Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las personas migrantes extranjeras se mueven dentro de España por motivos laborales

Un equipo de la Universidad de Cantabria (UC) ha analizado la contribución de las migraciones internas de las personas extranjeras que residen en el Estado español al proceso de convergencia provincial entre 1996-2005. Las razones principales por las que se mueven las personas migrantes extranjeras son fundamentalmente laborales, y no tanto residenciales.

Madrid y Barcelona se han convertido en los principales centros de redistribución de la población extranjera. Foto: SINC.

Entre 1996 y 2005, el peso de las migraciones de personas extranjeras dentro del Estado español creció del 3% al 26% de la población. En 2008, 3 de cada 10 cambios de municipio de residencia eran realizados por ciudadanos y ciudadanas extranjeras.

“Las migraciones interiores fueron, hasta comienzos de los años ‘80, uno de los principales motores del proceso de convergencia provincial en España. A partir de entonces, el cambio de patrón migratorio contribuyó a que ese proceso se ralentizara”, explica a SINC María Hierro, primera autora del trabajo e investigadora en la UC.

La nueva investigación que ha publicado la revista Papers in regional Science confirma no obstante que estas migraciones internas responden a motivaciones laborales, y no tanto a las preferencias residenciales.

“Salvo que se instrumenten políticas apropiadas que estimulen la movilidad, en especial desde provincias de baja renta hacia regiones con alta renta, no cabe esperar que las migraciones interiores vuelvan a ser motor de la convergencia dentro de España”, puntualiza la experta.

El 35% de las migraciones internas se originan en Madrid y Barcelona

Otro trabajo realizado por María Hierro en colaboración con Adolfo Maza y que publica la revista Applied Geography, apunta que Madrid y Barcelona se han convertido en los principales centros de redistribución de la población extranjera.

Más del 35% de las migraciones interiores de personas extranjeras se originan desde estas dos ciudades. “Esta redistribución se produce hacia provincias limítrofes (donde el precio de la vivienda es más accesible) y también hacia provincias no vecinas, con menor renta per cápita, donde la demanda de empleo, sobre todo en el sector doméstico y de servicios, es más elevada”, afirma Hierro.

----------------------------------

Audios de la noticia: 1, 2 y 3.

----------------------------------

Referencia bibliográfica:

María Hierro, Adolfo Maza. “Per capita income convergence and internal migration in Spain: Are foreign-born migrants playing an important role?”, Papers in regional science 89 (1): 89-107, marzo de 2010.

María Hierro, Adolfo Maza. "Foreign-born internal migrants: Are they playing a different role than natives on income convergence in Spain?” Applied Geography. Publicado online en febrero de 2010.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
La ciencia constata que la felicidad no tiene precio

El crecimiento económico suele considerarse una forma segura de aumentar el bienestar de las personas en los países menos desarrollados. Sin embargo, un estudio dirigido por la Universidad Autónoma de Barcelona y la Universidad McGill de Canadá sugiere que existen buenas razones para cuestionar esta suposición.

La pandemia amenaza a millones de hogares de países en desarrollo con caer en la pobreza

Una encuesta en 30.000 hogares de nueve países de África, Asia y América Latina pone de manifiesto la caída de ingresos y las dificultades para acceder a los alimentos que la crisis derivada de la covid-19 ha generado en las zonas más empobrecidas.