Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio, realizado por investigadores del CSIC, se publica en el último número de ‘PLoS ONE’

Las especies de arañas que viven cabeza abajo han cambiado su forma para ahorrar energía

Un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha descubierto que las especies de arañas que viven, se alimentan, se reproducen y se mueven de forma invertida, cabeza abajo, han modificado su morfología debido a esta peculiaridad, lo que redunda en un mayor ahorro energético para ellas. El trabajo aparece publicado en el próximo número de Public Library of Science (PLoS) ONE.

Ejemplar de araña Uloborus./ CSIC

El investigador principal del estudio, Jordi Moya-Laraño, que trabaja en la Estación Experimental de Zonas Áridas (CSIC), en Almería, concreta: “Descubrimos que las arañas que viven cabeza abajo han desarrollado patas desproporcionadamente largas en comparación con las arañas más habituales. Esto permite a estos artrópodos moverse más rápido, con movimientos pendulares similares a los de los monos”.

Moya-Laraño explica asimismo que las arañas colgantes de gran tamaño son especialmente “patosas”, dado que sus largas patas (adecuadas para pendular) no les permiten elevar su enorme cuerpo para andar por el suelo con facilidad. Para este estudio el equipo analizó 105 especies diferentes de arañas, entre las que se encuentran los fólcidos (Pholcidae) -algunas de las arañas más comunes en el interior de las casas-, y la viuda negra ibérica (Latrodectus lilianae).

La gran mayoría de los animales terrestres evolucionaron para utilizar el suelo como el soporte principal para moverse. En consecuencia, estos animales desarrollaron patas capaces de soportar el peso de sus cuerpos, lo que les permitía moverse con la cabeza por encima de las patas. Varias especies de araña encontraron una solución más cómoda, y pasaron a vivir de forma invertida: cabeza abajo. Estas arañas pasan la mayoría de sus vidas colgadas de sus patas y se mueven balanceando su cuerpo bajo la influencia de la gravedad.

Como un reloj de péndulo

Los científicos del CSIC han colaborado en este trabajo con el astrofísico Dejan Vinković, de la Universidad de Split, en Croacia, que ha estudiado la eficiencia energética de la locomoción. Esta investigación multidisciplinar demuestra que la eficiencia energética del movimiento de las arañas estudiadas se basa en los mismos principios físicos que hacen funcionar un reloj antiguo: el movimiento de un péndulo bajo la influencia de la gravedad.

Otra investigadora del CSIC, la directora de la Estación Experimental de Zonas Áridas, Eulalia Moreno, ha colaborado con Moya-Laraño en el trabajo porque, con anterioridad, había estudiado la función de las patas de los carboneros, unos pájaros que, de forma parecida a las arañas, cuelgan cabeza abajo mientras se alimentan. “Ahora entendemos mucho mejor cómo debe evolucionar la forma de un animal que pasa la mayoría de su vida colgando cabeza abajo”, señala Moreno.

Las conclusiones del trabajo ayudan a entender la evolución y la ecología de las arañas. Los investigadores saben ahora que las arañas pequeñas que cuelgan cabeza abajo deberían ser capaces de abandonar sus telas para buscar presas andando de forma normal, como se ha comprobado en algunas arañas minúsculas. Las arañas grandes, sin embargo, serían incapaces de hacer esto mismo de forma eficiente.

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los nativos americanos dispersaron la chirimoya por vía marítima

Un estudio sobre el origen del chirimoyo confirma que había rutas por vía marítima que conectaban Centroamérica con Sudamérica. La mayor diversidad genética de este árbol está en América Central.

Alt de la imagen
Los chimpancés mantienen pocos pero buenos amigos cuando envejecen, como los humanos

Menos amistades, pero más significativas y positivas. Al envejecer las personas tienden a dar prioridad a viejos amigos, más cercanos e importantes antes que conocer a nuevos, debido a la sensación de que su futuro es limitado. Este mismo comportamiento se ha observado por primera vez en chimpancés salvajes macho, sin que estos tengan la perspectiva de tiempo y de muerte inminente.