Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Nueva prueba genética para el cáncer de próstata

Gracias a una sencilla prueba de ADN, pronto será posible identificar a los hombres con predisposición al cáncer de próstata. Al menos, así lo esperan los científicos suecos del Instituto Karolinska, que han demostrado que los hombres portadores de una combinación de genes de riesgo conocidos presentan un riesgo entre cuatro y cinco veces más alto de desarrollar cáncer de próstata.

Un grupo de investigación del Instituto Karolinska, apoyado por investigadores estadounidenses, ha analizado por primera vez el efecto acumulativo de estas variantes genéticas. Los resultados muestran que los hombres portadores de cuatro o más variantes de riesgo tienen un riesgo entre cuatro y cinco veces más elevado de desarrollar cáncer de próstata. El riesgo aumenta aún más si tienen familiares cercanos con esta enfermedad.

La investigación, que se publica en la revista médica The New England Journal of Medicine, ha hecho posible el desarrollo de una prueba genética clínicamente viable. El estudio se ha basado en análisis genéticos realizados a 4.800 hombres suecos, de los cuales 3.000 tenían cáncer de próstata y a 1.800 no se les había diagnosticado este tipo de cáncer.
Para Henrik Grönberg, científico del Instituto Karolinska y autor del estudio, “en un futuro próximo, será posible combinar las pruebas del PSA con pruebas genéticas sencillas”. El investigador puntualiza: “Esto significa que un menor número de hombres se tendrán que someter a biopsias innecesarias y que se podrán diagnosticar más casos de cáncer de próstata”.

Desde hace tiempo se sabe que el cáncer de próstata se debe parcialmente a factores hereditarios, lo que implica que algunos hombres sean más propensos a desarrollar la enfermedad que otros. Hasta ahora se han identificado cinco variantes genéticas relativamente comunes que afectan a este riesgo. Sin embargo, cada una de estas variantes sólo afecta ligeramente al riesgo de padecer este cáncer, y su conocimiento no ha supuesto un beneficio real para los pacientes.

Hasta el momento, para identificar si un hombre tenía posibilidades de desarrollar cáncer de próstata se utilizaban las llamadas pruebas del PSA (antígeno específico de la próstata, en español). Pero la prueba muestra una sensibilidad relativamente baja, lo que imponía la necesidad de desarrollar métodos más eficaces. Según los investigadores, es la primera vez que se ha demostrado que la combinación de genes afecta al riesgo de desarrollar la enfermedad. Científicos de todo el mundo buscan combinaciones de genes que estén detrás de enfermedades comunes como el cáncer, la diabetes y el asma.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Así funciona la ‘guardiana’ del genoma

Un estudio internacional ha utilizado criomicroscopía electrónica para explicar cómo la proteína MutS, considerada la ‘guardiana’ del genoma, consigue reparar los errores que pueden producirse en el ADN durante la división celular. 

Menor riesgo de obesidad infantil al añadir betaína a la dieta materna durante la lactancia

Investigadores españoles han observado en modelos animales cómo la suplementación de la dieta materna con betaína –presente en cereales integrales, espinacas, remolacha o quinoa– durante la lactancia induce cambios transitorios en la microbiota intestinal de las crías y mejora su salud metabólica a largo plazo.