Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
La Universidad Complutense de Madrid acude con una patente de salud

Lentillas contra la ceguera prevenible en el Salón de Inventos de Ginebra

En el Salón Internacional de los Inventos de Ginebra se han dado cita, en esta edición, más de 1.000 innovaciones. Pero solo 30 de los inventores son españoles. La Universidad Complutense de Madrid presenta una invención inscrita en el ámbito de la salud, de un tema tan importante como la ceguera prevenible.

Cartel presentado en el Salón Internacional de los Inventos de Ginebra.

Cuando nos operan de cataratas, cuando envejecemos, nuestras defensas naturales contra la luz visible se desgastan o, sencillamente, desaparecen. Para evitarlo, el Grupo de Neuro-Computación y Neuro-Robótica, liderado por la doctora Celia Sánchez Ramos, ha desarrollado estas lentillas (tanto de contacto como intraoculares, para cada necesidad) que previenen la ceguera y protegen la retina durante toda nuestra edad adulta.

La Universidad Complutense de Madrid ha diseñado una solución para la prevención y tratamiento del daño en la retina provocado por la luz natural y artificial. El producto consiste en añadir una protección a las lentes de contacto para eliminar los efectos negativos que tiene la exposición a la luz natural y artificial.

Los ojos disponen de una protección natural que todos acabamos perdiendo, por el paso del tiempo y por las operaciones de cataratas. La invención de la Universidad de Madrid sirve para compensar y prevenir la degeneración de la retina. La solución es inocua, económica, invisible y sencilla. Además se puede aplicar a cualquier tipo y diseño de lente de contacto con o sin graduación.

Para probar y dar consistencia a nuestra patente, en la Universidad Complutense de Madrid hemos trabajado durante 5 años en investigaciones con animales y en ensayos clínicos con humanos. En primer lugar, se estudiaron ratones expuestos a distintos tipos de luz, se analizaron sus retinas y se demostró cual era la parte de la luz natural y artificial que produce el daño en la retina. En la siguiente experiencia se pusieron lentes de contacto UCM- AET a los animales para conseguir producir una barrera para la luz nociva. Los experimentos demostraron que nuestras lentes consiguen bloquear estas bandas perjudiciales en la proporción adecuada, actuando de forma invisible, sin molestias y, sobretodo, demostrando que producen el efecto protector.

La Universidad Complutense de Madrid también ha realizado experimentos con conejos, a los que se les ha operado de cataratas para simular cómo afecta la luz a los seres humanos con estas condiciones. Se comprobó que los genes que protegen la retina se ven aumentados en los animales protegidos de forma artificial, mientras que los que producen la muerte celular -y por tanto, la ceguera- están aumentados en los animales que no llevan protección. Los estudios experimentales se han presentado en los mejores congresos sobre visión de todo el mundo.

Además, un aspecto muy importante es que las lentes siguen siendo totalmente invisibles y que además la percepción de los colores y de los contrastes no se ve alterada. Estos resultados se han conseguido gracias a amplios ensayos clínicos realizados en personas durante los últimos cuatro años.

La convicción de los inventores es que, dentro de poco, todas las lentes de contacto del mundo servirán para proteger los ojos contra la ceguera.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Jaime Signes-Costa, neumólogo
“Cuando los pacientes son dados de alta les quedan secuelas, no es una curación completa”
Adeline Marcos

Casi 1,7 millones de personas se han recuperado de la COVID-19 en todo el mundo, pero muchas sufren efectos secundarios de los que aún se conoce poco. El jefe de servicio de Neumología del Hospital Clínico Universitario de Valencia lidera un proyecto que pretende saber de forma precoz quiénes pueden presentar alteraciones funcionales respiratorias a corto y medio plazo.

Alt de la imagen
Hayet Rafa, investigadora visitante en el CNIO
“No hay que esperar a que llegue el cáncer y tratarse. Hay que prevenir”

A caballo entre Argelia, Francia y España, esta investigadora trabaja con un solo objetivo: encontrar dianas terapéuticas para los tumores. Tras ser seleccionada en el programa Ellas Investigan, realiza una instancia sobre inmunoterapia en el grupo de Melanoma del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas en Madrid.