Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los animales pueden ingerir demasiado arsénico en áreas afectas por la minería

Las minas contaminan los ecosistemas circundantes incluso mucho tiempo después de que hayan cesado su actividad y no siempre se conocen bien las consecuencias. Una investigación del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca demuestra que los suelos y las plantas próximos a la antigua explotación de wolframio de Barruecopardo contienen una gran cantidad de arsénico que podrían ingerir los animales que pastan en la zona. Por eso, piden que se restrinjan los espacios donde pasta el ganado.

Zona de pastos junto a la mina de Barruecopardo (Salamanca) /IRNASA

Un estudio del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (IRNASA, centro del CSIC) realizado en un área afectada por la antigua explotación de wolframio de la localidad salmantina de Barruecopardo demuestra que los animales que pastan en esta zona minera podrían llegar a ingerir cantidades de arsénico superiores a las recomendadas. Los científicos consideran que deberían establecerse restricciones en estas zonas de pasto para preservar la calidad de los alimentos.

La investigación, realizada en colaboración con la Universidad de Salamanca y financiada por la empresa minera Saloro SLU, que acometerá en breve la explotación del yacimiento de wolframio localizado en esta zona, ha sido publicada en la revista Ecotoxicology and Environmental Safety y alerta de que los valores de arsénico superan hasta en 20 veces las recomendaciones internacionales para tierras de pasto.

Los valores de arsénico superan hasta en 20 veces las recomendaciones internacionales para tierras de pasto

Las antiguas explotaciones mineras, una vez cerradas, pueden ser una fuente de elementos tóxicos, como en este caso el arsénico. Por eso, los investigadores tomaron muestras del suelo y de las principales plantas que ingieren tanto el ganado bovino como el ovino y evaluaron la exposición que sufren estos animales.

“El ganado en pastizales ingiere, además de pasto, suelo. Por lo tanto, ambos han de ser considerados a la hora de establecer el arsénico que puede llegar a los animales que pastan en un área contaminada”, explica Esther Álvarez Ayuso, investigadora del IRNASA.

Los autores del estudio han estimado la ingesta diaria de arsénico de vacas y ovejas en función de la concentración de arsénico en suelos y vegetales y de las características de cada especie animal. Las plantas analizadas se escogieron por ser las más abundantes y características del área de pasto estudiada, principalmente, Agrostis truncatula (conocida popularmente como baleo bueno, baleo cabezudo, baleo corto o bracea, entre otros nombres) y Leontodon longirostris (alcoba, cantarina o lechuguilla). Ambas son capaces de desarrollarse en áreas contaminadas por arsénico y de acumularlo en sus partes aéreas, es decir, el tallo y las hojas, las más expuestas a ser consumidas por los animales.

Sería necesario establecer restricciones en el uso como pastizales de áreas contaminadas por arsénico

Riesgo potencial para el ser humano

Los investigadores creen que no hay que desdeñar la posibilidad de que el arsénico llegue al ser humano a través de la cadena alimentaria. “El consumo de alimentos derivados de ganado expuesto a arsénico puede entrañar un riesgo para el ser humano si la ingesta de arsénico por parte de los animales supera los valores máximos aceptables establecidos para preservar la seguridad alimentaria”, destaca Esther Álvarez Ayuso.

El equipo de investigación que firma este artículo tiene una amplia experiencia en el estudio de los ecosistemas que rodean las antiguas minas de Barruecopardo. “Hemos realizado previamente estudios en esta área minera, algunos de ellos se han centrado en la identificación y caracterización de los productos de alteración de la arsenopirita, principal fuente de arsénico en las escombreras donde se acumularon los residuos mineros”, señala.

Otras investigaciones han estado relacionadas con la identificación de plantas susceptibles de ser usadas en estrategias de estabilización de suelos contaminados. “También hemos llevado a cabo la caracterización de áreas que entrañan un elevado riesgo de incorporación de arsénico en la cadena trófica, como son terrenos de cultivo o de pasto, y dentro de esta última línea se engloba el presente estudio”, agrega.

Con todos estos datos, los científicos consideran que sería necesario "establecer restricciones en el uso como pastizales de áreas contaminadas por arsénico que presenten altos contenidos de este elemento en sus suelos y en las que se desarrollen plantas que sean capaces de absorber el arsénico y de transferirlo de forma considerable a sus partes aéreas”.

Referencia bibliográfica

P. Abad-Valle, E. Álvarez-Ayuso, A. Murciego, L.M. Muñoz-Centeno, P. Alonso-Rojo, P. Villar-Alonso, Arsenic distribution in a pasture area impacted by past mining activities, In Ecotoxicology and Environmental Safety, Volume 147, 2018, Pages 228-237, ISSN 0147-6513, https://doi.org/10.1016/j.ecoenv.2017.08.031.

Fuente: DiCYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La pandemia de COVID-19 amenaza la seguridad alimentaria global

Un equipo internacional de investigadores alerta en la revista Science de las consecuencias de la crisis del coronavirus sobre la alimentación a escala mundial: subida de precios de frutas y verduras, colas de personas en bancos de alimentos, malas condiciones laborales en la industria agroalimentaria y desperdicio de productos. ¿Cuánto más podrá aguantar el sistema?

Alt de la imagen
Las plantas de arroz en simbiosis con un hongo se vuelven más resistentes

La simbiosis con un hongo hace a las plantas de arroz más productivas y resistentes a enfermedades, según investigadores españoles. El nuevo estudio, aplicado en arrozales del Delta del Ebro, plantea una estrategia prometedora para reducir el uso de pesticidas y promover la agricultura sostenible.