Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Según un estudio del Observatorio de la Movilidad Metropolitana

Los españoles usan el transporte público más que la media europea

El 30% de los españoles usa el transporte público. Esta cifra sitúa a la población española entre las personas que más usan el transporte público en Europa, donde la media es del 21%. A pesar del aumento del 10 al 20% de las tarifas españolas entre 2003 a 2006, el pocentaje de uso supera a alemanes (15%), italianos (18%), franceses (16%) e ingleses (17%). Estos son algunos de los datos del Informe 2008 que el Observatorio de la Movilidad Metropolitana (OMM) ha presentado hoy en Valencia, a partir del Libro Verde sobre transporte urbano de la Comisión Europea.

Imagen: SINC.

A pesar de encontrarse entre los países con renta más alta, España presenta unos porcentajes elevados de uso del transporte público (30%), superiores a la media europea (21%), pero similares a los de países europeos con menores índices de motorización como Rumania o Bulgaria. En el informe que el Observatorio de la Movilidad Metropolitana (OMM) ha presentado hoy en Valencia se recogen datos de los indicadores de movilidad correspondientes al año 2006 y a las áreas de A Coruña, Alicante, Asturias, Barcelona, Bizkaia, Bahía de Cádiz, Gran Canaria, Granada, Madrid, Málaga, Pamplona, Sevilla, Camp de Tarragona, Valencia, Vigo y Zaragoza.

Las 18 áreas congregan al 52,6% de la población española (23,5 millones de personas) y presentan una imagen aproximada de la situación de la movilidad en España. Así, entre 2002 y 2005, los viajes en transporte público han crecido un 8,9% en España: los trayectos en tren han aumentado el 15,45%, y los desplazamientos en autobús un 2,25%.

La frecuencia en los servicios de transporte público (hasta 10 minutos de espera en áreas grandes y 50 minutos en áreas más pequeñas) y su accesibilidad desde el domicilio (el 100% de los ususarios que lo utilizan están a menos de 300 metros de la parada) son algunas de las razones por las que los españoles utilizan más el transporte público.

Se usa más el tren que el autobús

En 2006, en 13 áreas metropolitanas se realizaron 3.323 millones de viajes en transporte público, de los que 1.652 millones en autobús y 1.671 en modos ferroviarios, aunque la red ferroviaria sea más corta. Según el Informe 2008, además, los viajes en tren son más largos (14,51 km) que los realizados en autobús (5,92 km).

Así, cada viajero hace 118 viajes al año en transporte público (en el caso de Madrid, 270 viajes/habitante y el de Málaga 67 viajes/habitante). Esta diferencia en el uso del tren y del autobús también se percibe en el número de kilómetros que cada viajero realiza en transporte público. Así, entre 2003 y 2006, el número de kilómetros ha crecido un 18,25% en cinco áreas metropolitanas, en concreto un 25,3% en tren y un 4,5% en autobús.

Por otra parte, los viajes realizados en autobús urbano y en metro y tranvía son muy similares: 1.148 millones de viajes en autobús urbano, frente a 1.179 millones en metro y tranvía.

Las áreas metropolitanas mayores son las que poseen más kilómetros de carriles bus, ya que tienen mayores necesidades de segregación del tráfico: 101 km en Barcelona, 93 km en Madrid y 72 km en Valencia, donde supone el 20% del total de la red de autobuses.

En cuanto a los carriles bici, las áreas con mayor longitud son Barcelona, Madrid y Sevilla, con 280, 247 y 150 km, respectivamente, aunque los viajes en bicicleta en España son menores al 5%, casi nulos si se comparan con los de Alemania, que se situan en el 16%.

El coche sigue siendo la principal alternativa

El vehículo privado es el modo dominante en la mayoría de las áreas para desplazamientos por cualquier motivo (32-53%). La marcha a pie es el segundo en importancia (30-45%), especialmente en ciudades pequeñas y medianas.

Para desplazamientos por motivo de trabajo, se utiliza aún más el coche, sobre todo en áreas pequeñas y medianas (mayor del 60%). En áreas como Madrid y Barcelona, el uso del coche no supera del 45%, por lo que el transporte público es más utilizado que en resto de las áreas (40% en Madrid y 24% en Barcelona). Los viajes a pie tienen unos rangos muy aceptables (15- 25%).

En cambio, para desplazamientos por motivos distintos del trabajo (ocio, compras, visitas) es la marcha a pie la que tiene mayor peso (40-50%), y en las grandes áreas también tienen mucha importancia los viajes en transporte público (25-30%).

A esto se añade el que Madrid sea la ciudad que registra el mayor índice de motorización, con 500 turismos por 1.000 habitantes. En el último lugar se encuentra Zaragoza con 359 turismos por 1.000 habitantes. En cuanto al número de motos y ciclomotores, Cádiz y Granada son las ciudades que más han aumentado el número: 139 y 160 motos respectivamente.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Drones para transportar material sanitario en tiempos de pandemia

Investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia han puesto en marcha un proyecto para aprovechar el potencial de los drones en la lucha contra la covid-19. Este semana han realizado vuelos de prueba para transportar kits de intervención y muestras a centros hospitalarios.

Nuevo motor ‘verde’ para camiones de mercancías

Investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia han ideado un motor para camiones que aúna la tecnología híbrida con la dual diésel-gasolina. De esta forma se reducen un 92 % las emisiones de óxidos de nitrógeno, un 88 % las de hollín y un 15 % las de CO2, respecto al motor diésel, adelantándose así a la exigente normativa anticontaminación europea para 2025.