Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los ancianos con peores condiciones de vivienda tienen mayores limitaciones

Un grupo de investigadores ha evaluado los efectos que las condiciones de la vivienda pueden tener sobre la salud funcional de los ancianos. Vivir en un piso sin ascensor o no tener calefacción son aspectos determinantes. Los resultados sugieren que una mejora de las condiciones ayudaría a mantener su buena función física durante más tiempo.

Los ancianos que viven en pisos sin ascensor tienen más frecuencia de fragilidad, mientras que aquellos que viven en casas sin calefacción tienen índices más bajos de equilibrio, velocidad y resistencia. / Wikimedia commons

Una investigación liderada desde la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) concluye que los ancianos que viven en pisos sin ascensor tienen más frecuencia de fragilidad, mientras que aquellos que viven en casas sin calefacción tienen índices más bajos de equilibrio, velocidad y resistencia.

Los resultados, publicados en el Journal of Epidemiology and Community Health, se basaron en los datos individuales de 2.012 ancianos no institucionalizados procedentes de la cohorte española Seniors-ENRICA (Estudio de Nutrición y Riesgo Cardiovascular en España).

Los expertos recogieron la información en el domicilio de los participantes, donde evaluaron las condiciones de sus viviendas y realizaron pruebas físicas para determinar aspectos como problemas del equilibrio, lentitud en la marcha o baja fuerza muscular.

El trabajo concluye que estos resultados no se explican por el nivel educativo o la ocupación previa de los participantes

“Esta información nos permitió construir una serie de indicadores de limitación funcional, como la presencia de problemas de movilidad o agilidad, pérdida de fuerza, lentitud, fatiga, baja actividad física o pérdida no intencional de peso”, detallan los autores.

Reducir la dependencia

Una de las evaluaciones practicadas para establecer dichos indicadores fue el test SPPB, que determina la funcionalidad de los miembros inferiores mediante la realización de varias pruebas que miden el equilibrio, la velocidad de la marcha y la resistencia del anciano.

El trabajo también concluye que estos resultados no se explican por el nivel educativo o la ocupación previa de los participantes, y sugiere que una mejora de las condiciones de vivienda de los ancianos ayudaría a mantener su buena función física durante más tiempo, y por tanto disminuir su probabilidad de dependencia funcional.

El estudio fue llevado a cabo por investigadores del departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública y del Departamento de Psiquiatría de la UAM, con la colaboración del Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM) y el Centro de Investigación Biomédica En Red (CIBER).

Referencia bibliográfica:

García-Esquinas E, Pérez-Hernández B, Guallar-Castillón P, Banegas JR, Ayuso-Mateos JL, Rodríguez-Artalejo F. Housing conditions and limitations in physical function among older adults. J Epidemiol Community Health. Doi:10.1136/jech-2016-207183

Fuente: UAM
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
La vacuna contra la gripe, aliada frente al coronavirus en 2020

Comienza la campaña de vacunación de la gripe y, este año, los expertos piden más que nunca reforzar la inmunización. El objetivo es evitar complicaciones y fallecimientos en personas vulnerables y evitar una sobrecarga en el sistema asistencial ante la coexistencia de la epidemia con la pandemia de covid-19.

Jaime Signes-Costa, neumólogo
“Cuando los pacientes son dados de alta les quedan secuelas, no es una curación completa”

Casi 1,7 millones de personas se han recuperado de la COVID-19 en todo el mundo, pero muchas sufren efectos secundarios de los que aún se conoce poco. El jefe de servicio de Neumología del Hospital Clínico Universitario de Valencia lidera un proyecto que pretende saber de forma precoz quiénes pueden presentar alteraciones funcionales respiratorias a corto y medio plazo.