Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los lagartos eligen las rocas más grandes para defecar

Aunque algunas especies tienden a la intimidad para evacuar, como en el caso de los seres humanos, otros animales optan por ser menos reservados. Es el caso de los lagartos Podarcis melisellensis, protagonistas de #Cienciaalobestia, que prefieren las rocas más grandes para dejar sus heces. Esto les proporciona varias ventajas.

Un ejemplar de Podarcis melisselensis. / Benny Trapp

En el mundo animal, los excrementos son mucho más que simple deposiciones: son usadas para comunicarse unos con otros. Para aumentar la eficacia de la señal, ciertos animales seleccionan lugares específicos, como la parte alta de las rocas, para defecar y así maximizar la capacidad de detección por parte de los demás.

En el caso de las lagartijas Podarcis melisellensis, que viven en bosques y zonas rocosas del este de Europa. Las rocas suelen ser los sitios elegidos para depositar las heces, pero no solo facilitan su localización, también ofrece a estos reptiles mejores oportunidades de termorregulación, de alimentación o para escapar de los depredadores.

En total, el 80 % de las lagartijas del estudio prefirió la piedra más grande

En un nuevo estudio, publicado en la revista Behavioural Processes, un grupo de científicos, liderado por la Universidad de Amberes en Bélgica, ha realizado un experimento con estos pequeños reptiles para evaluar su preferencia por los lugares de defecación, y si esta varía entre sexos y poblaciones.

Sobre la piedra más grande

Los investigadores colocaron lagartos en una jaula con tres rocas idénticas en todos los aspectos, salvo por el tamaño. En total, el 80 % de las lagartijas del estudio prefirió la piedra más grande.

“Nuestros hallazgos muestran que en un entorno donde todas las piedras proporcionan la misma ventaja termorreguladora, disponibilidad de presas y presión de depredadores, los lagartos seleccionan la piedra más grande de su territorio como sitio de defecación preferido”, revelan los científicos en su trabajo.

El equipo de investigación también demostró que esta selección supone un comportamiento conservador fuerte, compartido por todos los miembros analizados de la especie. De este modo, los científicos confirmaron que los lagartos defecan en sustratos rocosos prominentes para aumentar la detección visual de sus deposiciones fecales.

Referencia bibliográfica:

Simon Baeckens et al. “Where to do number two: Lizards prefer to defecate on the largest rock in the territory” Behavioural Processes 167 octubre de 2019, 103937

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Una ballena puede consumir más de tres millones de microplásticos cada día

Aunque se ha detectado la presencia de microplásticos en todos los ecosistemas marinos, calcular la cantidad a la que se exponen grandes mamíferos como las ballenas, protagonistas del #Cienciaalobestia, no es tarea fácil. Un nuevo estudio ha estimado a través de sus heces el número de compuestos de los que se alimentan: 21 microfragmentos de plástico por cada seis gramos de excremento.

La tranquila vida del elefante enano de Sicilia, secreto de su longevidad

Un estudio con participación española ha concluido que este animal prehistórico, al vivir en un ecosistema insular, poseía unas características muy distintas a las de sus parientes continentales: crecía a un ritmo muy lento, alcanzaba la madurez sexual alrededor de los 15 años y tenía una esperanza de vida larga, de al menos 68 años.