Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los niños sincronizan los gestos y el habla cuando aprenden el lenguaje

Cuando los adultos hablamos utilizamos gestos sincronizados con el lenguaje oral. Psicólogas de la Universidad Autónoma de Madrid han estudiado cómo las niñas y los niños coordinan gestos y elementos vocales cuando están aprendiendo a usar el lenguaje, antes incluso de que sean capaces de utilizar palabras.

Según van siendo mayores, las conductas comunicativas multimodales son más cortas y los elementos que las componen se solapan más en el tiempo / Pixabay

Para estudiar cómo en la primera infancia se coordinan los gestos con los elementos vocales, un equipo de psicólogas de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) observó las conductas comunicativas de diez niñas y niños, desde que tenían 9 meses hasta que cumplieron los 18 meses de edad.

La investigación se basa en una perspectiva que considera que los componentes gestuales y motores son una parte integrante del sistema lingüístico, y que las habilidades comunicativas emergen en un sistema complejo en el que no solo debe considerarse la conducta verbal articulada.

“Identificamos todas las conductas comunicativas y analizamos las que eran multimodales", dicen las autoras

“Identificamos todas las conductas comunicativas y analizamos las que eran multimodales, es decir, las que incluían gestos y vocalizaciones. Después analizamos cómo determinadas características de estas conductas cambiaban según los niños y niñas van creciendo y van desarrollando formas de comunicación más complejas. Por una parte, medimos la duración total de las conductas comunicativas. Además, medimos el grado en que los elementos de distintas modalidades, gestuales y vocales, se solapaban en el tiempo”, explican las autoras.

El trabajo también analizó la sincronía entre las partes prominentes del gesto (el punto en el que el gesto se expresa en su máxima extensión) y del componente verbal (el punto de tono máximo), ya que en el lenguaje adulto las partes prominentes de ambos elementos aparecen sincronizadas.

Una sincronía que continúa con la edad

“Encontramos que, según van siendo mayores, las conductas comunicativas multimodales son más cortas y los elementos que las componen se solapan más en el tiempo. Esto significa que los elementos que componen las conductas comunicativas están cada vez más coordinados y la comunicación es más eficiente”, aseguran las investigadoras.

El trabajo, publicado en Journal of Speech, Language, and Hearing Research, expone además que la sincronía también aumenta según los niños van siendo mayores cuando se consideran las partes prominentes del gesto y de las vocalizaciones.

“Esto significa que desde muy temprano las niñas y los niños aprenden a integrar diferentes elementos comunicativos cuando quieren transmitir algo a otra persona”, detallan Eva Murillo y Marta Casla.

Destacan la relevancia de considerar en el desarrollo del lenguaje no solo los elementos verbales, sino también los gestos y cómo se coordinan ambos elementos

“Estas medidas de sincronía –agregan– estaban relacionadas con medidas independientes de desarrollo del vocabulario posterior, es decir, con el número de palabras que sabe decir el niño o niña. Esto implica que los que son más hábiles a la hora de coordinar los diferentes elementos comunicativos son posteriormente capaces de usar más palabras distintas”

Lo anterior es importante porque destaca la relevancia de considerar en el desarrollo del lenguaje no solo los elementos verbales (si un niño habla o no, si ya sabe decir palabras o no) sino también los gestos y cómo se coordinan ambos elementos. “El desarrollo de esta línea de investigación nos permitirá conocer qué elementos en el desarrollo comunicativo temprano predicen el desarrollo posterior, de manera que podamos detectar de forma muy temprana cualquier posible dificultad o alteración”, concluyen las autoras.

Referencia bibliográfica:

Murillo, E., Ortega, C., Otones, A., Rujas, I., & Casla, M. (2018). Changes in the Synchrony of Multimodal Communication in Early Language Development. Journal of Speech, Language, and Hearing Research. DOI: 10.1044/2018_JSLHR-L-17-0402

Fuente: Universidad Autónoma de Madrid
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Las científicas pueden sentirse más ‘impostoras’ en disciplinas que premian la brillantez

Las mujeres y los científicos noveles pueden sentir con más frecuencia el ‘síndrome del impostor’ cuanto más perciben que una disciplina académica requiere talento o ser brillante para tener éxito. Así lo revela un nuevo estudio realizado en EE UU que sugiere que estos sentimientos podrían obstaculizar la carrera de los investigadores a largo plazo.

Las personas se fían de la inteligencia artificial en las elecciones de voto y de pareja

Dos investigadoras españolas han realizado varios experimentos para demostrar cómo la IA puede influir en decisiones tan importantes como elegir candidatos políticos o buscar citas románticas. Todo ello, pese a haber usado un algoritmo ficticio.