Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las obras en una carretera asturiana sacan a la luz restos fósiles de animales

Investigadores del Instituto de Prehistoria de Cantabria de la Universidad de Cantabria (UNICAN) estudian la aparición de huesos de animales, como el de un rinoceronte lanudo, en los yacimientos arqueológicos de las obras de la Autovía del Cantábrico, en el tramo de Unquera a Llanes. El hallazgo, producido en una cueva cercana a Puertas de Vidiago, se abrió debido a las obras poco antes de Semana Santa.

Cueva cercana a Puertas de Vidiago donde se han descubierto los restos fósiles. Imagen: UNICAN.

Se trata "muy probablemente" de una cueva trampa, donde caían estos animales y no podían salir

“En esta localización se han recogido osamentas de diversos animales, incluyendo al menos un ejemplar de rinoceronte lanudo”, explica Manuel González Morales, catedrático de Prehistoria de la Universidad de Cantabria y director del Instituto Internacional de Investigaciones Prehistóricas de Cantabria (IIIPC).

“Se trata muy probablemente de una cueva trampa, donde caían estos animales y no podían salir, y no se han localizado en ella vestigios de presencia humana. Se trata, en sentido estricto, de un yacimiento paleontológico”, señala González Morales.

Restos humanos en otra excavación

Los descubrimientos en el otro yacimiento se remontan a junio de 2009, cuando se realizó una excavación de urgencia en un punto situado entre Andrín y el río Purón, donde se había localizado un potente conchero del período Asturiense.

En esta excavación, dirigida por la arqueóloga asturiana María Noval, responsable del seguimiento arqueológico de las obras, participó un equipo del IIIPC a través de un convenio firmado con la UTE Pendueles-Llanes, concesionaria de la obra. Los responsables del grupo fueron los doctores Manuel González Morales e Igor Gutiérrez Zugasti, experto en el estudio de moluscos de yacimientos arqueológicos, que actualmente prosigue sus investigaciones con una beca Newton en la Universidad de York (Reino Unido).

Entre los hallazgos más destacados figuran un cráneo y otros restos humanos procedentes del conchero, así como otros materiales arqueológicos y más restos humanos que corresponden a usos funerarios posteriores de la cueva.

En la actualidad, los investigadores del Instituto de Prehistoria continúan con los trabajos de limpieza, catalogación y estudio de los materiales, a la espera de la decisión definitiva sobre la conservación del yacimiento, que corresponde a los organismos competentes del Gobierno de Asturias.

“En el caso de que se asegure la protección a largo plazo, y todo apunta en esta dirección, se preservaría un archivo de información de interés para posibles verificaciones futuras, aunque la actuación arqueológica en el yacimiento se dio por definitivamente cerrada en 2009”, apunta González Morales.

Fuente: Universidad de Cantabria
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Una roca procedente de un asteroide genera una gran bola de fuego sobre Madrid
SINC

En la madrugada de este jueves ha cruzado a 126.000 km/h un bólido sobre los cielos de la Comunidad de Madrid, aunque el fenómeno ha sido visible desde otros puntos de España. La roca se volvió incandescente por el rozamiento con el aire a unos 84 km de altura y finalmente se extinguió a 21 km encima del distrito de Puente de Vallecas.

El estudio es portada de la revista ‘Nature’
Así nace un rayo azul y asciende por la estratosfera

Astrofísicos de la Universidad de Valencia y otros centros europeos han detectado, por primera vez en la historia, un jet o chorro azul desde el primer microsegundo de su génesis hasta su propagación por encima de las nubes. El descubrimiento, realizado desde la Estación Espacial Internacional, puede ayudar a los estudios sobre el circuito eléctrico global de la atmósfera y el calentamiento de sus capas altas.