Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Salud pública

Los trihalometanos en el agua de consumo no se asocian al cáncer de mama

Los trihalometanos son compuestos químicos que se generan durante el proceso de potabilización del agua. Una nueva investigación ha analizado en 2.000 mujeres españolas si la exposición a largo plazo podía estar asociada con mayor riesgo de padecer cáncer de mama. Los resultados, publicados en Environmental International, no confirman esta relación.

Los autores analizaron factores como la residencia, el tipo de agua consumida, la frecuencia y la duración de las duchas o baños. / Creative Commons.

La exposición a los trihalometanos (THM) del agua de consumo no se asocia a un mayor riesgo de padecer cáncer de mama. Esta es la principal conclusión de un nuevo estudio del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por la Fundación Bancaria ”la Caixa”.

La exposición a largo plazo a trihalometanos, compuestos que se generan después de desinfectar el agua con productos químicos, se ha asociado con un mayor riesgo de cáncer de vejiga, pero hasta ahora la evidencia en otros cánceres, incluido el de pecho, es muy limitada.

La exposición a largo plazo a trihalometanos se ha asociado con mayor riesgo de cáncer de vejiga, pero la evidencia en otros tumores es muy limitada

La investigación, publicada en la revista Environmental International, se propuso examinar si la exposición a largo plazo a los trihalometanos podía estar asociada con mayor riesgo de padecer cáncer de mama. El estudio se basó en 2.000 mujeres –la mitad con cáncer de pecho– de diferentes puntos de España (Asturias, Barcelona, Cantabria, Guipúzcoa, León, Madrid, Navarra y Valencia), en el marco del proyecto MCC-España.

Los autores del estudio realizaron entrevistas a las participantes para determinar factores como la residencia, el tipo de agua consumida, la frecuencia y la duración de las duchas o baños, o los principales factores de riesgo de cáncer de mama conocidos. Posteriormente, se estimaron los niveles residenciales medios de cloroformo, trihalometanos bromados y la suma de ambos durante la vida adulta.

Agua del grifo vs agua embotellada

Las conclusiones del trabajo indican que “el tipo de agua consumida en casa no se relaciona con el cáncer de mama”, explica Cristina Villanueva, coordinadora del estudio e investigadora de ISGlobal. Aproximadamente, el 75% de las personas estudiadas solían beber agua del grifo, mientras que el 21% bebía agua embotellada.

Por su parte, Laia Font-Ribera, primera autora de la investigación, destaca que “a niveles comunes en Europa, la exposición residencial a largo plazo a los THM totales no se relacionan con el cáncer de mama”. La investigación sí sugiere “una asociación moderada con el cloroformo en el caso de una exposición alta, aunque se precisan más análisis para entender esta relación”, concreta Font-Ribera.

“Este es un estudio epidemiológico que supera limitaciones metodológicas de trabajos previos, pero se necesitan más investigaciones para confirmar los resultados”, añade Villanueva.

Referencia bibliográfica:

Font-Ribera L, Gràcia-Lavedan E, Aragonés N, Pérez-Gómez B, Pollán M, Amiano P, Jiménez-Zabala A, Castaño-Vinyals G, Roca-Barceló A, Ardanaz E, Burgui R, Molina AJ, Fernández-Villa T, Gómez-Acebo I, Dierssen-Sotos T, Moreno V, Fernandez-Tardon G, Peiró R, Kogevinas M, Villanueva CM. Long-term exposure to trihalomethanes in drinking water and breast cancer in the Spanish multicase-control study on cancer (MCC-SPAIN). Environ Int. 2017 Dec 28;112:227-234.

Fuente: ISGlobal
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Pasear por espacios azules como playas o lagos se asocia con mejoras en la salud mental

Un nuevo estudio identifica los beneficios que aporta al estado de ánimo y al bienestar personal dar caminatas breves y frecuentes por lugares con agua. Para los autores, identificar estos elementos es clave para el desarrollo de ciudades más habitables, sostenibles y saludables.

Alt de la imagen
Diego Ramiro, demógrafo en el CSIC
“No existe un censo de residentes en centros de mayores y esto será importante si hay otra ola”
Adeline Marcos

La COVID-19 se ensaña sobre todo con las personas más frágiles, como los habitantes de las residencias, donde se han concentrado todos los factores de riesgo. Para el director del Instituto de Economía, Geografía y Demografía del CSIC sería necesario un registro informatizado de sus usuarios para afrontar un posible rebrote.