Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los ñus ahogados en masa completan el ciclo de vida del río Mara

Del millón de ñus que intenta cruzar cada año el río Mara entre Kenia y Tanzania, más de 6.000 mueren antes de alcanzar la otra orilla, el equivalente a 1.100 toneladas de biomasa. Según revela un nuevo estudio, los cadáveres de estos animales ahogados constituyen la principal fuente de alimento para el resto de especies que habita la cuenca del río, sobre todo para los peces, los principales beneficiarios.

Cigüeñas Marabú se alimentan de ñus ahogados en el río Mara. / Amanda Subalusky

La mayor migración de animales terrestres del mundo, que tiene lugar cada año en el ecosistema Mara Serengueti entre los meses de julio y septiembre, deja gran cantidad de ñus sin vida en las aguas del río Mara, que se encuentra entre Kenia y Tanzania. Durante el período de mayor afluencia, estos antílopes cruzan el río muchas veces, y en ocasiones se ahogan cientos o miles de ellos.

Según un nuevo estudio, publicado en la revista PNAS y que ha cuantificado por primera vez el impacto de estos desplazamientos, la cifra asciende a 6.200 animales cada año, lo que representa una biomasa de 1.100 toneladas.

Unos 6.200 ñus se ahogan cada año en el río Mara, el equivalente a 10 ballenas azules

“Este es el equivalente a la biomasa de 10 ballenas azules arrojadas al río”, asegura David Post, coautor del trabajo y profesor de Ecología y Biología Evolutiva en la Universidad de Yale (EE UU), quien ha recopilado estos datos durante cinco años.

El menú de cocodrilos, peces, carroñeros y algas

A pesar de las imágenes que recordamos de los documentales, la muerte de los ñus no solo constituye un gran festín para cocodrilos y buitres. “Esta dramática situación proporciona nitrógeno terrestre, fósforo y carbón a la cadena alimenticia del río, constituyendo parte fundamental de los nutrientes de peces y otros pequeños animales de la región”, afirma la ecologista Emma Rosi, coautora del trabajo y científica en el Cary Institute of Ecosystem Studies (EE UU).

Los peces y los carroñeros son los principales beneficiarios, al alimentarse de los tejidos blandos que se descomponen en varias semanas. En el caso de los peces, este alimento constituye entre el 34 y 50% de su dieta, mientras que para los carroñeros se reduce a entre un 6 y 9%. Debido a las bajas tasas metabólicas, se estimó que los cocodrilos del Nilo consumían solo el 2% de los restos totales del antílope africano.

Cuando los huesos comienzan a descomponerse nutren a las algas e influyen en la cadena alimenticia en un proceso que perdura hasta siete años. Meses después de la muerte de los ñus por ahogamiento, los microorganismos que se desprenden en este proceso constituyen entre el 7 y 24% de la dieta de tres especies de peces comunes.

Según el análisis de los científicos, los huesos actúan como una fuente de fósforo a largo plazo ya que “constituyen casi la mitad de la biomasa”, explica Rosi.

A su paso por el río Mara miles de ñus mueren ahogados./ Chris Dutton

Fuente de vida del ecosistema

Las aguas del río Mara desembocan en el gran Lago Victoria, fuente clave de nutrientes para la vida salvaje en el ecosistema Mara Serengueti. De este modo, los aportes alimenticios que se desprenden de la carne y de los huesos se distribuyen por la corriente del río e incluso son transportados al interior de la tierra por los carroñeros, fomentando la vida en toda la cuenca del río africano.

Los ahogamientos probablemente desempeñaron un papel importante en los ríos de todo el mundo

El estudio forma parte de un programa de investigación mayor sobre los efectos de la carga de nutrientes procedente de los ñus y de los hipopótamos en el ecosistema del río Mara. “Este es uno de los últimos lugares en el planeta donde se puede estudiar la influencia en el ecosistema acuático del ahogamiento de grandes grupos de animales migratorios”, comenta David Post.

"La migración de ñus es una ventana hacia el pasado donde los ahogamientos probablemente desempeñaron un papel importante en los ríos de todo el mundo”, asegura Amanda Subalusky, principal autora del trabajo e investigadora en ambos centros de investigación. La pérdida de estas migraciones y de los ahogamientos masivos podrían alterar los ecosistemas fluviales de una manera hasta ahora desconocida.

Referencia bibliográfica:

A. Subalusky, et al. "Annual mass drownings of the Serengeti wildebeest migration influence nutrient cycling and storage in the Mara River". Proceedings of the National Academy of Sciences 20 de junio de 2017 10.1073/pnas.1614778114

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los animales engañan a otros con trucos de magia igual que los humanos

Trucos mentales, juegos de manos, ilusiones y distracciones forman parte de la magia que percibimos los humanos, pero ¿cómo reaccionaría una audiencia animal? Un equipo de científicos muestra que nuestra capacidad de atención y percepción no es muy superior a la de ciertos animales como primates, cuervos y pulpos, que también son engañados por los de su misma especie u otras.

Alt de la imagen
Los primeros humanos podrían haber cocinado en aguas termales antes que con fuego

Uno de los mayores misterios en la evolución humana es el origen del cocinado de alimentos. Un nuevo hallazgo abre una ventana a una fase anterior al uso del fuego, en la que los primeros seres humanos ya podrían haber empezado a cocinar en aguas termales. Esta es la conclusión de un estudio en el que participa la Universidad de Alcalá y que se desarrolla en la garganta de Olduvai (Tanzania).