Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio aparece en la revista de acceso libre 'Conflict and Health' de BioMed Central

Las noticias que cifran las personas muertas en la guerra de Iraq son contradictorias

Un equipo de investigadores de la Universidad de Columbia (EE UU) ha hallado que las cifras de muertes de personas en Iraq que proporcionan los medios de comunicación “tienen el potencial de desinformar al público y contribuir a percepciones distorsionadas e importantes subestimaciones sobre el número de civiles muertos” durante estos años de guerra y ocupación estadounidense.

El estudio arroja analiza la comunicación pública de las muertes masivas. En la imagen, un soldado estadounidense controla a un ciudadano iraquí en Bagdad. Foto: Jaume D'Urgell.

En febrero de 2007 la agencia de noticias Associated Press realizó una encuesta a 1.002 personas adultas residentes en EE UU sobre la percepción de la guerra en Iraq. La gente calculó correctamente el número de muertes de soldados estadounidenses (la media fue de 2.974, mientras que la cifra real en esos momentos era de 3.100), pero subestimó “de forma muy acusada” el número de muertes entre la población civil iraquí (la media fue de 9.890 en un momento en el que las cifras de muerte eran hasta 50 veces más altas, es decir, casi 500.000 personas).

Para estudiar las razones de esta diferencia de percepción, Schuyler W. Henderson y su equipo examinaron 11 periódicos estadounidenses y cinco extranjeros. Recabaron el número de muertes iraquíes y de muertes de la llamada Coalición (fuerzas de ocupación lideradas por EE UU), recogidas por los medios escritos entre marzo de 2003 y marzo de 2008.

Durante cinco años los investigadores han estudiado de forma específica los ‘recuentos’ (número de personas muertas en un período de tiempo) y las descripciones de los sucesos específicos en los que se produjeron las muertes.

Los resultados mostraron que los periódicos estadounidenses informaban de más sucesos y recuentos relacionados con muertes de miembros de la Coalición que de muertes de civiles iraquíes, aunque se encontraron diferencias significativas entre los diferentes periódicos de EE UU. En los cinco periódicos extranjeros, el patrón fue el inverso.

Los autores del estudio sugieren que, debido a que los periódicos reflejan los intereses de sus lectores, “no es de sorprender que los periódicos estadounidenses describan más bajas relacionadas con la Coalición que de civiles iraquíes”, aunque se cuestionan si esto es coherente con los objetivos y los preceptos de un periodismo ético y fidedigno.

Según palabras de Schuyler: “Este estudio arroja una luz importante sobre el papel de los medios de comunicación en la cobertura de las guerras y conflictos armados, y en la comunicación pública de las muertes masivas. Nuestro artículo pone en tela de juicio el papel de los medios como herramienta para que la ciudadanía se pueda hacer una idea precisa de los verdaderos efectos y resultados de una acción militar y de una guerra en curso”.

-----------------------

Referencia bibiográfica:

Schuyler W Henderson, William E Olander and Les Roberts “Reporting Iraqi civilian fatalities in a time of war”, Conflict and Health, 6 de noviembre de 2009.

El artículo es de acceso libre en la web de la revista:

http://www.conflictandhealth.com

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
La producción de alimentos genera un tercio de las emisiones globales de gases de efecto invernadero

Un equipo internacional de científicos ha estimado en 17.318 millones de toneladas métricas de CO2 las emisiones anuales de todo el sector alimentario. La carne de vacuno, seguida de la leche de vaca y la carne de cerdo, son los alimentos de origen animal que más contribuyen.

Cómo contaminar menos enseñando a las vacas a ir al baño

El amoníaco generado por las heces y orina de las vacas se filtra en el suelo de las granjas, y puede contaminar tanto la tierra como los cursos de agua locales, además de convertirse en un potencial agente de efecto invernadero. Para reducir las emisiones de este gas, un equipo ha diseñado un método para entrenar a estos rumiantes a hacer sus necesidades en los lugares designados.