Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las reacciones de moléculas de carbono protagonizan los Nobel de Química

El Premio Nobel de Química 2010 ha recaído en los investigadores de nacionalidad japonesa Akira Suzuki (Mukawa, Japón, 1930) y Ei-ichi Negishi (Changchun, China, 1935), así como en Richard F. Heck (Springfield, EE UU, 1931), autores por separado de tres reacciones químicas que emplean catalizadores de paladio para crear enlaces de carbono-carbono mediante emparejamientos cruzados.

Según ha informado la Real Academia Sueca de Ciencias en Estocolmo, los tres científicos han sido premiados por haber desarrollado de manera separada tres reacciones químicas diferentes que usan catalizadores de paladio para unir entre sí átomos de carbono y sintetizar las moléculas complejas “que mejoran la vida diaria del ser humano”.

El paladio (Pd) es un elemento químico situado en el grupo 10 de la tabla periódica de los elementos. Es un metal de transición del grupo del platino, blando, dúctil, maleable y poco abundante. Se parece químicamente al platino y se extrae de algunas minas de cobre y níquel. Se emplea como catalizador y en joyería.

En las llamadas ‘reacción de Heck’, ‘reacción de Negishi’ y ‘reacción de Suzuki’, los átomos de carbono se reúnen en un átomo de paladio. Esta herramienta se usa para sintetizar moléculas con aplicación en medicina y moléculas utilizadas en la industria electrónica.

Los emparejamientos cruzados de moléculas con catalizadores de paladio han permitido crear, por ejemplo, moléculas basadas en carbono tan complejas como las creadas por la propia naturaleza. “Basada en el carbono orgánico la química es la base de la vida y es responsable de numerosos fenómenos naturales fascinantes como el color de las flores o el veneno”, explica la academia sueca.

Y es que la química orgánica ha permitido al ser humano (re)construir la naturaleza desde la química, haciendo uso de la capacidad del carbón para proporcionar una estructura estable para las moléculas orgánicas. Esto ha dado a la humanidad medicamentos nuevos y materiales como los plásticos.

Hacia la unión de átomos de carbono

Para crear sustancias químicas complejas, los químicos debían ser capaces de unir átomos de carbono entre sí. Pero el carbón es estable y los átomos de carbono no reaccionan fácilmente con otros. Por eso los primeros métodos utilizados para juntar átomos de carbono se basaban en técnicas de prestación de carbono reactivo. Los primeros métodos crearon moléculas simples, pero generaron demasiados subproductos no deseados en los tubos de ensayo.

El emparejamiento cruzado por catalizadores de paladio resolvió ese problema y ahora expertos y expertas en química tienen una herramienta más precisa.

Richard F. Heck (investigador de la Universidad de Delaware, EE UU), Ei-ichi Negishi de la Universidad Purdue de West Lafayette (EE UU) y Akira Suzuki de la Universidad Hokkaido de Sapporo (Japón) se repartirán el premio que da la academia sueca; diez millones de coronas (1.100.0000 euros).

El Nobel de Química sucede a los Nobel de Medicina y Física, y precede a los de Literatura y al de la Paz. La ceremonia de entrega de los premios de 2010 será en Estocolmo el próximo 10 de diciembre.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Formulan un modelo que calcula el límite de los enlaces químicos

Científicos españoles han propuesto un modelo con la distancia mínima y máxima que aguantan dos átomos sin romperse, lo que facilitará la síntesis de nuevos compuestos, como fármacos o materiales, en los laboratorios. 

Una cita de Jane Austen codificada en un polímero

Investigadores de EE UU han utilizado un novedoso método de almacenamiento de datos moleculares para codificar un pasaje de una novela de la escritora británica Jane Austen en una serie de oligómeros. Para lograrlo, han comprimido el texto en una cadena de bits mediante un algoritmo.