Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Día Mundial del Suelo

Los biofertilizantes de los lodos de depuradoras mejoran el cultivo del maíz

Investigadores de las universidades de Sevilla y Córdoba han comprobado el incremento en la producción y calidad del grano de maíz cuando el abono orgánico se aplica directamente sobre la hoja y planta del cultivo. Los biofertilizantes, obtenidos a partir de lodos de depuradora, contienen unas sustancias orgánicas que permiten que la planta pueda absorber mejor los nutrientes y así crecer mejor.

Mazorcas. / Fundación Descubre

Investigadores de las universidades de Sevilla y Córdoba han comprobado la eficacia de biofertilizantes, obtenidos a partir de lodos de depuradora, en la mejora de la producción y calidad del maíz cuando son suministrados sobre la planta y hoja del cultivo. En concreto, la aplicación de esta enmienda, aumenta el rendimiento del cultivo un 17% e incrementa las proteínas del grano un 30%.

Según Manuel Tejada, del grupo de investigación Edafología Ambiental de la Universidad de Sevilla, se ha constatado que cuando el compuesto orgánico se aplica por este procedimiento existe una repercusión positiva en la nutrición de la planta, lo que influye en la producción y calidad de la cosecha. Por el contrario, cuando se aplica al suelo no se aprecian mejoras significativas.

Los resultados, publicados en la revista European Journal of Agronomy, han revelado que las sustancias orgánicas que contiene este biofertilizante permiten que la planta pueda absorber mejor los nutrientes y de esta forma facilitar su crecimiento.

Para la obtención del biofertilizante se introducen los lodos, procedentes de aguas residuales de depuradora, en un biorreactor o recipiente que mantiene un ambiente biológicamente activo, donde en condiciones óptimas de pH y temperatura, así como con el uso de determinadas enzimas, se transforma el lodo en un compuesto orgánico muy rico en proteínas de bajo peso molecular –como los aminoácidos– , fácil y rápidamente asimilables por la planta.

Las sustancias orgánicas que contienen los lodos de depuradora permiten que la planta pueda absorber mejor los nutrientes y de esta forma facilitar su crecimiento

“Con este trabajo conseguimos constatar la efectividad de un biofertilizante elaborado a partir de lodos y revalorizar un residuo que incrementa cada año y no encuentra nuevas vías de aplicación”, afirma el científico de la Universidad de Sevilla.

Biofertilizantes en suelo y planta

Para desarrollar la investigación se han realizado dos tipos de experimentos sobre parcelas de cultivo de maíz experimentales de una extensión de 45 m2 en Trujillanos (Extremadura). Concretamente, se han desarrollado durante dos campañas consecutivas en 2013 y 2014.

Por una parte, el biofertilizante se ha aplicado al suelo en dosis de 10.000 y 20.000 kilos de producto por hectárea de terreno cultivado antes de la siembra. En el caso de la fertilización foliar, se han utilizado dosis de 3,6 y 7,2 litros de biofertilizante por hectárea. De manera paralela se ha realizado un tratamiento control que ha incluido abonos inorgánicos típicos del área de estudio.

Cuando el producto se ha añadido en suelo, los microorganismos (bacterias y hongos) lo han absorbido rápidamente y han provocado que la absorción por parte de la planta sea muy baja y, en consecuencia, este hecho no tenga ningún efecto beneficioso sobre su nutrición.

Contrariamente, el abono por vía foliar ha influido positivamente en la absorción de macro y micronutrientes por la planta. Esto, como apuntan los científicos, puede deberse a dos causas. Por un lado, las hojas están cubiertas por una cutícula altamente permeable a moléculas orgánicas, que favorecen la entrada de iones unidos a estas moléculas dentro de la célula vegetal.

Por otra parte, la aplicación foliar del biofertilizante permite la penetración directa de sus compuestos químicos a través de estomas o poros presentes en la epidermis de la hoja. “Esto influye de manera positiva en la nutrición de macro y micronutrientes en la planta y, en consecuencia, en la producción y calidad del grano obtenido”, indica el investigador.

Este trabajo, financiado por la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía y el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, contempla estudios posteriores que permitan establecer un protocolo que indique las dosis concretas a partir de la cual debe emplearse el biofertilizante para obtener su máximo rendimiento. “Así mismo, contemplamos seguir investigando su uso con otro tipo de cultivos”, concluye Tejada.

Referencia bibliográfica:

Tejada, M., Rodríguez–Morgado, B., Gómez, I., Franco – Andreu, L., Benítez, C., Parrado, J. "Use of biofertilizers obtained from sewages sludges on maize yield" European Journal of Agronomy http://dx.doi.org/10.1016/j.eja.2016.04.014

Fuente: Fundación Descubre
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La capacidad de los suelos forestales para almacenar carbono está sobreestimada

Los modelos climáticos actuales incluían una hipótesis que indicaba que la biomasa de las plantas y el carbono del suelo aumentarían de forma conjunta a lo largo de este siglo. Ahora, un estudio publicado en Nature asegura que no es así, por lo que plantas y suelo no podrán absorber a la vez más CO2, con consecuencias climáticas.

El exceso de nitrógeno en los cultivos de trigo explicaría la alta prevalencia de la celiaquía

Los campos de trigo cada vez se fertilizan con más cantidad de nitrógeno y esta práctica puede estar directamente vinculada con el incremento de la alta prevalencia de la celiaquía, una afección humana autoinmune. Según un nuevo estudio, que no descarta otros factores, el exceso de nitrógeno para fertilizar transfiere al grano y a la harina del trigo más gliadina, una proteína que interviene en la formación del gluten.