Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las monas doradas amamantan a las crías de otras hembras

La lactancia alomaterna consiste en que una hembra amamante a crías que no son las suyas, como antiguamente hacían las amas de leche o nodrizas. Un estudio recoge por primera vez en primates del Viejo Mundo estas redes de apoyo femeninas, que aumentan la supervivencia infantil.

Una hembra de mono dorado está amamantando simultáneamente a dos crías / Zuofu Xiang

Durante cinco años, un equipo internacional de científicos en la Reserva Natural Nacional de Shennongjia, ubicada en el centro de China, se ha dedicado a observar a un grupo de monos dorados (Rhinopithecus roxellana) y concretamente, a las monas y a sus bebés. Más del 87 % de esas crías fueron amamantadas por hembras que no eran sus madres.

Este fenómeno, llamado lactancia alomaterna, se da en algunas especies de mamíferos, desde roedores hasta primates. También en humanos: las amas de crianza ya están en desuso en sociedades occidentales, pero fueron comunes desde la Prehistoria hasta el siglo XIX para alimentar a lactantes cuyas madres no podían o no querían darles el pecho. Sin embargo, nunca antes se habían observado nodrizas entre las monas del Viejo Mundo.

"Este comportamiento es común en algunas especies de prosimios, monos y humanos del Nuevo Mundo, pero no es común en primates del Viejo Mundo", dice a Sinc Zuofu Xiang, de la Universidad Central Sur de Silvicultura y Tecnología de Hunan (China).

Según los investigadores del nuevo estudio, el cuidado alomaterno se dio sobre todo entre monas parientes y fue recíproco. Alrededor del 90 % de las madres amamantaron a las crías de otra hembra si esta se había ocupado previamente de la suya.

"Debido a que son familiares y comparten una genética común, este comportamiento mejorará la supervivencia infantil y también aumentará el éxito reproductivo", añade.

Supervivencia en entornos duros e impredecibles

“El comportamiento, costoso para las que no son madres, probablemente surgió en redes de apoyo basadas en el parentesco, donde la atención compartida ayudó a que las crías sobrevivieran en entornos duros e impredecibles”, dicen los autores.

Durante cinco años, solo murieron seis de los 40 monitos que recibieron cuidado alomaterno

A lo largo de cinco temporadas de cría, 40 de 46 monos lactantes fueron amamantados por hembras que no eran sus madres, y a 22 de 46 (48 %) los alimentaron al menos dos hembras adicionales.

El cuidado alomaterno se observó sobre todo durante los primeros tres meses de la vida de los monos dorados. De las seis crías que no recibieron atención de otra madre distinta a la suya, cuatro fallecieron durante el invierno. Sin embargo, solo seis de los 40 monitos que sí recibieron cuidado alomaterno murieron.

Este hallazgo puede ayudar a comprender el papel del comportamiento del cuidado alomaterno en la evolución humana. Se cree que aumenta la supervivencia infantil y reduce los costos reproductivos posnatales para la madre de la cría.

Estos costos son particularmente altos para las monas doradas que viven en bosques templados, a gran altitud, con inviernos extremadamente fríos de cinco meses de duración. Sufren fuertes cambios estacionales en su hábitat que limita además la disponibilidad de alimentos.

En otras especies, un análisis comparativo reciente mostró que el cuidado alomaterno en mamíferos se relaciona con las exigencias energéticas asociadas con una gran camada, el tamaño del cerebro o lo extremo que sea su hábitat.

"Por ejemplo, los lémures viven en grupos pequeños, tienen tamaños de camadas relativamente más grandes y su reproducción se limita a la estación húmeda. Por otra parte, los monos capuchinos tienen cerebros altamente encefalizados, un período prolongado de lactancia, desarrollo infantil y juvenil, forman grupos matrilineales y viven en hábitats estacionales. Finalmente, las madres humanas tienen requisitos energéticos relativamente altos debido al largo período de la infancia y la juventud, y un crecimiento prolongado del cerebro postnatal", concluye Zuofu Xiang.

Referencia bibliográfica:

“Routine allomaternal nursing in a free-ranging Old World monkey”. SCIENCE ADVANCES Zuofu Xiang, Penglai Fan, Haochun Chen , Ruoshuang Liu , Bo Zhang , Wanji Yang , Hui Yao , Cyril C. Grueter , Paul A. Garber , Ming Li. 2019.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Una ballena puede consumir más de tres millones de microplásticos cada día

Aunque se ha detectado la presencia de microplásticos en todos los ecosistemas marinos, calcular la cantidad a la que se exponen grandes mamíferos como las ballenas, protagonistas del #Cienciaalobestia, no es tarea fácil. Un nuevo estudio ha estimado a través de sus heces el número de compuestos de los que se alimentan: 21 microfragmentos de plástico por cada seis gramos de excremento.

La tranquila vida del elefante enano de Sicilia, secreto de su longevidad

Un estudio con participación española ha concluido que este animal prehistórico, al vivir en un ecosistema insular, poseía unas características muy distintas a las de sus parientes continentales: crecía a un ritmo muy lento, alcanzaba la madurez sexual alrededor de los 15 años y tenía una esperanza de vida larga, de al menos 68 años.