Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los chequeos médicos detectan patologías en un 90% de las personas evaluadas

Un 90% de las personas que se someten a una revisión preventiva, integral e individualizada de su estado de salud presentan algún tipo de patología, según se desprende de los resultados obtenidos de un trabajo de investigación realizado por la unidad de Chequeos de la Clínica Universitaria de Navarra (CUN). El estudio se ha practicado sobre una muestra aleatoria extraída de un conjunto de 22.000 pacientes.

Equipo de la unidad de Chequeos. Foto: Clínica Universitaria de Navarra

La enfermedad detectada de forma más frecuente es la dislipemia o alteración de los niveles de lípidos, presente en casi un 39% de los casos 25.000 chequeos analizados en los últimos 8 años. Destaca por su importancia el diagnóstico de tumores de diversa naturaleza, siempre en fases iniciales, que se aprecian en un 2,7% de los pacientes. Una lectura inversa de los datos generales apunta a que tan sólo en un 10% de los pacientes sometidos a un chequeo no se observa afección alguna.

Según define el director de la unidad de Chequeos de la Clínica, “un chequeo es un examen integral e individualizado del estado de salud que incluye aspectos físicos, psíquicos y sociales”. Para el facultativo, el principal beneficio que aportan estos exámenes médicos reside en que “permiten diagnosticar enfermedades en fases iniciales, cuando todavía no han manifestado síntomas, como es el caso de algunas patologías cardiovasculares, degenerativas o incluso tumorales”.

Por eso, en el abanico de personas a las que iría dirigido un chequeo se incluyen desde aquellas que no presentan síntomas hasta las que manifiestan determinadas molestias o enfermedades diagnosticadas con anterioridad.

Un examen general de salud es aquel que incluye una consulta médica, la realización de algunas exploraciones complementarias (análisis y radiografías) además de las pruebas indicadas específicamente para cada persona atendiendo a su edad, sexo, profesión, antecedentes familiares y, fundamentalmente, a los síntomas que pueda presentar.

Patologías más frecuentes

Según detalla el doctor Beloqui, la finalidad de un chequeo se basa en la detección precoz, la evaluación de los factores de riesgo, la prevención, el tratamiento y la obtención de unos niveles satisfactorios de calidad de vida.

Entre las enfermedades detectadas con mayor frecuencia aparecen las que constituyen importantes factores de riesgo cardiovascular como la dislipemia o alteración de los niveles de lípidos, presente en un 38,82% de los casos; la obesidad, observada en un 22,04% de los pacientes y la hipertensión arterial que se aprecia en un 19,97%. La diábetes es otra de las principales enfermedades localizadas en aquellas personas que acuden a hacerse un chequeo, ya que alcanza el 6,87% de los evaluados.

Evaluación de síntomas concretos

Otro objetivo fundamental de un chequeo consiste en evaluar los síntomas que refieren los propios pacientes cuando acuden al servicio. En estos casos, además de pruebas más genéricas, se les practican también otro tipo de exámenes específicos relacionados con los síntomas que refieren. Se trata de manifestaciones que pueden indicar la presencia de determinadas enfermedades.

Entre las patologías diagnosticadas con mayor frecuencia debido a los síntomas figuran la hernia de hiato, detectada en un 7,35% de los pacientes y la gastritis crónica, en un 9,42%. Patologías de mayor entidad como el abanico de enfermedades pulmonares obstructivas crónicas (EPOC) aparecen en un 4,79% de los casos analizados. Colelitiasis o cálculos biliares se apreciaron en un 4,47% de los pacientes y artrosis en un 15,02%.

Tumores en fases iniciales

Entre los diagnósticos más importantes obtenidos de un chequeo figura la detección de cáncer, hecho que ocurre en un 2,7% de los casos, según los resultados del estudio de la unidad de Chequeos de la Clínica. Se trata de tumores malignos que en el momento del examen médico no provocaban síntoma alguno. En este sentido, “otra de las ventajas de los chequeos es que todos los casos de cáncer detectados han sido diagnosticados de forma precoz, en fases iniciales, lo que permite abordar la enfermedad con elevadas posibilidades de supervivencia”, explica el doctor Beloqui. Además, todos los pacientes en los que se ha producido un diagnóstico de cáncer superaban los 40 años de edad.

Otras patologías halladas gracias a estos exámenes integrales de salud son ansiedad, en un 6,87% de los casos; hipertrofia de próstata, en un 7,5%; diverticulosis de colon, en el 10%, y ateromatosis arterial, en un 3,67%.

Por una medicina de la salud

El doctor Beloqui subraya la necesidad de que los chequeos se practiquen siempre en unidades especializadas respaldadas por la tecnología y equipos de especialistas médicos propios de un centro hospitalario que aglutine todas las especialidades. De este modo, en las mismas instalaciones médicas puede ofrecerse el diagnóstico más complejo y administrar el tratamiento más adecuado. “Para efectuar exámenes integrales y personalizados de salud es importante contar con una unidad especializada, integrada por profesionales con dedicación exclusiva a la atención de chequeos, insertada dentro de un centro hospitalario con el máximo potencial diagnóstico, terapéutico y en un entorno universitario”, características que el doctor Beloqui destaca de la unidad que dirige en la Clínica.

Al mismo tiempo, el facultativo aboga por potenciar “una medicina más centrada en la salud que en la enfermedad, que propicie acudir al médico para conservar la salud, no para tratar la enfermedad. Analizando el estado de salud de las personas, con sus factores de riesgo y su propensión genética, se les involucra para que cuiden y mantengan su organismo en óptimas condiciones, siempre bajo la tutela de un ‘entrenador personal de salud’ que aconseja las medidas más adecuadas para cada individuo y cada momento. Es la medicina de la salud, no de la enfermedad”.

Fuente: CUN
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Las personas mayores están infrarrepresentadas en los ensayos de fármacos contra la covid-19

Un estudio ha analizado la proporción de individuos de avanzada edad que participan en las pruebas de tratamientos y vacunas para el nuevo coronavirus. Además de las restricciones por edad y por presencia de patologías para proteger su salud, hay otras condiciones que limitan la participación de los ancianos, como el acceso a las tecnologías, y que pueden poner en riesgo las evaluaciones de efectividad y seguridad.

Esta investigadora ha logrado casi dos millones de euros para estudiar el lenguaje
Verónica Fuentes

Clara Martín, del centro de investigación vasco BCBL, acaba de conseguir 1,9 millones de euros de la Comisión Europea para llevar a cabo un estudio sobre ortografía y bilingüismo. Su trabajo tiene implicaciones en el tratamiento de trastornos del lenguaje, como la dislexia, y en el aprendizaje de lenguas.