Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las serpientes marinas baten un nuevo récord de profundidad

Más conocidas por nadar en aguas tropicales poco profundas, dos serpientes marinas han sido grabadas por un robot submarino no tripulado a profundidades de 245 y 239 metros, batiendo el récord anterior de buceo situado en 133 metros. Estos reptiles venenosos son los protagonistas del #Cienciaalobestia.

Una de las serpientes marinas captada a 240 metros de profundidad en julio de 2017. / INPEX-operated Ichthys LNG Project

Las serpientes marinas tienen uno de los venenos más potentes y suelen encontrarse en las aguas tropicales de los océanos Índico y Pacífico, en aguas poco profundas de los arrecifes de coral y los estuarios de los ríos. Sin embargo, alguna vez se las ha observado a gran profundidad, concretamente a 133 metros.

“Se pensaba que las serpientes marinas solo buceaban a un máximo a 100 metros porque necesitan volver a la superficie del mar a respirar”, indica la experta

Ahora, un estudio, publicado en la revista Austral Ecology y liderado por la Universidad de Adelaida en Australia, revela que se han captado imágenes frente a la costa de Kimberley al noroeste de Australia de dos individuos de la misma especie a 245 y 239 metros de profundidad, respectivamente, y una temperatura de unos 14,5 ºC.

“Se pensaba que las serpientes marinas solo buceaban entre un máximo de 50 a 100 metros porque necesitan volver regularmente a la superficie del mar para respirar, por lo que nos sorprendió mucho encontrarlas a tanta profundidad”, indica Jenna Crowe-Riddell, autora principal del trabajo y científica en la Facultad de Ciencias Biológicas de la universidad australiana.

Estos reptiles están tan adaptados al medio marino que algunas especies son incapaces de desplazarse sobre el suelo. Pero a diferencia de los peces, estas serpientes marinas no tienen branquias y tienen que subir frecuentemente a la superficie para respirar, aunque pueden aguantar varias horas bajo el agua.

Los dos ejemplares fueron observados en 2014 y 2017 por un robot submarino no tribulado (ROV) de la petrolera japonesa Inpex que opera en Australia y que facilitó las imágenes a los científicos. Las serpientes nadaban a profundidades oceánicas que abarcan la zona mesopelágica a más de 200 metros, a veces llamada zona crepuscular oceánica, porque solo una pequeña cantidad de luz alcanza esa profundidad.

¿Por qué nadan a tanta profundidad?

“Hace mucho tiempo que sabemos que las serpientes marinas pueden superar el síndrome de descompresión mediante el intercambio de gases a través de su piel”, explica Crowe-Riddell. “Pero nunca sospeché que esta habilidad pudiera permitirles bucear en hábitats de aguas profundas”, añade.

Estas inmersiones plantean nuevas preguntas sobre su ecología y biología

Estas inmersiones que baten récords plantean nuevas preguntas sobre la ecología y biología de las serpientes marinas. “En algunas de las imágenes, la serpiente está buscando comida asomando su cabeza en las madrigueras en el fondo marino arenoso, pero no sabemos qué tipo de pescado están comiendo ni cómo los percibe en la oscuridad”, recalca la investigadora.

Hasta ahora las observaciones de las serpientes marinas se habían limitado a hábitats de aguas poco profundas, fáciles de evaluar. “Pero esto demuestra lo que se puede lograr a través de la colaboración entre la industria y la universidad”, dice Kate Sanders, investigadora en la universidad australiana.

Referencia bibliográfica:

Jenna M. Crowe‐Riddell et al. “First records of sea snakes (Elapidae: Hydrophiinae) diving to the mesopelagic zone (>200 m)” Austral Ecology 18 de marzo de 2019 https://doi.org/10.1111/aec.12717

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Por qué unos peces se levantan más temprano que otros

El proyecto CLOCKS, iniciado el pasado 1 de junio, estudiará, por primera vez, el comportamiento circadiano a lo largo de la vida de los peces marinos, desde larvas hasta adultos, y su aplicación para las personas. La información pionera recogida en este trabajo permitirá entender sus ritmos biológicos y sus consecuencias a la hora de responder a presiones antrópicas como la pesca, el cambio climático o la contaminación.

Alt de la imagen
La edad y el sexo influyen en los patrones migratorios del colibrí rufo

Esta pequeña ave, protagonista del #Cienciaalobestia, recorre cada año 80 millones de veces su propio cuerpo para atravesar América del Norte. Ahora, un equipo de científicos ha descubierto diferencias para cubrir esta ruta entre machos y hembras, y adultos y juveniles de esta especie, cuyos ejemplares sufren cada año un declive del 2 %.