Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los monos titíes aprenden un nuevo dialecto cuando se mudan

Los monos tití, protagonistas del #Cienciaalobestia, se comunican a través de diferentes dialectos según la región. Ahora, investigadores de la Universidad de Zúrich han descubierto que estos monos, cuando se mudan, son capaces de aprender el nuevo dialecto.

Los monos tití se comunican por dialectos según la región. / Judith Burkhart, Universidad de Zúrich

La ciencia sabe desde hace tiempo que lo seres humanos no son los únicos que tiene dialectos. Por ejemplo, muchos pájaros, aunque sean de la misma especie, cantan de forma diferente según la región. Lo mismo ocurre con los monos tití (Callithrix jacchus) que, como descubrieron hace unos años investigadores de la Universidad de Zúrich, se comunican usando dialectos regionales.

Ahora, este mismo equipo científico ha descubierto que estos monos son capaces de aprender nuevos dialectos cuando se trasladan a otra zona según los resultados de su estudio publicado en la revista PLoS One.

Si sus dialectos estuvieran determinados genéticamente, mudarse a un nuevo lugar no causaría ningún cambio en las llamadas

Según Yvonne Zürcher, una de las autoras del estudio, no estaba claro si estos dialectos estaban determinados genéticamente, dependían del ambiente o los aprendían socialmente, por lo que analizaron las llamadas de los titíes comunes antes y después de que se mudaran a una nueva colonia con un dialecto diferente. Al poco tiempo, los recién llegados adaptaron su forma de comunicarse al nuevo dialecto.

“Los nuevos resultados muestran que los dialectos de los titíes comunes se aprenden socialmente. Si estos estuvieran determinados genéticamente, mudarse a un nuevo lugar no causaría ningún cambio en las llamadas. Estas transformaciones tampoco pueden explicarse por las diferencias en el medio ambiente", explica la investigadora.

Modelo para entender los orígenes del lenguaje

Sin embargo, no está claro qué ventajas obtienen los monos titíes al aprender un nuevo dialecto. Judith Burkart, coautora del trabajo, sugiere que sería una manera de demostrar su interés en el nuevo grupo y aumentar sus posibilidades de apareamiento.

“En cualquier caso, no es sorprendente que hayamos encontrado evidencia de dialectos aprendidos socialmente en los titíes comunes. Aunque estos animales no están tan estrechamente relacionados con los humanos como los grandes simios, son más parecidos a nosotros en algunos aspectos”, afirma.

Por ejemplo, al igual que los humanos, estos monos crían a sus hijos con la ayuda de todo el grupo, lo que está relacionado con sus ‘habilidades lingüísticas’. “La investigación indica que los titíes son un modelo importante para entender los orígenes del lenguaje”, concluye la investigadora.

Referencia bibliográfica:

Yvonne Zürcher, Erik P. Willems, Judith M. Burkhart. “Are dialects socially learned in marmoset monkeys? Evidence from translocation experiments”. PLoS ONE (23 de octubre de 2019). https://doi.org/10.1371/journal.pone.0222486

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los científicos advierten sobre el aumento de las amenazas de las especies invasoras

Un equipo de científicos de 13 países diferentes, incluido España, alerta del impacto creciente de plantas, animales y microbios exóticos introducidos por la acción humana, de forma accidental o intencionada. La pandemia del coronavirus vivida en la actualidad es un caso ilustrativo de la expansión y los efectos de este tipo de organismos.

Alt de la imagen
Un observatorio submarino permitirá estudiar el comportamiento de la cigala

A 20 metros de profundidad en aguas irlandesas, una instalación puntera recopilará datos sobre una especie de gran valor comercial, la cigala, un crustáceo amenazado por la presión pesquera. En el proyecto, que durará un año, participan investigadores españoles.