivers of reproductive timing in a marine predator”. Proceedings of the Royal society of London. DOI: 10.1098/rspb.2015.0721

Fuente: CISC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La mejor técnica para salvar a un pequeño ratón es saber reconocerlo

El ratón recolector de las marismas, protagonista del #Cienciaalobestia, compite por su hábitat, cada vez más degradado, con ocho millones de personas en la bahía de San Francisco, en EE UU. Su conservación se complica por su similitud con otro pequeño roedor que no está peligro de extinción. Una nueva herramienta mejora su identificación para evitar su desaparición.

Los microplásticos llegan a la dieta de los pingüinos antárticos

Un estudio con participación española ha permitido encontrar trazas de materiales plásticos en las heces de pingüinos antárticos de tres diferentes especies: Adelia, barbijo y papúa. El equipo ha hallado en las muestras poliéster y polietileno, entre otras partículas de origen humano, como las fibras de celulosa.