Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio se publica en ‘PNAS’

Las hembras de chimpancé consuelan más que los machos

Científicos españoles y estadounidenses han analizado los datos comportamentales recogidos durante más de una década de dos grupos de chimpancés del Centro Nacional de Investigación de Primates Yerkes en Atlanta (EE UU). La investigación, que se basa en más de 3.000 casos, demuestra que familiares y amigos suelen consolar al chimpancé, víctima de un conflicto, pero son sobre todo las hembras las que consuelan más a menudo.

Los chimpancés (Pan troglodytes) también consuelan. Foto: CNICE.

En los años 70, Frans de Waal, coautor del estudio e investigador holandés en la Universidad Emory de Atlanta (EE UU), demostró que cuando un chimpancé (Pan troglodytes) pierde un conflicto o una lucha, otros individuos del grupo se acercan a él y le abrazan, besan o espulgan. Esto es conocido como consolación. El fenómeno se olvidó hasta los años 90 cuando fue relacionado con expresiones de empatía.

Una investigación que se publica ahora en Proceedings of the Nacional Academy of Sciences muestra, por primera vez, que los familiares y amigos chimpancés de la víctima proporcionan consolación, pero “son las hembras de chimpancé que la ofrecen significativamente más a menudo que los machos”, señala a SINC Miguel Ángel Castellanos, coautor del estudio e investigador en el departamento de Metodología de las Ciencias Sociales de la Universidad Complutense de Madrid.

El estudio, dirigido por Teresa Romero y Frans de Waal de la Universidad Emory de Atlanta (EE UU) y que permitió la observación de 3.003 conflictos agresivos de dos grupos diferentes de chimpancés, “acerca más que ningún otro el comportamiento de la consolación a una explicación basada en la empatía”, declara Castellanos.

Los resultados, combinados con otro estudio publicado en PNAS en 2009 sobre el efecto calmante en las víctimas de la consolación, sugieren que no hay razón para no considerarla como una expresión de empatía, aunque no se determine el mecanismo exacto involucrado.

El trabajo muestra también por primera vez la reciprocidad de la consolación, que implica que los chimpancés la ofrecen a aquellos individuos de los cuales la reciben más a menudo. “Los machos dominantes, probablemente en su papel de pacificadores, a menudo consuelan a los participantes del conflicto previo”, añade el investigador español.

La empatía de los animales

Aunque progresivamente se acepta que los animales, “al menos los mamíferos”, muestran empatía, “la idea es relativamente nueva”, aclara Castellanos. “Cualquier evidencia científica a favor de la similitud emocional entre humanos y animales es especialmente importante para entender la evolución de la empatía”, recuerda el científico.

Hasta hace poco, la comunidad científica discutía si en realidad la consolación tenía realmente un efecto calmante. En los seres humanos se describe como una muestra de preocupación por los otros y como una intención de procurar alivio, signos que son interpretados como expresiones de complejidad media de empatía y que ya aparecen en niños de dos años de edad.

Otra hipótesis considerada era que al ofrecer consuelo, los chimpancés buscaban prevenir una posible propagación de la agresión, por lo que trataban de protegerse ellos mismos calmando a los oponentes.

Sin embargo, los resultados del nuevo estudio no son compatibles con esta idea ya que “la consolación la realizan sobre todo individuos socialmente cercanos a la víctima, familiares y amigos, que no están en peligro de recibir dicha agresión”, afirma Castellanos. El estudio demuestra además que la tasa de redirección de la agresión es “extremadamente baja en los chimpancés": en menos del 0,5% de los casos.

Referencia bibliográfica:

Teresa Romero, Miguel A. Castellanos, Frans B. M. de Waal. “Consolation as posible expresión of sympathetic concerní among chimpancés” PNAS, 14 de junio de 2010.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Hallan microplásticos en agua dulce de la Antártida

Científicos españoles, liderados desde la Universidad Autónoma de Madrid, han descrito por primera vez la presencia de microplásticos en el agua dulce de un área protegida de la Antártida. Los resultados confirman la presencia de fragmentos contaminantes de poliéster, acrílico y teflón, con tamaños menores a cinco milímetros y distintas formas y colores.  

La cola del aligátor americano puede regenerarse como la de otros reptiles

Algunos lagartos han desarrollado estrategias para que sus colas amputadas vuelvan a crecer, pero, hasta ahora, poco se sabía sobre la capacidad del aligátor americano, de mucho mayor tamaño, para regenerarla. Un equipo de científicos ha descubierto que los más jóvenes, protagonistas del #Cienciaalobestia, pueden recuperar parte de esta extremidad, pero esta difiere de la estructura original.