Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los arrecifes de coral más antiguos del Mediterráneo empezaron a formarse hace 400.000 años

Algunos corales, probablemente los más antiguos del Mediterráneo, han estado creciendo casi continuamente durante los últimos 400.000 años, incluso antes de la aparición de los primeros neandertales. Así lo confirma un estudio con participación española que aporta también información inédita sobre el impacto del clima en su formación.

Arrecifes de coral en el Mediterráneo. / ICM-CSIC

Al igual que los arrecifes de coral tropicales, los de aguas frías son grandes puntos calientes de biodiversidad. La principal diferencia es que los últimos no dependen de la simbiosis con algas microscópicas, y, como consecuencia, pueden encontrarse a mayor profundidad que los tropicales, donde no llega la luz solar.

Solo se ha descrito la parte más superficial (10 metros) de un arrecife en el Mar de Alborán que mide, en total, entre 80 y 90 metros de altura

A pesar de su singularidad y papel clave en el océano, siguen siendo ecosistemas muy poco conocidos, lo que dificulta su protección. De hecho, están catalogados por Naciones Unidas, la Comisión OSPAR y la Comisión General de Pesca del Mediterráneo como ecosistemas vulnerables.

Un equipo internacional de científicos del Institut de Ciències del Mar (ICM-CSIC) de Barcelona y del National Oceanography Centre (NOC) de Southampton (Reino Unido) ha estudiado por primera vez los factores que han controlado el desarrollo de estos ecosistemas en el Mediterráneo occidental durante los últimos 400.000 años.

Los resultados, publicados en la revista Quaternary Science Reviews, revelan que los corales de aguas frías han estado creciendo casi continuamente en el Mediterráneo durante los últimos 400.000 años, incluso antes de la aparición de los primeros neandertales.

No obstante, se cree que podrían haberse empezado a formar mucho antes, ya que solo se ha descrito la parte más superficial (10 metros) de un arrecife en el Mar de Alborán que mide, en total, entre 80 y 90 metros de altura. En estos arrecifes, a mayor profundidad, mayor antigüedad de los corales, ya que las nuevas generaciones crecen por encima de las anteriores.

Los investigadores utilizaron la datación por ablación láser, una técnica que consiste en reducir a pedazos e ionizar muestras con un espectrómetro de masas para determinar la edad de 110 esqueletos de coral de aguas frías. Combinado con otros análisis, esto les ha permitido describir cuándo y gracias a qué factores ambientales tuvieron lugar los principales períodos de formación de los arrecifes.

Muy sensibles a los cambios climáticos

El estudio proporciona además información inédita sobre el impacto del clima en la formación de estos arrecifes. En general, los distintos análisis revelan que el crecimiento de los corales y la formación de los arrecifes se han visto afectados por grandes cambios en el clima durante el período de tiempo estudiado.

“La investigación ayuda a entender cómo los arrecifes de coral de aguas frías pueden reaccionar a los efectos causados por el cambio climático actual”, afirma Claudio Lo Iacono

“Las oscilaciones climáticas asociadas a las edades de hielo, los cambios en la productividad de la superficie del mar y las variaciones del nivel del mar parecen ser los principales factores que controlan el desarrollo de estos arrecifes de coral de aguas frías”, explica Guillem Corbera, estudiante de doctorado del NOC y de la Universidad de Southampton.

“Además, los intensos y prolongados eventos monzónicos que se produjeron en la parte oriental del Mediterráneo tuvieron un impacto perjudicial para el desarrollo de los arrecifes estudiados, aunque tuvieran lugar a miles de kilómetros de distancia de estos”, añade Corbera.

Según los investigadores, dependiendo de las condiciones climáticas, diferentes especies de corales dominaron estos arrecifes. “La investigación ayuda a entender cómo los arrecifes de coral de aguas frías pueden reaccionar a los efectos causados por el cambio climático actual”, afirma el investigador del ICM-CSIC Claudio Lo Iacono, que descubrió estos arrecifes hace unos años y que ahora ha dirigido este estudio.

Referencia:

Corbera, G., et al (2020). “Glacio-eustatic variations and Sapropel events as main controls on the Middle Pleistocene-Holocene evolution of the Cabliers Coral Mound Province (W Mediterranean)”. Quaternary Science Reviews

Fuente: ICM-CSIC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Los neandertales pudieron oír y hablar como nosotros

Durante décadas la comunidad científica ha tratado de establecer si hubo alguna otra especie humana, diferente a la nuestra, que también dispusiera de lenguaje. Ahora un equipo de investigadores españoles ha reconstruido por primera vez la audición de los neandertales y ha encontrado la prueba de que hablaban.

Hallada una esquiva nueva especie de dinosaurio carnívoro en los Pirineos

Un equipo de paleontólogos ha descrito una nueva especie de dinosaurio carnívoro, a la que han denominado Tamarro insperatus, a partir de unos restos fósiles excavados en 2003 en la Conca Dellà, en Cataluña. Gracias a un hueso del pie han podido determinar que se trata de un troodóntido, un grupo de pequeños dinosaurios emplumados muy extendido por Norteamérica y Asia, pero desconocido hasta ahora en Europa.