Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las mujeres con voz grave son las preferidas en puestos de liderazgo

Al elegir a un líder para puestos que suelen ostentar mujeres, las personas votan por los candidatos o candidatas con voces más graves. Un estudio que publica la revista PLOS ONE analiza el papel del tono de voz en la sociedad y muestra que, en el caso de las mujeres, estas se decantan por las féminas con tono de voz bajo pero no discriminan entre las voces de hombres.

Mujeres y hombres prefieren que sus jefes tengan voz grave. Imagen: Randy Kashka

Hasta el momento, las investigaciones sobre el tono de voz se han centrado en la atracción, fuerza y dominio social que suscitan. Así, los hombres con una voz baja, es decir, más grave, suelen considerarse más atractivos, físicamente más fuertes y socialmente dominantes, del mismo modo que las mujeres con voz grave suelen ser consideradas líderes sociales.

Ahora, un grupo de investigadores estadounidenses ha examinado la influencia que tiene el tono de voz en la selección de los líderes en la sociedad. Sus resultados, que publica esta semana la revista PLOS ONE, demuestran que, en general, para las posiciones ocupadas normalmente por mujeres, las personas prefieren tener como líderes a hombres o a mujeres que tengan voces graves.

“Es importante estudiar si el tono de voz se relaciona con la capacidad de liderazgo”

Para su estudio, los autores crearon “un contexto hipotético de convocatoria de selección de personal para dos puestos líderes ocupados normalmente por mujeres”. La primera convocatoria era el cargo de dirigente del cuerpo municipal que controla las escuelas en Estados Unidos y la segunda, la presidencia de la organización de padres profesores, según detalla el artículo.

Grabaciones de voces graves y agudas

En el experimento se grabó a 10 mujeres y 10 hombres mientras se decía la frase “te animo a que me votes en noviembre” en una habitación sin eco. A continuación, midieron el tono de cada una de las declaraciones y se retocaron para obtener dos distintas: una de entonación más alta (aguda) y la otra inferior a la original (grave).

Las grabaciones fueron escuchadas por 35 hombres y 36 mujeres, que oyeron diez pares de voces femeninas y diez pares de masculinas –cada par consistente en el tono bajo y el alto– con auriculares conectados a un ordenador.

Todos los pares fueron agrupados por el sexo del hablante, de modo que los oyentes escucharon primero las voces femeninas y después las masculinas. Tras escuchar cada par, respondieron a la pregunta de a quién votarían si esas personas compitieran para liderar esos supuestos cargos.

Las respuestas de los oyentes fueron valoradas con un 0 cuando seleccionaban las voces con un tono menor, y un 1 si elegían las voces más altas.

Los científicos analizaron estadísticamente las preferencias de los participantes y observaron que los hombres “elegían a los candidatos masculinos y femeninos con tonos de voz bajos”.

También las mujeres se decantaban por las candidatas con voces de tono más bajo pero, a diferencia de sus compañeros, no discriminaban al escuchar las de los hombres.

Esa falta de distinción que hacen las mujeres entre los tonos de voces masculinas podría explicarse con la hipótesis de que “mientras los hombres prefieren, de forma constante, que haya líderes masculinos, las mujeres suelen preferir a hombres –que tengan cualidades femeninas– para ocupar posiciones de liderazgo típicas de las mujeres”, señalan los investigadores.

Los autores concluyen que, para poder probar esa idea, en el futuro “es importante estudiar si el tono de voz se relaciona realmente con las características individuales propias de la capacidad de liderazgo”.

Referencia bibliográfica:

Rindy C. Anderson, Casey A. Klofstad. "Preference for Leaders with Masculine Voices Holds in the Case of Feminine Leadership Roles”. PLOS ONE. 12 de diciembre de 2012.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Análisis
Islas Baleares, hacia la primera Asamblea Ciudadana del Clima en un archipiélago
Pablo Rodríguez Ros, Clara Ferragut

La acción climática necesita de la colaboración de gobiernos, empresas, grupos científicos y de la sociedad civil. Por eso, siguiendo el ejemplo de otras iniciativas en países como Francia y Reino Unido, España está elaborando una asamblea ciudadana por el clima estatal, que en parte incrementaría la participación ciudadana en la elaboración de políticas públicas. A ella podría unirse otro proyecto en las Islas Baleares, un archipiélago especialmente vulnerable al cambio climático.

Ángela Bernardo, autora de ‘Acoso. #MeToo en la ciencia española’
“El acoso sexual es un abuso de poder y la ciencia es un sistema muy vertical en el que unas pocas personas tienen mucho poder”

La periodista de ciencia muestra en su libro cómo el sector académico, con estructuras muy jerarquizadas, no es ajeno a los problemas de acoso que afectan a otros entornos laborales. Las víctimas suelen ser mujeres en situaciones de precariedad laboral, en la que su continuidad depende de su jefe.