Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio se ha publicado en ‘Current Biology’

Los renos del Ártico ya no usan su reloj interno

En algunas de las vastas regiones del Ártico, muchas veces no hay diferencia entre el día y la noche, porque durante ciertas épocas del año, el sol no se pone, o no sale, lo que puede provocar cambios en los animales. Científicos británicos y noruegos han estudiado el caso del reno del Ártico, que ha encontrado una solución para vivir bajo estas condiciones extremas: ha abandonado el uso del reloj interno que dirige los ritmos biológicos cotidianos.

Reno del Ártico (Rangifer tarandus) en Parque Nacional Denali en Alaska (EE UU). Foto: Patrick Spence.

“Lo que hemos descubierto implica que la evolución ha encontrado un medio para desactivar el mecanismo de reloj celular”, explica Andrew Loudon, investigador en la Universidad de Manchester (Reino Unido). “Estos relojes diarios, con toda seguridad, supondrían un estorbo en los entornos donde durante gran parte del año no hay un ciclo de luz y oscuridad estable”, asegura Loudon.

Los ciclos de luz y oscuridad marcan el ritmo de las hormonas a través de un circuito en el que participan los ojos y las proyecciones del sistema nervioso que conectan con las estructuras implicadas en la regulación de los ritmos hormonales, sobre todo la melatonina. En la mayoría de los mamíferos, este circuito involucra a un reloj interno que marca la pauta de los niveles de las hormonas de manera rítmica, en períodos de 24 horas, incluso en ausencia de un ciclo de luz y oscuridad.

“En los renos, al parecer falta justo este elemento”, señala Loudon. Los renos (Rangifer tarandus) no presentan ningún ritmo de secreción de melatonina. En su lugar, los niveles hormonales suben y bajan, y responden directamente ante los cambios en la luz u oscuridad.

Los investigadores muestran, en el estudio publicado la semana pasada en Current Biology, que los niveles de melatonina se mantienen en valores detectables o por debajo de ellos durante las horas de luz. Estas concentraciones de hormonas se disparan cuando se va la luz, para volver a caer en picado de nuevo cuando ésta vuelve. Estas características podrían encontrarse también en otros animales del Ártico.

Dos genes que actúan de reloj

Otros estudios de Loudon y su colega Karl-Arne Stokkan, científico en la Universidad de Tromsø (Noruega), en los que empleaban células epidérmicas de renos, demostraron que dos genes bien conocidos que actúan como relojes no oscilan de la forma en que sí lo hacen en otros organismos, como método para medir el paso del tiempo. “Sospechamos que disponen de todos los genes normales con funciones de reloj, pero que éstos, en los renos, se regulan de otra manera”, subraya el británico.

“La sincronización de los ciclos estacionales en los mamíferos es un rasgo muy notable de la adaptación fisiológica de las especies del Ártico y de áreas templadas septentrionales”, apuntan Loudon y Stokkan. “Los estudios de ovejas estacionales dejan claro que sólo es necesario que las señales de la melatonina estén presentes durante unas semanas del año para modular un ciclo reproductivo anual. Resulta atractivo especular con que en los renos las señales de melatonina informativa asociadas a los equinocios regulen directamente un reloj circanual en el que, al menos en el caso de los renos, no participarían mecanismos circadianos”, concluyen los investigadores.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los ratopines rasurados esconden el secreto de la supervivencia sin oxígeno

Las habilidades de estos pequeños roedores, protagonistas del #Cienciaalobestia, abruman hasta a los científicos. Además de ser tolerantes al dolor, resistentes al cáncer y longevas, estas ratas topo desnudas son capaces de sobrevivir unos minutos sin oxígeno activando un novedoso mecanismo para termorregularse rápidamente en caso de hipoxia, según un nuevo estudio.  

Un colgante de marfil de mamut es la joya decorada por humanos más antigua de Eurasia

Hace 41.500 años los Homo sapiens ya utilizaban joyería ornamentada, según recoge un estudio sobre los restos de un colmillo de mamut hallados en una cueva en Polonia. La pieza cuenta con 50 perforaciones y dos agujeros completos.