Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los escarabajos que practican más sexo son más inseguros

Un estudio publicado en la revista Evolution ofrece evidencias de que el estatus social de los escarabajos enterradores macho está sujeto a la frecuencia con la que se aparean. Sus conclusiones afirman que cuanto más sexo practican más inseguros son.

Los machos que se aparean con más frecuencia son más inseguros acerca de su estatus social que los que se aparean menos, según una nueva investigación sobre el comportamiento de los escarabajos enterradores. / Jena Johnson.

Los escarabajos enterradores o necróforos macho compiten activamente entre sí para acceder a los cadáveres donde las hembras depositan su huevos. Cuando encuentran uno adecuado, emiten feromonas como señal para atraer a las posibles compañeras.

Sin embargo, la emisión de estas feromonas también puede atraer a otros machos, lo que los lleva a competir. El éxito en dicha pugna está en el tamaño: cuanto más grande sea un individuo, más probabilidades hay de que gane a su rival.

Un equipo de investigadores liderados por la Universidad de Exeter (Reino Unido) ha estudiado el comportamiento de estos escarabajos para ver de qué forma el sexo determina su estatus social.

"Nuestros resultados proporcionan información valiosa en cuanto a cómo evoluciona la plasticidad del comportamiento", señala Nick Royle

"Lo que es realmente fascinante es que la posición social ha evolucionado en respuesta a la selección en el comportamiento de apareamiento. Los machos que tienen más sexo son más inseguros sobre su estatus social. Nuestros resultados proporcionan información valiosa en cuanto a cómo evoluciona la plasticidad del comportamiento", asegura Nick Royle, del Centro de Ecología y Conservación de la Universidad de Exeter.

Una pareja de macho y hembra dominantes, conocidos como ‘poseedores de recursos’, por lo general se establecen en un cadáver y lo utilizan para criar a su prole.

Sin embargo, las hembras y los machos que no son titulares de estos recursos pueden adoptar tácticas reproductivas alternativas para aumentar su probabilidad de éxito.

Por ejemplo, estas hembras pueden poner los huevos cerca del cadáver, y los machos adoptar una táctica ‘satélite’ y copular a escondidas con las hembras. Además, aquellas hembras que se aparean con múltiples machos crean incertidumbre sobre la paternidad, según apuntan los científicos.

Los investigadores seleccionaron artificialmente a escarabajos con altas y bajas tasas de apareamiento. En su experimento hallaron que los escarabajos con un ritmo elevado de apareamiento eran más inseguros en comparación a otros machos más grandes o pequeños seleccionados para tener una tasa de apareamiento baja.

Referencia bibliográfica:

Mauricio Carter, Megan Head, Allen Moore y Nick Royle. “Behavioral plasticity and GxE of reproductive tactics in Nicrophorus vespilloides burying beetles” Evolution, marzo de 2015.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La piel de un sapo australiano esconde un arma mortal contra las bacterias

Un equipo internacional de científicos, con participación española, ha descubierto excepcionales propiedades moleculares en un péptido antimicrobiano obtenido de la piel de un sapo australiano, protagonista del #Cienciaalobestia. El hallazgo podría inspirar el desarrollo de nuevos fármacos sintéticos para combatir infecciones bacterianas.

Las praderas marinas de posidonia pueden capturar y extraer plásticos vertidos al océano

Un estudio liderado por expertos de la Universidad de Barcelona revela que las praderas de posidonia pueden capturar y extraer plásticos del medio marino. Este mecanismo natural podría llegar a atrapar cada año cerca de 867 millones de estos compuestos en áreas costeras.