Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Muestran las primeras imágenes de las montañas submarinas del Sáhara

El robot submarino de la expedición del Oceana Ranger ha grabado a 600 metros de profundidad las primeras imágenes de las montañas submarinas del Sáhara, las más meridionales de España. Las imágenes muestran lechos rocosos y arenosos de origen volcánico y una variada fauna salvaje.

La cañabota, tiburón de profundidad muy común en las aguas de las montañas submarinas del Sáhara. Foto: Carlos Suárez / Oceana.

Hasta ahora, no existían imágenes de estas elevaciones y la información disponible todavía es muy escasa. La organización Oceana ha filmado por primera vez las montañas submarinas del Sáhara, una grabación que se ha realizado a 600 metros de profundidad con ayuda de un robot submarino durante la expedición del catamarán Oceana Ranger. La zona muestra sobre todo una riqueza en cañabotas (Hexanchus griseus), un tiburón de profundidad que puede alcanzar casi cinco metros de longitud y superar la media tonelada de peso.

Las primeras imágenes marinas muestran lechos rocosos y arenosos de origen volcánico con multitud de cuevas, extraplomos y grietas que dan cobijo a una variada fauna. Tiburones de profundidad, rayas, chernas, congrios, molleras, escolares, peces reloj y otros peces conviven con extensos campos de esponjas, gorgonias y corales.

“Nos han sorprendido especialmente algunas esponjas que actúan a modo de arrecife de coral, dando cobijo a diversas especies de peces, crustáceos, moluscos y equinodermos”, ha declarado Ricardo Aguilar, director de Investigación de Oceana.

Las montañas submarinas del Sáhara se encuentran entre 140 y 190 millas al suroeste de la isla de El Hierro, pero muchas de ellas se asientan sobre fondos cercanos a los 4.000 metros de profundidad y alguna se ha quedado a apenas 200 metros de aflorar a la superficie. Es el caso de Echo, una montaña submarina también conocida como Banco Endeavour, cuya cima tiene una plataforma de más de 350 km2 entre los 230 y 350 metros de profundidad que termina desplomándose hasta 3.800 metros en los fondos abisales.

Explorar especies marinas

El catamarán de investigación Oceana Ranger ya está de vuelta en las islas Canarias y continúa con su trabajo de muestreo que, en colaboración con la Fundación Biodiversidad, desarrolla en fondos del archipiélago.

“La importancia de las montañas submarinas está siendo reconocida internacionalmente por la gran cantidad de endemismos que albergan y por su importancia para la biodiversidad marina. Protegerlas no es solo una gran oportunidad para los países que albergan estos tesoros en sus aguas, sino una obligación”, ha afirmado Xavier Pastor, director ejecutivo de Oceana Europa.

------------------

Más información:

Vídeo de la noticia.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Humanos y otros animales actuamos de manera similar ante las enfermedades infecciosas

Muchas de las medidas adoptadas para frenar la infección del SARS-CoV-2, como mantener la distancia social, son mecanismos de protección habituales en el reino animal. Insectos, murciélagos, peces, langostas, ratones y monos, entre otros, comparten con nosotros comportamientos que evitan la propagación de patógenos.

Albatros, petreles y pardelas pasan el 40 % de su vida en alta mar, en zonas sin jurisdicción

Un rastreo de más de 5.000 aves procelariformes muestra que pasan casi la mitad de su tiempo en aguas internacionales, donde carecen de protección legal. Con la mitad de sus especies en peligro de extinción, los responsables del estudio reclaman un acuerdo de regulación global para conservar sus poblaciones.