Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los diamantes encontrados en un meteorito de Sudán pueden explicarse sin necesidad de planetas perdidos

Las incrustaciones en una ureilita descubierta en Sudán son un misterio. Hace dos años se postuló que su origen solo podía estar en un cuerpo padre desaparecido del sistema solar, más grande que Mercurio, sometido a altas presiones. Ahora científicos italianos concluyen que este preciado material se pudo formar en pequeños planetesimales. 

Imagen en falso color de los diamantes (rojo) y el grafito (azul) en una ureilita, un raro tipo de meteorito. / Ryan S. Jakubek

La presencia de diamantes en los raros meteoritos de ureilita (llamados así en honor al pueblo ruso Novy Urey donde cayó uno de ellos) no deja de generar debate entre los científicos.

La formación de los diamantes en las ureilitas se puede explicar por ‘eventos de choque’ en pequeños objetos planetesimales, sin requerir las altas presiones de cuerpos más grandes que Mercurio como se pensaba 

Una de las hipótesis sostiene que estos diamantes se formaron de manera similar a los de la Tierra: en las profundidades del manto, donde ingentes cantidades de roca superpuesta crea las altas presiones necesarias.

Si los diamantes de las ureilitas nacieron de esta manera, su cuerpo padre habría sido un gran protoplaneta, de un tamaño entre el de Mercurio y Marte, lo que respaldaría la existencia de este tipo de grandes cuerpos en el primitivo sistema solar.

Es lo que plantearon científicos suizos en 2018 tras analizar muestras del meteorito Almahata Sitta, una ureilita recuperada en varios fragmentos en el desierto de Nubia (Sudán). Su estudio indicaba que la composición y morfología de los elementos del diamante solo se podían explicar si se habían formado a presiones superiores a los 20 gigapascales, lo que implica la existencia de los grandes embriones planetarios desaparecidos.

Dos muestras de Almahata Sitta y una de NWA 7983

Pero ahora, otro equipo internacional de científicos, liderados por el profesor Fabrizio Nestola de la Universidad de Padua (Italia) y con algunos miembros de la NASA, ha analizado con técnicas de microscopía electrónica, microdifracción de rayos X y espectroscopia Raman otras dos muestras del meteorito Almahata Sitta y de otro llamado NWA 7983 –encontrado en Marruecos en 2013– y han llegado a una conclusión diferente.

Fragmentos del meteorito NWA 7983 encontrado en Marruecos. / John Tanner

“Nuestros resultados muestran que la formación de los micro y nanodiamantes encontrados juntos en las ureilitas se pueden explicar por ‘eventos de choque’ (producidos tras impactos puntuales) en un pequeño objeto planetesimal, y no requiere tiempos de crecimiento prolongados a altas presiones dentro de un cuerpo del tamaño entre Mercurio o Marte”, subrayan los autores, que publican su trabajo en la revista PNAS.

Los diamantes de tamaño micrométrico y nanométrico aparecen junto con hierro metálico y grafito (la forma más estable del carbono, seguida del diamante). Esta estructura mineral es consistente con la formación de diamantes por una rápida transformación del grafito durante a un evento de choque e impacto corto a presiones tan bajas como 15 GPa, en un proceso similar al que se emplea en la producción catalizada de diamantes por parte de la industria.

Según los autores, descubrir que la formación de diamantes en ureilitas no requiere de un cuerpo parental del tamaño de Marte tiene implicaciones significativas para los modelos de formación planetaria, además de aportar nuevos datos a los estudios sobre la historia de nuestro sistema solar.

Fragmento negro del meteorito Almahata Sitta encontrado en el desierto de Nubia en Sudán. / P. Jenniskens (SETI Institute/NASA Ames)

Referencia:

Fabrizio Nestola et al. "Impact shock origin of diamonds in ureilite meteorites". PNAS, 28 de septiembre de 2020.

Fuente:
PNAS
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Nuevo catálogo con decenas de nuevas ondas gravitacionales detectadas por Virgo y LIGO
SINC

Los detectores Virgo y LIGO de ondas gravitacionales registraron 39 eventos entre abril y octubre de 2019. Estas numerosas observaciones se corresponden con colisiones de agujeros negros o estrellas de neutrones y abren la puerta a nuevos estudios sobre poblaciones de objetos astrofísicos y de física fundamental.

Alt de la imagen
La desconocida historia de Philae en la ‘calavera’ de un cometa

Hace seis años el módulo Philae de la sonda Rosetta tuvo un accidentado aterrizaje en el cometa 67P. No logró anclarse bien en el lugar programado y tras un sobrevuelo acabó en el fondo de un barranco. Pero poco antes, tuvo un breve segundo aterrizaje en una zona que recuerda a un cráneo humano con sombrero, donde dejó su huella en un hielo con miles de millones años. Lo cuenta ahora la Agencia Espacial Europea.