Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los humanos modernos reemplazaron a los neandertales en el sur de España hace 44.000 años

Un estudio internacional, con participación de las universidades de Granada, Sevilla y Córdoba, demuestra que el reemplazo de neandertales por parte de los humanos modernos en Iberia meridional se produjo 5.000 años antes de lo que se pensaba. Este trabajo revitaliza la idea del Estrecho de Gibraltar como ruta potencial de dispersión de los humanos modernos que salieron de África.

Hallar un Auriñaciense tan temprano en una cueva tan próxima al mar refuerza la idea de que la costa Mediterránea constituyó una ruta para los humanos modernos que penetraron en Europa / UGR

Un estudio realizado en Cueva Bajondillo (Torremolinos, Málaga) por un equipo internacional integrado por investigadores de España, Japón y Reino Unido revela que los humanos modernos reemplazaron a los neandertales hace unos 44.000 años.

Este trabajo, que hoy publica la revista Nature Ecology and Evolution y en el que participan científicos de las universidades de Granada (UGR), Sevilla y Córdoba, demuestra que el reemplazo de neandertales por parte de los humanos modernos en Iberia meridional es un fenómeno temprano, no tardío, en el contexto de Europa occidental. Es decir, se produjo 5.000 años antes de lo que se pensaba hasta la fecha.

El reemplazo se produjo 5.000 años antes de lo que se pensaba hasta la fecha

Europa occidental es una zona clave para fechar el reemplazo de los neandertales por parte de los humanos modernos. Los primeros se asocian a industrias musterienses (nominadas a partir del yacimiento neandertal de Le Moustier en Francia), y los segundos con las auriñacienses (nominadas a partir del también francés yacimiento de Aurignac) que las sucedieron.

Hasta la fecha, las dataciones radiocarbónicas disponibles en Europa occidental fechaban la conclusión de este reemplazo en torno a los 39.000 años, si bien en el sur de la Península Ibérica la pervivencia de las industrias musterienses (y, por ende, de los neandertales) se prolongaría hasta los 32.000 años, y no existen en la zona evidencias del Auriñaciense temprano que se documenta en Europa.

Las nuevas dataciones de Cueva Bajondillo (Torremolinos, Málaga) acotan el reemplazo de las industrias musterienses por las auriñacienses en un rango comprendido entre los 45 y los 43.000 años, lo que plantea interrogantes sobre la tardía pervivencia del neandertal en el sur de Iberia.

¿Reemplazo temprano en todo el sur de España?

Serán necesarias nuevas investigaciones para determinar si estas nuevas fechas evidencian efectivamente un más temprano reemplazo de los neandertales en todo el sur peninsular, o si existieron escenarios más complejos de coexistencia “en mosaico” entre ambos grupos durante milenios.

Sea como fuere, los datos dados a conocer en el artículo de Nature Ecology and Evolution demuestran que la implantación de los humanos modernos en Cueva Bajondillo se encuentra desligada de fenómenos de frío extremo (los llamados eventos Heinrich), al ser anterior al más próximo de estos eventos, el evento Heinrich 4 (39.500 años).

Francisco J. Jimenez-Espejo, investigador del Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra (CSIC-UGR) y uno de los coautores del artículo, señala que los eventos Heinrich "representan las más intensas y variables condiciones climáticas en Europa occidental a escala de milenio si bien, en esta región costera del Mediterráneo, no parecen haber estar implicados en la transición del Mousteriense al Auriñaciense”.

La localización de Bajondillo apunta a los corredores costeros como ruta preferente en la dispersión de los primeros humanos modernos

La localización de Bajondillo apunta a los corredores costeros como ruta preferente en la dispersión de los primeros humanos modernos. En tal sentido, los investigadores afirman que encontrar un Auriñaciense tan temprano en una cueva tan próxima al mar refuerza la idea de que la costa Mediterránea constituyó una ruta para los humanos modernos que penetraron en Europa, reforzando las fechas aquellas evidencias que apuntan a quehace más de 40.000 años Homo sapiens se había dispersado rápidamente por gran parte de Eurasia.

Abundando en esta relevancia de las zonas costeras, los autores del trabajo sugieren, por último, que las evidencias de Cueva Bajondillo revitalizan la idea del Estrecho de Gibraltar como ruta potencial de dispersión de los humanos modernos que salieron de África.

El investigador de la UGR Antonio García-Alix Daroca, del departamento de Estratigrafía y Paleontología de la UGR, ha sido el encargado de realizar los análisis bayesianos y de carbono 14 de las dataciones.

Referencia bibliográfica:

Miguel Cortés-Sánchez, Francisco J. Jiménez-Espejo, María D. Simón-Vallejo, Chris Stringer, María Carmen Lozano Francisco, Antonio García-Alix4, José L. Vera Peláez, Carlos Odriozola Lloret, José A. Riquelme-Cantal7, Rubén Parrilla Giráldez, Adolfo Maestro González, Naohiko Ohkouchi, Arturo Morales-Muñiz. "An early Aurignacian arrival in southwestern Europe". Nature Ecology and Evolution (2019) DOI: 10.1038/s41559-018-0753-6

Fuente: Universidad de Granada
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los pulgares de los neandertales se adaptaron para sujetar herramientas con mango

Un equipo liderado por la Universidad de Kent en Reino Unido, que ha analizado restos neandertales custodiados por varios museos, asegura que eran capaces de utilizar agarres de potencia. Esto implica que adaptaron sus pulgares para sostener herramientas de la misma manera que cogemos un martillo, entre los dedos y la palma de la mano, con la fuerza de dirección del pulgar.

Las heces de oveja reflejan la contaminación por microplásticos de los suelos agrícolas

Un equipo de científicos del proyecto Diverfarming ha encontrado microplásticos en el 92 % de las heces de ovejas analizadas en un nuevo estudio. El ganado había sido alimentado en zonas de agricultura intensiva de la Región de Murcia.