Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los sistemas inteligentes permiten ahorrar 400 euros al año en luz

Un sistema inteligente de control de iluminación colocado en una oficina o local de 80 m2 se amortiza en menos de un año, permitiendo ahorrar más de 4.000 euros en la factura de la luz a largo de una década. Es uno de los ejemplos que calcula el nuevo método predictivo para este tipo de sistemas desarrollado por investigadores de la Universidad de Sevilla.

El nuevo método predictivo permite cuantificar el potencial ahorro energético y económico que supone utilizar sistemas inteligentes de control de iluminación. / Pixabay

Un grupo de investigadores de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad de Sevilla (US) ha puesto a punto un método predictivo para cuantificar, mediante simulaciones de novedosas métricas dinámicas, el potencial ahorro energético y económico que supone utilizar sistemas inteligentes de control de iluminación.

Estos sistemas inteligentes son tremendamente efectivos para ahorrar energía, además de muy fáciles de instalar. Salvo en situaciones muy particulares, como habitaciones con muy poco acceso a la luz natural o de pequeñas dimensiones, el coste de la instalación de los sistemas inteligentes de control se amortiza en menos de tres años.

Los sistemas inteligentes de control de iluminación son muy efectivos para ahorrar energía, además de fáciles de instalar

“Por apoyarnos en un ejemplo, considerando un local u oficina convencional de 80 metros cuadrados –en el contexto de las condiciones climáticas y el coste de la energía en España– un sistema inteligente, compuesto por un regulador de flujo controlado por una célula fotosensible llega a amortizarse en menos de un año y puede generar un ahorro en la factura de la luz superior a 4.000 € a 10 años vista", explica el profesor de la US Ignacio J. Acosta.

"Además –añade–, el ejemplo anterior supone que la iluminación eléctrica de la oficina cuenta con luminarias LED muy eficientes. Si la oficina tuviese luz halógena o fluorescente, el ahorro en la factura de la luz sería muchísimo mayor, entre tres y diez veces superior”.

Para este estudio, publicado en la revista Energies, los investigadores se basan en las llamadas ‘métricas de rendimiento diurno’, con las que se trata de cuantificar las condiciones de iluminación a lo largo del año apoyándose en las condiciones climáticas y en el horario de actividad.

Esta investigación ha sido financiada por el proyecto Dynalight de la convocatoria competitiva Retos 2017, promovida por el Ministerio de Educación del Gobierno de España.

Referencia bibliográfica:

"Dynamic daylight metrics for electricity savings in offices: Window size and climate smart lighting management". Ignacio Acosta, Miguel Ángel Campano, Samuel Domínguez-Amarillo and Carmen Muñoz. Energies 2018, 11(11), 3143.

Fuente: UCC+i US
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
María Retuerto, investigadora en el Instituto de Catálisis y Petroleoquímica
“El hidrógeno verde es la manera ideal de acumular energías renovables”

Lleva años estudiando cómo combatir el cambio climático mediante el almacenamiento de la energía renovable que no aprovechamos. Su contribución ha sido merecedora del Premio a la Investigación “Women For Science”, concedido por la Fundación L’Oréal y la UNESCO.

Esta camiseta es capaz de cargar pequeños dispositivos electrónicos a partir del movimiento y el sudor
SINC

Científicos de la Universidad de California (EE UU) han diseñado una prenda de vestir con la que la persona que la lleva puede hacer funcionar pequeños dispositivos, como un reloj, mediante su movimiento y sudor.