Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Muere un voluntario de los ensayos de la vacuna de Oxford en Brasil que habría recibido placebo

El participante pertenecería al grupo de control del ensayo, por lo que no habría recibido una dosis, sino una sustancia inocua. La universidad británica y la farmacéutica AstraZeneca han decidido continuar con las pruebas de fase III de su vacuna contra la covid-19, que se encuentra entre los proyectos más avanzados, tras informar de este fallecimiento ayer. 

Un experto trabaja en producción de vacunas de diversas enfermedades en Río de Janeiro (Brasil). EFE/ Antonio Lacerda/Archivo

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), vinculada al Ministerio de Salud de Brasil, informó ayer miércoles del fallecimiento de un voluntario brasileño que participaba en los ensayos de la vacuna contra la covid-19 de la Universidad de Oxford y la compañía farmacéutica AstraZeneca, una de las candidatas más avanzadas, cuya eficacia y seguridad se está probando ahora en miles de personas en varios países.

La Universidad de Oxford ha señalado que, tras una evaluación de este caso, “no existe preocupación sobre la seguridad del ensayo clínico y tanto la agencia brasileña como la revisión independiente recomiendan que el ensayo continúe”

Un portavoz de la universidad británica ha afirmado en un comunicado que, tras una evaluación de este caso, “no existe preocupación sobre la seguridad del ensayo clínico y tanto la agencia brasileña como la revisión independiente recomiendan que el ensayo continúe”.

El voluntario fallecido en el ensayo de Brasil pertenecería al grupo de control del ensayo clínico, por lo que había recibido un placebo –una sustancia inocua– en lugar de una dosis de la vacuna experimental, tal y como han informado fuentes anónimas próximas al ensayo a medios como Washington Post, O Globo y Bloomberg.

En los ensayos clínicos para comprobar la seguridad y eficacia de los fármacos, los estudios se realizan de manera aleatorizada, doble ciego y controlado con placebo. Esto significa que existe un grupo de control al que no se le administra el medicamento experimental, sino una sustancia inocua. Los científicos que llevan a cabo el ensayo y los participantes no saben a quién se le ha administrado la vacuna y a quién el placebo. 

¿Disponibilidad para diciembre o enero de este año?

La Universidad de Oxford y AstraZeneca prevén que su vacuna podría estar disponible para diciembre de este año o enero de 2021, ya que su producción se inició en paralelo a las pruebas clínicas hace meses. Siempre, claro, que demuestre seguridad y eficacia en la fase actual de ensayos.

El pasado mes de septiembre los ensayos de esta vacuna fueron interrumpidos debido a una posible reacción adversa en un participante en Reino Unido, pero se reanudaron una semana después, tras confirmar el Organismo Regulador de los Medicamentos y Productos Sanitarios de ese país que era seguro continuar con las pruebas.

España anunció en agosto que iba a adquirir 30 millones de dosis de la vacuna de Oxford de las 300 millones de unidades que la UE compró para los países miembros. La compra se materializaría “una vez que demostrara ser segura y eficaz”, aclaró la institución europea.

El pasado mes de septiembre los ensayos de esta vacuna fueron interrumpidos debido a una posible reacción adversa en un participante en Reino Unido, pero se reanudaron una semana después

Esta vacuna experimental está hecha a partir de una versión debilitada de un virus del resfriado común (adenovirus), que causa infecciones en los chimpancés y que ha sido modificado genéticamente de manera que es imposible que se replique en humanos. El prototipo ha sido rediseñado para contener la proteína S (del inglés spike, espícula), presente en el coronavirus y que le da su característico aspecto de punta y corona en la superficie.

Los investigadores esperan que la vacuna, al presentar dicha proteína a nuestras células inmunitarias, pueda inducir la producción de anticuerpos específicos. Y han calculado una eficacia del un 80%.

La fase III de ensayos se inició este verano con 30.000 participantes en Estados Unidos, Reino Unido, Brasil y Sudáfrica, países que están siendo fuertemente atacados por la pandemia.

Fuente:
SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Robert Langer, catedrático de ingeniería química en el MIT
“No desarrollen nada por dinero, sino por el impacto que tendrá en la sociedad”
Cristina Sáez

Langer, que cuenta con más de 1.400 patentes, 1.500 artículos científicos y unos 220 premios, entre ellos el Charles Stark Draper –el ‘Nobel’ de los ingenieros–, ayudó a crear la biotecnológica Moderna, que ha desarrollado una vacuna de ARN con la que ya se han comenzado a inmunizar cientos de miles de personas en Occidente. Precisamente, la tecnología que usa Moderna y el suero de Pfizer/BioNTech se basa en las nanopartículas que desarrolló este científico hace 40 años.

Nuevo dispositivo para realizar biopsias guiadas en tiempo real

Las ecografías permiten ‘ver’ estructuras internas del cuerpo mediante ultrasonidos y las imágenes gamma proporcionan información metabólica a partir de radiotrazadores inyectados en los pacientes. Ahora investigadores del Instituto de Física Corpuscular han desarrollado un prototipo que combina ambas técnicas para mejorar la precisión de las biopsias y personalizar el tratamiento de cualquier tipo de cáncer.