Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los homínidos fueron alimento para carnívoros hace 500.000 años

Los grandes carnívoros del Pleistoceno tenían entre su dieta a los homínidos. Un estudio liderado por el Museo Nacional de Historia Natural de Francia ha analizado las marcas de dientes de un fémur encontrado en una cueva de Casablanca (Marruecos) y ha hallado la primera evidencia de que eran cazadores y presa a la vez.

Marcas de dientes de 500.000 años de edad en los huesos del fémur de homínidos encontrados en una cueva de Marruecos / C. Daujeard PLOS ONE e0152284

Marcas en los dientes de hace 500.000 años en los huesos del fémur de homínidos encontrados en una cueva de Marruecos indican que fueron alimento de los grandes carnívoros, probablemente de hienas, según un estudio publicado en la revista PLoS ONE por un equipo de científicos liderado por Camille Daujeard, del Museo Nacional de Historia Natural en Francia.

Esto implica que durante el Pleistoceno medio, los primeros humanos probablemente competían por el espacio y los recursos con los grandes carnívoros. Hasta la fecha se había encontrado poca evidencia de una interacción directa entre ambos en este periodo.

Es la primera evidencia de que los humanos eran un recurso más para los carnívoros que vivían durante el Pleistoceno medio

"A pesar de los encuentros y enfrentamientos entre los humanos arcaicos y los grandes depredadores de este período de tiempo en el norte de África debieron ser comunes, el descubrimiento es uno de los pocos ejemplos que corrobora que los carnívoros consumían humanos", explica Daujeard.

Los autores del trabajo examinaron el fémur del esqueleto de un homínido de 500.000 años de edad que hallaron en una cueva de Marruecos cerca de Casablanca. En ese fósil se encontró evidencia de consumo por parte de los grandes carnívoros de homínidos coetáneos.

El examen del fragmento reveló varias fracturas y marcas de dientes indicativos, que incluyen los de los dientes de carnívoros. Estas señales se localizaron en los dos extremos del fémur, las partes más blandas del hueso estaban completamente aplastadas. Las marcas estaban cubiertas de sedimentos, lo que sugiere que eran muy antiguas.

Aunque la aparición de las marcas indica que muy probablemente se las hicieron las hienas poco después de morir, no es posible concluir si fueron resultado de la depredación sobre el homínido o si fueron escarbados poco después de la muerte.

No obstante, esta es la primera evidencia de que los humanos eran un recurso más para los carnívoros que vivían durante el Pleistoceno medio en esta parte de Marruecos, y contrasta con las evidencias de yacimientos cercanos en las que los propios humanos cazaron y comieron a otros carnívoros.

Referencia bibliográfica:

Camille Daujeard et al. "Pleistocene Hominins as a Resource for Carnivores: A c. 500,000-Year-Old Human Femur Bearing Tooth-Marks in North Africa (Thomas Quarry I, Morocco)" PLOS ONE | DOI:10.1371/journal.pone.0152284

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Las abejas también desaparecen de los registros

Un equipo de biólogos argentinos detectó que el 25 % de las 20 mil especies de abejas conocidas no aparecen en los registros públicos desde la década de 1990. Este análisis respalda la hipótesis de que el declive global de estos polinizadores es un fenómeno de índole mundial.

Las presas envejecidas se convierten en una amenaza creciente

A lo largo del siglo XX se construyeron unas 58.700 grandes presas en todo el mundo, de las cuales 1.064 en nuestro país, con una vida útil de 50 a 100 años. Muchas de ellas superan ya su vigencia y podrían empezar a mostrar signos de deterioro, lo que requeriría reparaciones o desmantelamientos, según un informe de un instituto de Naciones Unidas.