Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Máquina de corte barata y controlada por ordenador

Ingenieros de la Universidad de Salamanca en el campus de Zamora desarrollan una máquina barata y dirigida desde el ordenador para poder cortar materiales con gran precisión. El prototipo se podrá utilizar en actividades de bricoloje y modelismo.

Sistema de empuje del eje Z en la máquina de corte. Imagen: Miguel Enrique de Vega-DiCYT.

Un proyecto de la Escuela Politécnica de Zamora pretende innovar en el campo de las máquinas de control numérico por computador (CNC) a través de un proyecto que se enmarca en el Programa de Prototipos Orientados al Mercado de la Fundación General de la Universidad de Salamanca. El objetivo es desarrollar una de estas máquinas, que se utilizan para realizar cortes de precisión para actividades variadas de bricolaje, modelismo e incluso arte que incorpora piezas mecánicas.

“Diseñamos una máquina de gran precisión que se controla por ordenador, un instrumento complejo que resultaría difícil y caro de fabricar artesanalmente", afirma Miguel Enrique de Vega Martín, alumno de la Escuela Politécnica de Zamora. El investigador ha obtenido la beca para llevar a la práctica su idea, dentro de este programa de prototipos apoyado por el Proyecto de Transferencia de Conocimiento Universidad-Empresa (T-CUE) de la Junta de Castilla y León.

Las máquinas CNC pueden encontrarse en fábricas y grandes instalaciones, pero habitualmente también las utilizan los aficionados al modelismo o la mecánica, es decir, “gente con diferentes aficiones, interesada en fabricar objetos, prototipos o pequeños robots”, indica el profesor Raúl Rengel, del área de Electrónica de la Universidad de Salamanca, que es el tutor académico de este proyecto (junto con Roberto José García Martín, del área de Ingeniería Mecánica). “Imaginemos, por ejemplo, a un aficionado al modelismo que necesita piezas para hacer un modelo de avión”, sugiere el profesor.

De hecho, a menudo estos aficionados se construyen sus propias máquinas de corte guiados por la información que encuentran en internet. Sin embargo, este procedimiento suele dar muchos problemas, por ejemplo, imprecisiones y holguras que acaban por frustrar el propósito inicial. El creador, que también es aficionado, llegó a construirse una de estas máquinas de manera artesanal y de esa experiencia surgió la idea de este proyecto. “En general, la precisión de estas máquinas es bastante baja, y la precisión electrónica es menos problemática pero la precisión mecánica da problemas en los rodamientos”.

Abaratar costes

Adquirir una de estas máquinas, por pequeña que sea y de baja calidad, ronda los 800 euros como mínimo, pero los equipos profesionales llegan a los 10.000, de manera que el objetivo de este proyecto es llevar al mercado un producto de muy buena calidad, pero a un precio asumible para los aficionados, que en muchas ocasiones se organizan en grupos para hacer frente a los gastos.

En definitiva, “no es un invento nuevo, sino que se trata de innovar mejorando una tecnología que ya existe, buscando optimizar calidad y coste”, comenta Raúl Rengel. En este sentido, uno de los retos más importantes será optimizar la interfaz entre el ordenador y la máquina. El software que se utiliza en el control de estas máquinas “es bueno”, pero la conexión de éste con la máquina “tiene algunas limitaciones”. Por eso, “estamos trabajando en la posibilidad de conectarla a cualquier tipo de ordenador mediante USB”, comenta el profesor.

Según sus promotores, la clave está, precisamente, en que el usuario pueda obtener de la máquina el corte preciso que diseña mediante el ordenador. En primer lugar, se realiza un diseño por mediante un programa de dibujo vectorial. “Primero, dibujas la pieza en sí; después, el programa traduce las instrucciones a la máquina para que mueva los ejes y, finalmente, corte, perfore o taladre la pieza”, explica el experto.

Habitualmente, se realizan piezas que después son montadas de forma manual, por eso estas máquinas llaman la atención de los aficionados. A ellos se pretende llegar haciéndose un hueco en el mercado por medio de un producto de calidad y barato.

Desde el punto de vista técnico, los responsables del proyecto se plantean la fabricación de la máquina en aluminio, con piezas pequeñas que son clave en acero. Una vez desarrollado un prototipo, podría fabricarse en diferentes tamaños. Además, está la posibilidad de vender la máquina en un kit que el comprador podría montar por sí mismo.

Fuente: DiCYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Crean refugios inflables inspirados en el origami

Cualquier papel en dos dimensiones puede transformarse en una forma tridimensional estable por medio de pliegues. Con esa premisa, investigadores de la Universidad de Harvard (EE UU) han conseguido crear grandes estructuras inflables, como arcos o refugios, que se mantienen rígidos al cesar el suministro de aire. Los responsables del hallazgo creen que tiene un gran potencial para su uso en catástrofes naturales.

Nuevo sistema de refrigeración ‘made in Spain’ para transportar vacunas a -200 ºC

En un momento tan necesario como el actual, investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia han desarrollado un sistema que, utilizando aire como refrigerante y alimentación eléctrica, mantiene la cadena del frío de las vacunas a temperaturas de hasta -200 ºC. Se puede aplicar en todo tipo de cámaras, desde las pequeñas enchufadas al mechero de una furgoneta hasta los grandes contenedores de barcos y camiones.