Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las praderas de posidonia acreditan el buen estado de las aguas catalanas

Investigadores españoles han demostrado la mejora en el estado de las aguas del litoral catalán a partir del buen estado de las praderas de posidonia, unas plantas sensibles a la calidad del agua que actúan como centinelas. Otros indicadores fisiológicos y bioquímicos muestran una menor llegada de nutrientes y materia orgánica, gracias a un mejor tratamiento de las aguas residuales.

Prados de posidonia oceánica / Matteo Ciani

Un estudio publicado en la revista Ecological Indicators ha evidenciado el buen estado de las aguas litorales catalanes a partir de la evolución positiva de las praderas de posidonia (Posidonia oceánica), unas plantas que actúan como centinelas al ser muy sensibles ante la alteración de la calidad del agua. Esta mejora se ha producido de forma generalizada en toda la costa, pero ha sido especialmente importante en las zonas más degradadas.

Los autores destacan la importancia de tener un 'termómetro' para mediar la calidad de las aguas litorales

Durante el periodo 2003-2010, los científicos han constatado un avance en varios parámetros fisiológicos y bioquímicos de las plantas que indican, no sólo una clara disminución de la llegada de nutrientes y materia orgánica en el mar, sino también un aumento de la transparencia del agua.

Los indicadores biológicos, como las praderas de posidonia, entre otros, son muy útiles para la vigilancia ambiental, porque permiten obtener una respuesta integrada a las alteraciones que sufre el ecosistema marino.

Hasta ahora, los bioindicadores habían servido, sobre todo, para identificar situaciones de degradación. La detección de mejoras requiere indicadores muy sensibles y el estudio realizado es pionero en este aspecto.

Mejor tratamiento del agua

Desde 1990 hasta 2010, se han construido más de trescientas plantas de tratamiento de aguas residuales urbanas en Cataluña y se han mejorado muchas de las que ya existían. Unas actuaciones han permitido reducir la llegada de materia orgánica y de nutrientes en las aguas marinas.

Los autores consideran que, teniendo en cuenta las inversiones que se destinan cada año a la mejora de las aguas litorales, resulta básico disponer de un 'termómetro' que permita evaluar su eficacia y que se convierta en una guía esencial para las políticas ambientales.

Referencia bibliográfica

Roca, G. et al. “Detecting water quality improvement along the Catalán coast (Spain) using stress-specific biochemical seagrass indicators.” Ecological Indicators, 2015. http://digital.csic.es/handle/10261/112832

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
¿Qué pasará con las primeras huellas humanas en la Luna?

La casi ausencia de procesos erosivos en la superficie lunar ayuda a conservar las pisadas que dejaron los astronautas, pero ¿hasta cuándo? ¿Quedarán como las de los dinosaurios en la Tierra? ¿Deberían ser patrimonio de la humanidad? Un equipo de investigadores argentinos reflexiona sobre estas cuestiones, además de recrear en 3D la icónica huella de Buzz Aldrin.

Por qué se producen tantos terremotos en Granada
SINC

Durante los últimos días el área metropolitana de Granada ha sufrido una serie de seísmos, producto de un movimiento recurrente de cinco milímetros entre las placas de Eurasia y África. Estos temblores se caracterizan por ser de magnitudes pequeñas, aunque se han percibido con bastante intensidad porque se han producido a una profundidad de solo entre 3 y 12 kilómetros.