Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los humanos visitaron las pinturas paleolíticas de la cueva Ojo Guareña durante doce mil años

Desde hace 13.000 años hasta hace mil, varios grupos de humanos del Paleolítico a la Edad Media visitaron de forma reiterada y frecuente el arte rupestre de la Sala de las Pinturas de la cavidad de Ojo Guareña en Burgos, la cueva más grande de España. Así lo confirma un estudio que ha analizado y datado los pequeños fragmentos de carbón vegetal para hacer hogueras y pinturas en su interior. 

Vista general del panel principal de la Sala de las Pinturas con antropomorfo esquemático, serpentiformes y triángulos. / M.A. Martín-Merino

En la Sala de las Pinturas de la Cueva Ojo Guareña en Burgos existen espacios decorados con diferentes pinturas rupestres de animales, figuras humanas esquemáticas y signos. Se trata de un lugar relativamente escondido dentro de una de las cavidades más grandes del mundo, ya que cuenta con más de 110 kilómetros.

Para acceder a ella hay que adentrarse por una de sus múltiples entradas y caminar unos 300 metros de profundidad hasta ver en un lateral un pequeño agujero, de alrededor de metro y medio, que da acceso a la Sala Cartón, el preámbulo de la Sala de las Pinturas.

“Es una galería que está escondida, por lo que ha tenido que haber, por así decirlo, algún tipo de tradición cultural de carácter oral durante miles de años”, dice Marcos García Díez

Este es el camino que siguieron varios grupos humanos que visitaron este espacio de arte rupestre desde hace 13.000 años hasta hace 1.000. Esto se produjo en el transcurso de al menos cinco fases que se corresponden con diferentes momentos, desde los últimos cazadores recolectores del Paleolítico hasta la Alta Edad Media, pasando por el Neolítico, Calcolítico y Bronce, tres periodos vinculados al desarrollo de las primeras sociedades productoras (ganadería y agricultura) y metalúrgicas.

Los científicos lo acaban de documentar gracias a la aplicación de Espectrometría de Masas con Aceleradores (AMS) en las paredes de la cavidad que ha permitido datar los dibujos en la etapa final de los últimos grupos cazadores recolectores europeos.

“Es una galería que está escondida, por lo que ha tenido que haber, por así decirlo, algún tipo de tradición cultural de carácter oral que ha hecho que durante miles de años se haya transmitido a diferentes grupos humanos que este espacio hay algo”, dice a Sinc Marcos García Díez, coautor del estudio e investigador del departamento de Prehistoria, Historia Antigua y Arqueología en la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

Los científicos saben que diferentes grupos humanos estuvieron viendo durante mucho tiempo estas pinturas, porque hay fuegos de una intensidad bastante destacable. “No era simplemente que pasaron por allí, sino que hicieron fuego debajo de las pinturas. Eso sí, desconocemos el significado que le otorgaron o si lo modificaron”, añade el investigador.

El estudio, publicado en la revista Archaeological and Anthropological Sciences, indica que la visita reiterada de los grupos humanos implicó la exploración espeleológica del espacio subterráneo, incluso siendo necesario recurrir a técnicas de escalada. Además, conllevó la reutilización de símbolos por parte de grupos humanos con una tradición económica y simbólica posterior y diferente.

Los científicos saben que diferentes grupos humanos estuvieron viendo durante mucho tiempo estas pinturas, porque hay fuegos de una intensidad bastante destacable

“Lo que destaca el artículo es que grupos humanos de culturas y tradiciones distintas están aprovechando una simbología previa. Ese reaprovechamiento de grupos posteriores no paleolíticos implica también un respeto hacia las pinturas”, añade García Díez.

La Edad Media paraliza las visitas

Otro hecho que se constata en el trabajo es que durante el cristianismo estas visitas desaparecieron. “Cuando llega la Edad Media dentro no se encuentra ninguna evidencia de actividad, aun sabiendo que hay cientos de sitios con evidencia en la zona vinculados al cristianismo. Se rompe una tradición de uso de la imaginería previa”, subraya el científico.

De hecho, una de las entradas que se sitúa relativamente cerca de la Sala de las Pinturas, tiene evidencias de cristianización desde el siglo VIII o IX. Es en la que se encuentra la denominada ermita de San Tirso y San Bernabé, que todavía se utiliza en la actualidad.

Durante el cristianismo las visitas a la Sala de las Pinturas desaparecieron

Los investigadores comprobaron también que los últimos grupos llegaron incluso a cristianizar el lugar, marcando los símbolos ahora considerados paganos. En la entrada de la Sala de las Pinturas se reconoce una zona estrecha donde alguien pintó una cruz que está datada como época histórica.

Antropomorfo esquemático datado hace 13.000 años. / M.A. Martín-Merino

Antropomorfo esquemático datado hace 13.000 años. / M.A. Martín-Merino

“Esto indica que en la Edad Media había un conocimiento –pero no una conciencia– de la existencia del arte paleolítico. Alguien de aquella época lo vio porque está marcada la entrada con esa cruz”, continúa García Díez.

Posibles usos simbólicos de los grupos humanos

La datación se ha llevado a cabo sobre los pequeños fragmentos de carbón vegetal vinculados a la iluminación por el interior de la cavidad, bien a modo de teas (astillas para prender fuego) o a modo de puntos iluminación en el suelo, y a la realización de dibujos animales y de signos en las paredes. Con estos últimos se usó el carbón a modo de “lapicero” para dibujar.

“La frecuentación y uso con fines simbólicos de las cuevas se documenta a lo largo de toda la historia, lo que implica la existencia de una conducta humana mantenida en el tiempo que considera las cavidades como lugares simbólicos posiblemente vinculados a acciones espirituales o ideológicas”, concluye el investigador.

Además de la UCM, en la investigación también han participado el Grupo Espeleológico Edelweiss, la Fundación Atapuerca y el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana, con el apoyo de la Junta de Castilla y León.

Referencia:

Ortega-Martínez, A.I., Martín-Merino, M.Á. & García-Diez, M. “Palaeolithic creation and later visits of symbolic spaces: radiocarbon AMS dating and cave art in the Sala de las Pinturas in Ojo Guareña (Burgos, Spain)”. Archaeol Anthropol

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Constatan la precisión en la construcción de las tumbas de las necrópolis de Qubbet el-Hawa de Asuán en Egipto

Miembros del grupo de Investigación Sistemas Fotogramétricos y Topométricos de la Universidad de Jaén han obtenido los modelos 3D de tres de las estructuras funerarias más espectaculares de esta necrópolis.

Alt de la imagen
Un conjunto arqueológico en Linares (Jaén)
Los colores de Roma resisten en los murales de la antigua ciudad de Cástulo

Investigadores de la Universidad de Jaén han analizado las pinturas que decoraban un edificio dedicado al emperador en la que fuera una de las principales ciudades romanas de la península ibérica. Los resultados revelan que su riqueza cromática y buen estado de conservación las convierte en un ejemplo paradigmático de la pintura mural romana en toda la cuenca mediterránea.