Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las hormigas locas neutralizan el veneno de otros insectos

La hormiga Nylanderia fulva segrega un ácido en su abdomen que le permite sobrevivir a los ataques venenosos de otras especies como las hormigas de fuego. Este estudio, realizado por investigadores estadounidenses, detalla por primera vez la capacidad de neutralización de un tóxico en insectos.

Una hormiga loca se unta el ácido. / ED LEBRUN

Una especia invasora, la hormiga loca Rasberry (Nylanderia fulva) está desplazando a otros insectos en el sureste de EE UU. Investigadores de la Universidad de Austin en Texas han comprobado que esta hormiga segrega un ácido que le permite dexintoxicarse de los ataques químicos efectuados por el veneno de otras especies como las hormigas rojas o de fuego.

El estudio, publicado esta semana en la revista Science, constata por primera la capacidad de un insecto para neutralizar las toxinas de otra especie y alerta sobre las dramáticas consecuencias que pueden provocar las especies de hormigas invasoras en los ecosistemas del sur de EE UU.

Una especia invasora, la hormiga loca Rasberry (Nylanderia fulva) está desplazando a otros insectos en el sureste de EE UU. Investigadores de la Universidad de Austin en Texas han comprobado que esta hormiga segrega un ácido que le permite dexintoxicarse de los ataques químicos efectuados por el veneno de otras especies como las hormigas rojas o de fuego.

El estudio, publicado esta semana en la revista Science, constata por primera vez la capacidad de un insecto para neutralizar las toxinas de otra especie y alerta sobre las dramáticas consecuencias que pueden provocar las especies de hormigas invasoras en los ecosistemas del sur de EE UU.

"A medida que la hormiga loca se desarrolla, y a menos que suceda algo nuevo, esta nueva especie va a desplazar a las hormigas de fuego de gran parte del sudeste de EE UU y dominará la región", destaca Ed Lebrun, investigador del departamento de ciencias naturales de la Universidad de Texas en Austin.

Hasta ahora, las hormigas rojas o de fuego Solenopsis invicta, conocidas por su gran tamaño y potente y dolorosa picadura, incluso en humanos, se mantenían como especie dominante gracias al veneno con el infectaban a otros insectos. Un compuesto químico tópico que podía ser mortal para otras especies de artrópodos y más tóxico que insecticidas artificiales como el DDT.

"Cuando las hormigas locas recibían el veneno de las hormigas de fuego, se acurrucaban en su abdomen y se tocaban la boca"

Sin embargo, cuando una hormiga loca recibe ese veneno comienza un proceso de desintoxicación en el que segrega un ácido en la glándula de su abdomen que unta por todo su cuerpo para evitar los efectos del tóxico.

Un escudo invencible

Según los expertos, este escudo químico permite a las hormigas locas ser prácticamente invencibles en los enfrentamientos con las hormigas de fuego por los recursos alimenticios y las zonas de anidación.

El investigador Ed Lebrun ya había observado cómo las hormigas de fuego dominaban el territorio por el miedo que causaban sus ataques químicos mortales en sus semejantes. Pero la nueva especie invasora se enfrentaba a ellas y tras sufrir los efectos del veneno se enroscaba hacia su abdomen.

"Cuando las hormigas locas recibían el veneno de las hormigas de fuego, se acurrucaban en su abdomen y se tocaban la boca", recuerda Lebrun. Este extraño comportamiento evitaba la muerte de las hormigas locas gracias un ácido fórmico (compuesto orgánico) que segregaban y que posteriormente se extendían por el cuerpo.

Para comprobar la efectividad este compuesto químico, los investigadores sellaron las glándulas de hormigas locas con esmalte de uñas y las enfrentaron a las hormigas de fuego. Al inhibir esta capacidad perecieron en la batalla más de la mitad de las hormigas locas. Sin embargo, en el grupo de control con la segregación del ácido intacta, el 98% de los insectos sobrevivieron al veneno.

Los investigadores sugieren que este desarrollo de limpieza y desintoxicación es fruto de la evolución ya que ambas especies han coexistido en el continente suramericano.

Las Nylanderia fulva se propagan lentamente, a unos 600 metros por año, pero que si son transportadas por error en macetas o vehículos pueden viajar miles de kilómetros.

“Además de la intervención humana, lo único que impide la marcha implacable de las hormigas locas son los factores naturales. Al igual que las hormigas de fuego antes que ellas, su presencia estará determinada por la geología y el clima”, subraya Lebrun.

Referencia bibliográfica

Edward G. LeBrun, Nathan T. Jones, Lawrence E. Gilbert "Chemical Warfare Among Invaders: A Detoxification Interaction Facilitates an Ant Invasion". Science. 13 de Febrero de 2014

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Las serpientes vivieron un ‘boom’ ecológico hace 66 millones de años

La desaparición de los dinosaurios provocó una gran diversificación de mamíferos y aves tras el evento de extinción masiva, pero no fueron los únicos. Las serpientes, protagonistas del #Cienciaalobestia, también vivieron una explosión evolutiva que les hizo pasar de simples insectívoras a las casi 4.000 especies de dieta variada que existen en la actualidad.

Los humanos ya consumían tabaco hace más de 12.000 años

El hallazgo en Utah (EE UU) de unas semillas carbonizadas de tabaco alrededor de una antigua hoguera del Pleistoceno sugiere que la planta pudo utilizarse 9.000 años antes de lo que se creía, mucho antes de su domesticación. El estudio permitiría entender qué impulsó el cultivo y uso de esta sustancia tóxica.