Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los grandes carnívoros eran escasos y diversos en Europa hace más de un millón de años

Científicos españoles han estimado por primera vez la capacidad de carga de los carnívoros en los ecosistemas del Pleistoceno europeo, y cómo las peculiares condiciones ecológicas de estas comunidades de seres vivos pudieron suponer ventajas significativas para los primeros habitantes del continente. El estudio está liderado por dos investigadores del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana de Burgos.

Jaguar (Panthera gombaszoegensis) acechando a unos caballos en lo que podría ser algún lugar del sur de Europa hace un millón de años / Jesús Rodríguez

Los científicos Jesús Rodríguez y Ana Mateos, del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), acaban de publicar un artículo en la revista Journal of Human Evolution en el que se demuestra que la fauna de grandes carnívoros en Europa durante el Pleistoceno inferior y medio era extremadamente diversa, pero las densidades de población de estas especies tenían que ser muy bajas, especialmente en comparación con las densidades de población de sus análogos actuales en África.

En este artículo, se analiza la biodiversidad de carnívoros y se compara con la productividad de los ecosistemas de la Europa, hace entre 500.000 y 1.600.000 años, y se estima por primera vez la capacidad de carga de carnívoros de los ecosistemas del Pleistoceno.

Para poder hacer este trabajo, los autores han tenido que crear sus propios mapas paleoclimáticos, y en función de los mismos estimar la cantidad de herbívoros (biomasa) que podían sostener los ecosistemas del sur de Europa en el Pleistoceno, es decir, su capacidad de carga, y a partir de ahí, determinar la densidad de carnívoros que se podría mantener de manera estable.

“Hemos aplicado reglas básicas del funcionamiento de los ecosistemas para descubrir cómo podría ser ese mundo de hace cientos de miles o millones de años. La producción vegetal, condicionada por el clima, limita la cantidad de herbívoros que puede haber en un ecosistema, y a su vez el número de carnívoros que puede sustentar un ecosistema depende de la cantidad de herbívoros”, explica Jesús Rodríguez.

El trabajo es una novedosa aproximación a los ecosistemas del Pleistoceno, pero sus implicaciones van más allá

Ventajas para los homínidos

El trabajo es una novedosa aproximación a los ecosistemas del Pleistoceno, pero sus implicaciones van más allá, y una de sus consecuencias más interesantes es que los primeros homínidos que llegaron a Europa, hace alrededor de un millón y medio de años, se encontraron con una situación muy diferente a la que podían haber tenido sus antepasados en África.

Y es que en Europa había una variedad y densidad de potenciales presas mucho menor, pero también una fauna de carnívoros, sus potenciales competidores y depredadores, tan diversa o más que la africana. “Sin embargo, esos predadores no eran tan abundantes como en las sabanas de las que provenían, por lo que las probabilidades de tener un mal encuentro con ellos eran mucho menores.”, señala Ana Mateos.

Esas peculiares condiciones ecológicas de los ecosistemas europeos pudieron suponer ventajas significativas para los primeros habitantes del continente, ya que el nicho humano no se solaparía completamente con otras especies. “De hecho, Homo no es, estrictamente, ni un carroñero ni un cazador exclusivo. Por tanto, consideramos que el oportunismo podría haber sido la estrategia con más éxito para la supervivencia", concluye Mateos.

Referencia bibliográfica:

Rodríguez, J., Mateos, A., 2018. “Carrying capacity, carnivoran richness and hominin survival in Europe”. Journal of Human Evolution 118, 72-88.

Fuente: Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Estas ranas de cristal bailan para atraer la atención de las hembras en un hábitat ruidoso

La mayoría de las ranas croan de una forma característica para atraer la atención de posibles parejas. Pero algunas especies, sobre todo las que habitan cerca de corrientes de agua fuertes, donde el ruido puede ensombrecer esas canciones de amor cruciales, realizan además señales visuales como el aleteo de una extremidad o un movimiento de cabeza. Este baile se ha documentado por primera vez cerca de arroyos en las selvas tropicales de la India, Borneo, Brasil y, ahora, en Ecuador.

Descubiertas tres nuevas especies de gorgojos ciegos en Canarias

Baezia aranfaybo, localizado en el El Hierro, y Baezia madai y Baezia tizziri, en La Palma, son los tres nuevos gorgojos hallados en las Islas Canarias. Son ciegos, con cuerpos alargados y planos y ligeramente despigmentados.