Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los fósiles de ‘Homo georgicus’ desvelan su dieta y enfermedades

Laura Martín-Francés del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana lidera un trabajo, portada de la revista Comptes Rendus Palevol, sobre el resto mandibular del cráneo 5 hallado en el yacimiento georgiano de Dmanisi.

Mandíbula y de los restos dentales de este individuo de un 1,8 millones de años, conocido como D2600. / CENIEH.

Un equipo del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), liderado por la investigadora del Grupo de Antropología Dental, Laura Martín-Francés, es portada de la revista Comptes Rendus Palevol con un artículo sobre restos fósiles mandibulares del cráneo 5, hallados en el yacimiento georgiano de Dmanisi, que desvela la dieta y enfermedades de Homo georgicus.

El análisis paleopatológico de la mandíbula y de los restos dentales ha revelado signos de infección y dientes muy desgastados.

El análisis paleopatológico de la mandíbula y de los restos dentales de este individuo de un 1,8 millones de años, conocido como D2600, ha revelado signos de infección y dientes muy desgastados. Como explica Laura Martín Francés presentan un severo e inusual patrón de desgaste, “lo que nos llevó a realizar un estudio comparativo con otras especies del registro fósil, ya que observamos que éste era diferente al de australopitecinos, H. heildebergensis y neandertales”.

La hipótesis presentada sugiere que este patrón de desgate estaría relacionado con una ingesta de alimentos fibrosos y abrasivos, como frutas y plantas y, por tanto, la dieta sería más parecida a la de chimpancés y gorilas.

“Este tipo de hábito alimenticio requiere procesos pre- y para-masticatorios que serían los causantes de la morfología del desgate de la dentición anterior y posterior”, señala. Laura Martín-Francés.

Artropatía temporomandibular

En este estudio también se propone que la severidad del desgaste, producido por la dieta, habría sido el causante del resto de patologías observadas.

"Es decir, un desgaste tan acusado deja, por una parte, la cavidad pulpar expuesta a agentes infecciosos que habría derivado en los abscesos. Y, por otra parte, el mismo desgaste, la ruptura del esmalte, y las migraciones dentales afectan a la estabilidad de los movimientos masticatorios que llegaron a causar la degeneración de la articulación mandibular o artropatía temporomandibular”, explica Laura Martín-Francés.

De este artículo también se ha hecho eco la revista Nature y es fruto de un Convenio de Cooperación entre España y la República de Georgia, auspiciado por la Fundación Duques de Soria.

Referencia bibliográfica:

Laura Martín-Francés, María Martinón-Torres, Elena Lacasa-Marquina, Pilar Fernández-Colón, Ana Gracia-Téllez, José María Bermúdez de Castro. “Palaeopathology of the Pleistocene specimen D2600 from Dmanisi (Republic of Georgia)” Comptes Rendus Palevol 18 de enero de 2014.

Fuente: Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La tranquila vida del elefante enano de Sicilia, secreto de su longevidad

Un estudio con participación española ha concluido que este animal prehistórico, al vivir en un ecosistema insular, poseía unas características muy distintas a las de sus parientes continentales: crecía a un ritmo muy lento, alcanzaba la madurez sexual alrededor de los 15 años y tenía una esperanza de vida larga, de al menos 68 años.

Un misterioso homínido bípedo dejó sus huellas hace más de 3 millones de años en Tanzania

Estas pisadas fosilizadas halladas en el yacimiento a de Laetoli en Tanzania en la década de 1970 no son de osos, sino de humanos primitivos. Así lo confirma un nuevo estudio que presenta pruebas concluyentes de que múltiples especies de homínidos coexistieron en esa región y que el desconocido dueño de las huellas caminaba erguido.