Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ciencias de la Vida

Los humanos del Neolítico emigraron al sur de Europa desde regiones mediterráneas

Un estudio francés, publicado en la revista PNAS, descubre que el ser humano partió de las costas del Mediterráneo para extenderse por el sur de Europa durante el Neolítico (del año 7000 a. C. al 3000 a. C.). El análisis de ADN de 53 individuos hallados en una cueva gala revela que la mayoría eran hombres, que las parejas y sus hijos convivían con los padres de él y que el grupo no digería bien la leche.

Mapa de los linajes mitocondriales de la cueva Treilles. Imagen: PNAS

“El análisis del ADN de individuos hallados en una necrópolis del Neolítico de Treilles (sureste de Francia) señala que esta comunidad estaba más vinculada a las poblaciones mediterráneas que a las del centro de Europa, lo que confirma la heterogeneidad de las expansiones de este período por el continente europeo”, explica a SINC Marie Lacan, autora del estudio e investigadora del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS, por sus siglas en francés) de Francia.

Los investigadores realizaron un estudio genético de 53 muestras de ADN de humanos enterrados hace 3000 a. C. en la cueva de Treilles y trazaron los linajes maternos y paternos de 29 de ellos. “El examen nos ha permitido establecer una fuerte relación familiar entre ellos y conocer los orígenes biogeográficos de sus linajes”, señala Lacan.

Los resultados del estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) demuestran que la mayoría de los miembros del grupo eran hombres y que vivían en comunidades patrilocales, un patrón social en el que una pareja debe permanecer cerca de los padres de él, junto a los que crían a sus hijos.

Carencia genética

La investigación revela también que los individuos no poseían un alelo (variante de un gen) asociado con la persistencia de la lactasa. “Este alelo está asociado con la lactasa –una enzima que se localiza en el intestino delgado y ayuda a convertir la lactosa (azúcar de la leche) en glucosa y galactosa- y, por ello, es probable que no pudieran digerir la leche fresca”, indica Lacan.

Estudios previos habían sugerido que este alelo surgió en las comunidades agrícolas del centro de Europa para después aparecer en Francia, pero ahora se confirma que “las muestras de Treilles no mantenían ninguna relación con estas poblaciones”, destaca la investigadora.

“Los datos arqueológicos revelan que la expansión humana por el centro europeo en el Neolítico se hizo por las llanuras del Danubio y por el Mediterráneo, desde la Península de los Balcanes hasta las costas de Portugal”, apunta la experta.

“Los individuos estudiados están relacionados con esta última ruta, pero solo aportan información de una parte de la variedad de linajes del sur de Europa”, concluye.

----------------------------------------

Referencia bibliográfica:

Marie Lacan; Christine Keysera; François-Xavier Ricauta; Nicolas Brucatoa; Francis Duranthona; Jean Guilainec; Eric Crubézya; Bertrand Ludes. “Ancient DNA reveals male diffusion through the Neolithic Mediterranean route”. PNAS, mayo de 2011. DOI: 10.1073/pnas.1100723108

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los humanos sobrevivieron a una de las mayores erupciones volcánicas de su historia

Según la teoría de la catástrofe de Toba, hace unos 74.000 años, un supervolcán en ese lago de la isla de Sumatra entró en erupción provocando un invierno volcánico que duró años y puso en jaque a la población humana. Un nuevo estudio refuta esta hipótesis: el impacto ambiental no fue tan catastrófico.

Alt de la imagen
Recuperan el ADN de los pobladores más antiguos de las islas Baleares

El poblamiento de las Baleares pudo deberse a la llegada de pueblos esteparios a la península ibérica hace 4.000 años, según un nuevo estudio, con participación española. El análisis de 61 nuevos genomas de poblaciones que habitaron varias islas del Mediterráneo occidental apunta a que hubo contactos entre estas y pobladores de la costa de África del Norte y el continente europeo.