Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las costas argentinas vieron pasar icebergs gigantes

El Último Máximo Glaciar, época en que los hielos se extendieron más que en la actualidad, tuvo lugar hace unos 20.000 años. Un grupo de investigadores ha comprobado que durante este periodo llegaron frente a la costa de Argentina icebergs de más de medio kilómetro de grosor.

Icebergs gigantes frente a Argentina hace 20.000 años

Icebergs de más de 500 metros de grosor llegaron hasta unos 45º de latitud sur en el Atlántico, hace unos 20.000 años, según pone de manifiesto un estudio que acaba de publicar la revista Marine Geology. Se trata de las evidencias morfológicas de presencia de icebergs de gran tamaño encontradas más al norte hasta ahora en el Atlántico sur, según indica Jerónimo López Martínez, de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), primer firmante del artículo.

El trabajo se basa en el estudio e interpretación de numerosos surcos (ploughmarks) excavados por la base de los icebergs en los sedimentos del fondo marino frente a la provincia de Chubut, hasta unos 200 kilómetros más al norte de la ciudad de Comodoro Rivadavia. Dichos ploughmarks presentan hasta 32 kilómetros de longitud, casi 700 metros de anchura y 20 metros de profundidad.

Están situados a profundidades de hasta 600 metros, lo que indica que los icebergs que los generaron tenían cerca de medio kilómetro de grosor sumergido, dado que el nivel actual del mar es unos 120 metros más alto que en el último máximo glacial, cuando se originaron.

Los datos fueron adquiridos en una campaña con el buque de investigación español Manuel Oliver. El estudio –en el que también han intervenido los investigadores Juan Acosta, del Instituto Español de Oceanografía, Araceli Muñoz, de TRAGSA, y Julian Dowdeswell, de la Universidad de Cambridge– demuestra que los icebergs procedían de la Antártida Occidental, y señala los lugares concretos de los que pudieron desprenderse.

Icebergs de semejante tamaño solo podrían originarse en determinados glaciares de flujo rápido, con suficiente grosor de hielo y batimetrías adecuadas en su frente. El estudio permite suponer que el patrón general de corrientes marinas en torno a dicho sector de la Antártida y de Sudamérica se habría mantenido desde el último máximo glaciar, aunque probablemente las aguas eran entonces varios grados más frías que las actuales, lo que habría permitido que conservaran ese tamaño icebergs que viajaron entre 2.000 y 4.000 kilómetros desde su origen, lo cual supondría en algunos casos varios años de deriva.

En la actualidad son pocos los icebergs, incluso de tamaño moderado, que llegan hasta las aguas relativamente cálidas que existen al norte de la Convergencia Antártica, situada hacia los 60º de latitud sur. Aún más raramente las masas de hielo flotante llegan más allá de las islas Malvinas y, en cualquier caso, los que llegan a alejarse de la periferia de la Antártida no son del tamaño de los icebergs gigantes cuya presencia ha sido evidenciada en este estudio.

Referencia bibliográfica

López-Martínez, J., Muñoz, A., Dowdeswell, J.A., Linés, C., Acosta, J. 2011. "Relict sea-floor ploughmarks record deep-keeled Antarctic icebergs to 45°S on the Argentine margin". Marine Geology, 288, 43-48.

Fuente: Universidad Autónoma de Madrid
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Pablo Rodríguez Ros, oceanógrafo y doctor en Ciencias del Mar
“La sociedad española debe ser consciente del desastre ecológico del Mar Menor”

En su libro Argonauta. Peripecias modernas entre el océano y el cambio climático, el investigador cartagenero recoge sus experiencias personales en las campañas oceanográficas y reflexiona sobre la crisis climática. Los beneficios del libro se destinarán al proyecto de recuperación de las Salinas de Marchamalo, en Murcia.

Alt de la imagen
Andreu Escrivà, divulgador ambiental
“Hemos ridiculizado demasiado a los negacionistas de la crisis climática”
Sergio Guinaldo

Los datos sobre el calentamiento global son desalentadores. Consciente de ello, en su libro Y ahora yo qué hago este doctor en Biodiversidad propone claves para no caer en la 'ecoansiedad' e impulsar la acción de quienes sienten que deben actuar por el clima.